sábado, 31 de mayo de 2008

Iconos políticos


Me ha asombrado ver esta foto en la prensa esta mañana. Que a estas alturas de la Historia, todavía haya gente que invoque a estos criminales como elementos legitimadores de su discurso político es una buena muestra de la impunidad con la que la izquierda maneja sus iconos políticos. Y un reconocimiento tácito de que el fin de la igualdad social puede justificar cualquier crimen.

¿Qué dirían los medios si alguien diera un mitin delante de una foto de Hitler?

viernes, 30 de mayo de 2008

Otro farsante



Dice que no podría mirar a sus hijos a los ojos. ¿Y puede mirarlos a los ojos después del debate con Miguel Sebastián en la campaña de las municipales?


miércoles, 28 de mayo de 2008

Menuda papeleta

A ver qué hace el amigo Zapatero ante el desafío de Ibarretxe. ¡Hay que ver cómo sufren estos del PNV con la ETA! Yo ya dije hace tiempo que hay que aplicar el artículo 155 y no sólo yo.

En una muestra más de ignominia e infamia por parte del gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca (así lo llama la ETA), hoy se ha presentado la ley que pretende legitimar el referéndum del derecho a decidir. El astuto y taimado Ibarretxe ha utilizado las mismas palabras que las de la resolución del Congreso que autorizaba al Gobierno a negociar con ETA:

1ª pregunta de Ibarretxe: “¿Está usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia, si previamente Eta manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre?”

Resolución del Congreso: “Convencidos como estamos de que la política puede y debe contribuir al fin de la violencia, reafirmamos que, si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la mismo y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo”.



Es bueno recordar lo que pasaba hace tan sólo un año.



Este es el daño que hizo Zapatero durante la pasada legislatura, cuyos efectos iremos sufriendo en los próximos años.

¡Huy, me equivoqué!

Menudo farsante.



El que no quiera verlo entero, que aguante dos minutos para ver el chiki chiki de la vice. Fantástico. Bien Sáenz.

martes, 27 de mayo de 2008

Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva


Esto es lo que parece que canta el Gobierno, a ver si así se consigue quitar de encima la tubería que le aplasta. Pero como la sequía, ya desde los tiempos de Franco ha sido pertinaz y una amenaza constante para España, la situación se reproducirá, y entonces habrá que acometer la obra para no dejar a los barceloneses en al misma situación que un beduino en el Sahara.

Con un poco de suerte, el PSOE habrá perdido las elecciones para entonces, y entonces la conducción temporal de agua volverá a ser trasvase y volveremos a ver a Zapatero o a su sucesor detrás de la acuática pancarta bramando contra el PP o el partido que le suceda en el Gobierno.

Ibarretxe, López y la estrategia catalana


Recojo el comentario de Linguini en una entrada anterior en el que cita a Félix de Azúa en su blog:

Es incomprensible la maldad en su forma suprema, la de los años infernales, o en su estado blando, como en el País Vasco cuyo Presidente dijo el otro día que "ETA nos hace mucho daño a los nacionalistas vascos", sin que se le pase por el seso que el daño real, el que duele, se lo hacen a los asesinados. Parecía que en este enigma de la maldad humana Freud iba a echar una mano, pero fue una mano de pintura. Seguimos en la inopia y sufrimos un rechazo profundo: ¡vaya agobio, el binomio maldad-muerte! Sí, un peñazo insoportable. De hecho, lo propiamente insoportable. Pero amamos el cine de terror.

Pero Ibarretxe sigue adelante con su referéndum y Patxi López, siguiendo la estrategia catalana de reforma estatutaria, dice que no le tiene miedo al término nación para denominar al País Vasco. Efectivamente, el valiente López sólo le tiene miedo a la ETA y en lugar de enfrentarse a la mentira, al nacionalismo y al terrorismo, se pliega a lo que los nacionalistas y la ETA quieren. Hace buena la estrategia catalana de Zapatero con esos conceptos discutidos y discutibles. Ya lo dije el otro día, si López gana las elecciones vascas, tendremos nuevo estatuto vasco con el término nación en el preámbulo y más competencias (¿más?). Será el plan Ibarretxe, pero sin Ibarretxe.






Un intelectual este López. Ha definido nación como la define la Constitución boliviana, que en su artículo 30 dice:

I. Es nación y pueblo indígena originario campesino toda la colectividad humana que comparta identidad cultural, idioma, tradición histórica, instituciones, territorialidad y cosmovisión, cuya existencia es anterior a la invasión colonial española.

lunes, 26 de mayo de 2008

Maravillas ingenieriles

Hace un tiempo un amigo me pasó estas fotos sobre maravillas de la ingeniería o cómo el hombre intenta domeñar la naturaleza. El primero que he seleccionado es la autopista del Ártico en Canadá que recorre 500 km desde Tibbitt a Contwoyto.



Sólo se puede transitar en verano, cuando el grueso espesor del hielo soporta el peso de los gigantescos camiones.








Pero cuando el hielo se agrieta...
...el camión se hunde en el hielo.


Las minas, concetadas por el hielo con el continente...



...en verano quedan aisladas.


¿En qué se diferencian?


Media España asiste atónita a la pelea del PP, mientras la otra media se regocija en la falta de rumbo del único partido de oposición que va a facilitar la labor de gobierno de su partido preferido.


A mí, más que la lucha entre dirigentes del PP, me asombra la pelea entre periodistas afines al PP. Desde el ataque de El Mundo y la COPE a Rajoy, para mí perfectamente legítimo en uso de su derecho a opinar libremente a la defensa de La Razón, hay opiniones para todos los gustos. Lo que es curioso es que unos periodistas se meten con otros, cuando realmente defienden lo mismo. Así, el caso más asombroso lo protagonizan Pedro J. y Martín Ferrand.


El primero defendía ayer en su epístola dominical la democracia en la elección del presidente del PP, mientras le tiraba unas cuantas andanadas a Fraga, el inventor del centro.


Dejémonos de pamplinas. Aquí lo único que hay que preguntarse es por qué el partido que tiene más afiliados de la Europa democrática es el que menos derechos les otorga; por qué menos de un 4% de esos 748.000 militantes ha participado en el proceso de selección de compromisarios para el Congreso de Valencia; por qué ha habido 11 provincias en las que no ha llegado a votar ni un solo afiliado; por qué la dirección nacional prohíbe facilitar tales datos a la prensa; por qué los compromisarios están sometidos en la práctica al mandato imperativo de sus señores feudales que desfilan en el gran Durbar de Génova, rindiendo pleitesía con sus avales como hacían los maharajás en los tiempos del Raj; por qué la dirección de los grupos del Congreso, el Senado y los parlamentos autonómicos no es elegida por sus miembros sino por la cúpula del partido; por qué el próximo candidato a La Moncloa no puede ser fruto de una votación con cientos de miles de participantes como la que ha catapultado a David Cameron hasta las puertas de Downing Street; por qué hay que seguir aguantando al pesado de Rajoy, cuando se podría apostar por el carisma de Aguirre, el tirón electoral de Gallardón, el atractivo neokennediano de Juan Costa o -tal vez, tal vez- la baza segura de Rodrigo Rato.


Martín Ferrand escribe hoy su tribuna Rouco y Ramírez contra Rajoy en La Estrella Digital. Tras arremeter contra Pedro J. Ramírez, El Mundo y la COPE, dice:

Asisto, con dolor ciudadano y alegría profesional, a la ruptura que experimenta el PP y que tiene a su líder, Mariano Rajoy, en un asedio permanente. No le rodean y disparan sus adversarios políticos, las fuerzas del PSOE. Sus enemigos llevan en la camiseta la misma gaviota que luce el gallego. Es el precio de no reconocer la derrota y actuar en consecuencia, el coste de entender la astucia como una parada del reloj; pero es, al mismo tiempo, algo inconcebible que nos está haciendo a todos mucho daño. Coincide la singular situación del PP con un Gobierno, el de José Luis Rodríguez Zapatero, rebosante de mediocridad, incapaz de reconocer la crisis que ya nos afecta y más atento a la propaganda de sus grandezas imaginadas que a la enmienda de sus muchas miserias. Eso convierte en especialmente grave, en altamente irresponsable, la actitud de Rajoy y de su equipo de novicios de escasa valía y abundante altanería.
Corresponde a los setecientos mil militantes de PP, impulsados por el eco de diez millones de votantes, decidir quién ha de ser su líder. El XVI Congreso, que nace viciado y con certezas de escasa representatividad y nulas posibilidades de redención, es el mecanismo formal para que se produzca el cambio que el gran partido del centro derecha necesita para poder seguir siéndolo. Rajoy no es consciente de sus negativos efectos; pero, ¿es un periodista, aunque sea de postín, quien debe empujar la rebeldía ciudadana y callejera contra quien, legítimamente, ostenta la presidencia del partido? Por el momento lo que tenemos es un nuevo género periodístico que añadir al reportaje, la noticia, el editorial, la glosa, la crónica... la incitación a la manifestación callejera y el motín. Y con nihil obstat.


¿No reclama Martín Ferrand la misma democracia que Pedro J.? ¿No invalida a Rajoy como líder? Entonces, ¿cuál es la querella entre los dos? ¿El estilo periodístico? Cómo me gustaría saber qué se esconde detrás de estas peleas entre periodistas.

domingo, 25 de mayo de 2008

La ley (III).


Sigo glosando a Bastiat en su elaboración sobre el despojo legal organizado por el Estado contra la libertad de los ciudadanos:
"Y sinceramente ¿puede pedirse otra cosa a la ley? La ley que tiene como sanción necesaria a la fuerza, ¿puede razonablemente ser empleada para otra cosa que no sea su función de mantener a cada uno en su derecho? Desafío a cualquiera para extender su función más allá de ese círculo, sin volverla contra el derecho, y por consiguiente, sin volver la fuerza contra el derecho. Y como es esa la perturbación social más funesta y más ilógica que pueda imaginarse, debe ser reconocido sin dificultad que la verdadera solución, tan buscada, para el problema social, se encierra en esas simples palabras: LA LEY ES LA JUSTICIA ORGANIZADA. Ahora, notémoslo bien: organizar la justicia por medio de la ley, es decir, mediante la fuerza, excluye la idea de organizar por la ley o por la fuerza una manifestación cualquiera de la actividad humana: trabajo, caridad, agricultura, comercio, industria, instrucción, bellas artes o religión; porque no es posible que una de esas organizaciones secundarias deje de aniquilar la organización esencial: LA JUSTICIA. En efecto, cómo imaginar a la fuerza coartando la libertad de los ciudadanos, sin que resulte dañada la justicia, es decir sin actuar contra su propia finalidad? Tropiezo aquí contra el prejuicio más popular de nuestra época. No se quiere solamente que la ley sea justa; se quiere también que sea filantrópica. No se está conforme conque garantice a cada ciudadano el libre y pacífico ejercicio de sus facultades, aplicadas a su desarrollo físico, intelectual y moral: se exige que esparza directamente sobre la nación el bienestar, la instrucción y la moralidad. Ese es el aspecto seductor del socialismo.

Pero, lo repito, aquellas dos misiones de la ley, se contradicen. Es necesario optar. El ciudadano no puede al mismo tiempo ser libre y no serlo.

Me escribió una vez Lamartine: “Vuestra doctrina no es más que la mitad de mi programa: os
habéis detenido en la libertad, yo estoy ya en la fraternidad”. Le contesté: “La segunda mitad de
vuestro programa habrá de destruir la primera”. Y, en efecto, me es completamente imposible
separar la palabra fraternidad, de la palabra voluntarismo. Me es por completo imposible concebir
la fraternidad forzada legalmente, sin que resulte la libertad legalmente destruida y la justicia legalmente pisoteada. La expoliación legal tiene dos raíces: una, acabamos de verlo, está en el egoísmo humano; la otra está en la falsa filantropía."

sábado, 24 de mayo de 2008

Este es Gallardón ...y Aguirre, también

Las palabras de Gallardón que analizaba el otro día no pueden ocultar sus acciones. Y éstas no son inocentes ni buenas, a mi entender. Gallardón ha donado las Escuelas Aguirre a la Comunidad Islámica para albergar la Casa Árabe. Según la noticia de El País, el Ayuntamiento ha invertido casi 3 millones de euros en la rehabilitación del histórico edificio de la calle de Alcalá. Además, parece que para ello el centrista, y amigo de todos menos de sus votantes, alcalde parece que ha incurrido en alguna gestión dudosamente legal.

La Casa Árabe está participada, es decir, financiada con dinero de los madrileños a través de la Comunidad y del Ayuntamiento, de los españoles a través del ministerio de Moratinos y de los cordobeses. ¿Realmente es esto en lo que nos debemos gastar el dinero los españoles y los madrileños?

viernes, 23 de mayo de 2008

El doble rasero


Zapatero utiliza un doble rasero continuamente y con todo el mundo. El otro día negaba a Ibarretxe lo que le habría concedido a ETA a cambio de la entrega de las armas y le negaba su legitimidad para convocar un referéndum sobre el derecho a decidir. Sin embargo, Patxi López ha propuesto "un referéndum con todas las consecuencias", el cual el Gobierno se ha apresurado a apoyar.

Es decir, si las necedades las dicen o hacen los socialistas, están bien. Si no, no.

A este paso, casi será mejor que las elecciones en el País Vasco las siga ganando el PNV. En cuanto las gane el PSE, habrá nuevo Estatuto, referéndum y lo que mande Zapatero para deshilachar lo poco que queda de España. ¿Acaso alguien cree que habría nuevo Estatuto catalán si el PSOE no gobernara en Cataluña? Estoy seguro de que el Congreso, con el PSOE al frente lo habría rechazado.

Ponte los pantalones

jueves, 22 de mayo de 2008

Gallardón


No hay mejor manera de entender lo que pasa que ir a las fuentes y no dejarnos influir por lo que dicen unos y otros que dijeron algunos. Por eso me he leído el discurso que hizo Gallardón el lunes en ABC.

Aparte de la cursilería propia del personaje, el dicurso tiene sus claroscuros. Acierta al apostar por desterrar el pesimismo que históricamente ha inhibido a los españoles de desarrollar iniciativas que estaban a nuestro alcance.

Sin embargo, megalómano hasta la saciedad, dice:

En 1995 ese discurso cambió radicalmente. No fue un giro parcial o progresivo, sino de 180 grados. La Comunidad de Madrid dejó de verse a sí misma como agente pasivo de lo que le ocurría a la región y la capital, y tomó la iniciativa de considerarse promotor del cambio, a partir de la idea de que la sociedad madrileña estaba capacitada para alcanzar el liderazgo en España. La transformación subsiguiente es ya Historia. Parte de junio de ese año y llega hasta el presente, pasando por 2003, cuando se produjo un relevo que ha servido para prorrogar, con algún matiz distinto, esa visión del lugar de Madrid en España, y momento en que ese impulso renovador se trasladó al Ayuntamiento de la capital, que se convirtió así en un auténtico Gobierno de la Ciudad, después de la etapa de Álvarez de Manzano, que había sido un gran Alcalde que supo gestionar nuestra ciudad día a día.

En 1995 llega Gallardón a la Comunidad de Madrid. Curiosamente, en 2003 es cuando Aguirre a ocupar la presidencia de la Comunidad, que prorroga "con algún matiz distinto" la labor de Gallardón. Pero en ese mismo años Gallardón se traslada al Ayuntamiento y nuestra modernización está a salvo.

Reclama esa misma ambición para España. En tres legislaturas nos pondríamos a un 10% de renta per cápita de Francia o Alemania. Supongo que él querrá ser ese gran timonel que nos llevará a la Arcadia de las potencias mundiales.

Apuesta por convertir a España en una asilo para "jóvenes jubilados europeos".

Acierta en esto:
Pero para alcanzar este liderazgo español global es necesario un cambio en los planteamientos económicos. No basta con debatir si dedicamos el superávit a malversarlo en una política asistencialista, que no social, o si lo empleamos sensatamente en inversiones que produzcan un cambio estructural que de verdad mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos.

Yerra en esto:
Y se requiere para ello un discurso político integrador y de acuerdo con los partidos políticos y los territorios. Hay que invitar a los partidos nacionalistas a participar de él. Pero si no quieren participar, mantener la determinación y la claridad de miras suficientes para no retrasarnos ni desviarnos de ese proyecto modernizador. Esos partidos se preguntan todavía hoy, y singularmente en Cataluña, cómo Madrid ha pasado a desempeñar el actual protagonismo económico en el país partiendo de una situación muy inferior y habiendo perdido la supuesta hegemonía política que la descentralización, también pretendidamente, le prestaba. Creo que han empezado a entender, y quizá no equivoquen las prioridades una segunda vez. Esos partidos hablan ya menos de la lengua y la bandera y más de los ferrocarriles, el metro y el PIB. Es un buen síntoma, aunque aún les falta.

¿Está seguro Gallardón de que esos partidos hablan sólo de ferrocarriles, metro y PIB? No casa su afirmación con el discurso de PNV; PSC, BNG, CiU. Puro voluntarismo para justificar su voluntad de pactar con quien sea y lo que sea para conseguir el poder.

Acierta en su apuesta por la energía nuclear, pero los políticos nos ocultan que una central nuclear se tarda en construir un mínimo de diez años, con lo que hemos perdido el tren de la independencia energética hace muchos años. PSOE y PP nos han llevado a la esclavitud energética de rusos, argelinos y árabes.

Y cómo no, le sale su vena intervencionista. Apela a la obra pública como motor de la economía. Así lo hizo en la Comunidad de Madrid endeudando a la administración autonómica y después en el ayuntamiento (los túneles de la M-30 han costado más de 3 mil millones). Y apuesta por los trasvases de agua entre cuencas (qué inconsciente).

Apuesta por la unidad de España:
El necesario discurso de la unidad de España es no sólo un asunto propio del ensayismo, la teoría política o la Historia. Es un discurso que nace igualmente de una realidad económica y social común, y que por tanto se fortalece mediante esta ambición de medio y largo plazo como potencia llamada a desempeñar un liderazgo mucho mayor que el actual. La unidad de España surge en buena parte de la convivencia y los proyectos de una comunidad humana con vínculos de solidaridad y visión de la vida muy estrechos, muy antiguos y particularmente eficaces para afrontar los retos de un mundo en cambio. Tracemos estos objetivos de gran alcance para nuestro país, que simbólicamente se resumen en su posición en el ranking europeo, pero que significan mucho más, y estaremos contribuyendo poderosamente a cohesionar la Nación española y el Estado descentralizado que la vertebra. Estaremos, en fin, diseñando ese proyecto sugestivo de vida en común que Ortega reclamaba, y liberándonos al tiempo de la trampa del esencialismo que nos tienden los nacionalistas.

Luego, apuesta por el centro reformista que practicó Aznar. Puede que fuera centro, pero reformar no reformó nada. Ni la Justicia, ni la economía, ni las instituciones, ni la capacidad del Estado de intervenir en la vida de los ciudadanos. No reformó nada. Administró el socialismo que González diseñó e implantó en sus 14 años de gobierno. El centro es cualquier cosa que convenga en cualquier momento.

Diego Puga


Leo en Expansión que Diego Puga ha ganado el VII premio Fundación Herrero 2008, que defiende la competencia entre universidades y centros educativos para fomentar la excelencia académica.

Dice Expansión: Puga asegura que para resolver el problema educativo del país, la Administración debería, en primer lugar, dejar de promover "la igualdad de resultados y apostar más por la igualdad de oportunidades", que haga que las universidades y los centros educativos "compitan" por lograr la excelencia académica. "En la universidad española todos los estudiantes son tratados como jugadores de Tercera División", afirma, mientras defiende el modelo anglosajón, basado en el incentivo económico para las universidades por cosechar buenos resultados académicos.

¡Anatema! Este hombre es un fascista, promover la competencia entre universidades, a quién se le ha ocurrido.

Yo iría más lejos que Diego Puga. Si toda la educación fuera privada y los colegios compitieran entre sí, se acabarían las discusiones sobre la lengua en la que estudian los niños. Cada padre elegiría el colegio que quisiera, y listo. Con el sistema intervencionista que tenemos, es el Gobierno, autonómico nacional o local quien decide sobre lo que más nos importa. ¡Qué fácil sería acabar con determinados debates!

Antisemitismo. Boadella


Dice Vasili Grossman en Vida y destino:

El antisemitismo es la expresión de la falta de talento, de la incapacidad de vencer en una contienda disputada con las mismas armas; y eso es aplicable a todos los campos, tanto la ciencia como el comercio, la artesanía, la pintura. El antisemitismo es la medida de la mediocridad humana. Los Estados buscan la explicación de sus fracasos en las artimañas del judaísmo internacional. Pero éste es sólo uno de los aspectos del antisemitismo.

El antisemitismo es la expresión de la falta de cultura en las masas populares, incapaces de analizar las verdaderas causas de su pobreza y sufrimiento. Las gentes incultas ven en los judíos la causa de sus desgracias en lugar de verlas en la estructura social y el Estado.

Yo añadiría a la estructura social y el Estado a los mismos antisemitas que no son capaces de superar su propia mediocridad.

He recordado este pasaje al leer el artíulo de Albert Boadella hoy en El Mundo en el que critica la postura que ciertos artistas madrileños han adoptado contra la presencia "masiva" de artistas catalanes en la escena teatral madrileña.

Dice Boadella:

Conozco de primera mano lo que estas veleidades (localistas) han significado en la tierra que nací, y precisamente sus consecuencias me llevaron a la decisión de cortar amarras de forma radical a fin de no ser alcanzado por la emanación de tales delirios. No obstante, vengo comprobando que la distancia física resulta inútil, la plaga se ha extendido en todos los territorios del Estado y hay pocos habitantes en este país que actualmente se conformen con ser solamente ciudadanos españoles. En este sentido, es imposible permanecer indemne al contagio, y lo digo porque jamás me hubiera imaginado encontrarme un día verificando los lugares de nacimiento de los pintores expuestos en el Museo del Prado para manifestarles a este puñado de colegas titiriteros que bajo sus intenciones restrictivas, los artistas nacidos en Madrid no llenarían hoy ni un simple pasillo del citado museo.
...
Tan sólo tener que referirme a esto ya es un signo de la sinrazón en la que nos ha metido a todos esta absurda nostalgia del incestuoso calor tribal, lo cual no es más que el pánico a una sociedad libre, abierta y competitiva. En definitiva, estamos caminando como los cnagrejos y lo hacemos con la pasividad de la mayoría y la codicia de los dirigentes políticos, que así obtienen una buena rentabilidad personal del moderno sistema feudal.

¿No es antisemitismo en el sentido en el que lo utiliza Grossman lo que denuncia Boadella en su artículo? Es la falta de competitividad, el complejo de incapacidad de los artistas o de los individuos de cualquier otro gremio, lo que les hace buscar la protección del Estado, la prebenda y el privilegio discriminatorio (positivo, que es el adjetivo mediante el que la discriminación se hace buena y tolerable). Es este paletismo en el que todo lo que no sea madrileño, catalán o andaluz está legitimado en su territorio es el que nos llevará a la ruina moral y social. Cuando el virus del paletismo empieza a llegar a Madrid, donde nadie era de Madrid, la infección ha invadido todo nuestro cuerpo social. Y el remedio es imposible de aplicar con los políticos que nos aquejan. ¡Qué pequeñez!

martes, 20 de mayo de 2008

El más conservador


El titular de El País de ayer, mejor dicho, el subtítulo es revelador del pensamiento de la secta. El más conservador. ¿Es una justificación? ¿Menos mal que se ha muerto? ¿Ya está hecho? ¿Al fin y al cabo, era el más conservador? o ¡uf, menos mal!

En cualquier caso, esto demuestra, una vez más, cuál es la situación lamentable de la Justicia en España y que el Tribunal Constitucional no es un tribunal adecuado para juzgar la constitucionalidad de las leyes. Está intervenido por unos y otros. Para esto, me parece mejor el sistema que se usa en EE.UU. en el que el presidente elige a los magistrados y éstos tienen un mandato vitalicio. Dado que como mucho puede cambiar a uno o dos en su mandato, la capacidad que tiene la política inmediata de influir sobre la Justicia es pequeña. Es más, como esos magistrados tienen asegurado el trabajo de por vida, no tienen que rendirle pleitesía a ningún político, ni al que les ha nombrado.

Herejía


Entre esta noticia y esta otra sólo media una semana. ¿Cómo es posible que Chávez no sea un apestado al que aíslen todos los mandatarios del mundo libre?

Muy buena la nota del Defensor del lector de El País ante la polémica que el citado reportaje de Maite Rico ha suscitado entre sus lectores. Al parecer, los miembros de la secta no entendía que la biblia dogmática publicara una herejía con pruebas contra uno de los ídolos progres como es Chávez. La periodista se explica con claridad meridiana:
"En resumen", concluye Rico, "creo que la 'falta de honestidad' habría que buscarla en aquellos que apelan al 'rigor profesional' para acallar verdades que les incomodan -cosa que sucede con frecuencia, por cierto, cuando se escribe sobre Hugo Chávez-. Frente a realidades tan pavorosas (un gobernante usa los presupuestos de su país para armar a un grupo catalogado como terrorista) no caben los pretextos ideológicos".

lunes, 19 de mayo de 2008

Desiguales

Excelente la entrada de PahaSapa en su blog sobre la reciente sentencia del Tribunal Constitucional sobre la ley de igualdad de Zapatero.

domingo, 18 de mayo de 2008

Excelente Arcadi Espada


Excelente artículo de Arcadi Espada en El Mundo del viernes.

Un buen número, aunque minoritario, de españoles tienen convicciones que son incompatibles con un Gobierno que dependa de los nacionalistas. Esto es así por razones políticas. Pero también por razones morales que se explican con miles de ejemplos. El último de anteayer: aun a cadáver caliente, el presidente de la autonomía vasca, Juan José Ibarretxe, dijo: “La ciudadanía está realmente asqueada, hasta el gorro, de la violencia de ETA; eso es verdad, pero también de las dificultades de quienes tenemos responsabilidades para buscar caminos, alcanzar la paz y acuerdos políticos para decidir nuestro futuro”. ¿Es posible gobernar con esa coloquialidad abyecta que anuncia que se ha llegado al límite… del gorro. Pero, en especial: ¿es posible gobernar con esa adversativa, con ese pero inicuo, con ese temporizador? Sí, es posible. Lo hace el PSOE y lo hizo el PP. Y cada uno con millones de españoles detrás, que conocen la adversativa y que no pueden fingir ignorancia ni engaño de lo que significa gobernar con los nacionalistas, por más que a los nacionalistas y a sus repugnantes retóricas nunca se les marque con el hierro infamante de la voluntad de crispar.

Es posible que haya personas en el PP dispuestas a no compartir ni un día más el subsuelo moral de la política con los nacionalistas; personas capaces de renunciar por ahora al poder, es decir, a rebelarse contra lo que dicta la propia naturaleza de un partido político y preparadas para soportar la posibilidad de una larga glaciación. Es decir, dispuestas a iniciar una renovación verdadera de la política del Partido Popular. Pero si existen y su estrategia triunfa no supondrá, contra lo que dice María San Gil, la recuperación de la esencia ni otras zarandajas: será la revolución más profunda, valiente e improbable que haya sufrido un partido político desde el inicio de la transición española.

Efectivamente, así pensamos muchos españoles. Y todavía entendemos menos que se pueda incluso pensar en acercarse a los nacionalistas catalanes o vascos. El gran problema del desarrollo de la Constitución del 78 y del Estado de las Autonomías es la gran deslealtad de estos dos partidos con la nación española de la que emanan sus estatutos.

La secta


(Secta: 1. f. Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica. 2. f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra. 3. f. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa.)

Al llegar a mi asiento en el avión de vuelta de Sao Paulo a Madrid el viernes, el vecino de asiento, al verme con El País en la mano, me preguntó con un cierto nerviosismo:
- ¿Dónde daban El País?
- Es el de ayer que he cogido en la sala VIP - respondí yo, sin darle más importancia.
- ¡Ah! ese ya lo leí por internet ayer.
- Sí, internet es fantástico, se pueden leer muchos periódicos y contrastar opiniones.
- No, yo sólo leo El País -afirmó categórico.

Inmediatamente después, y antes de que el protocolo dictara que había llegado el momento de repartir la prensa, el hombre le pidió a la azafata El País. Yo había cogido El País y ABC del día anterior, los cuales me dispuse a hojear con la certeza de que lo que leía en esos periódicos era mercancía vieja, lo que no quiera decir que estuviera caducada. Nos sorprenderíamos al descubrir la tremenda actualidad que encontraríamos en muchos de los comentarios de periódicos viejos. No había nada reseñable en esos periódicos que no conociera ya, salvo las reacciones al terrible atentado de ETA del miércoles y un comentario interesante de Irene Lozano sobre Telma Ortiz.

Mi compañero de viaje se reveló hablador, y me contó que llevaba un mes fuera de casa, viajando por Brasil, Chile y Argentina. Era catedrático de desarrollo urbano o algo parecido de la universidad de Valencia y estaba de año sabático, "que después de cuarenta años, ya me lo merezco" dijo. Acepté semejante afirmación sin saber muy bien por qué se lo merecía. Conversamos sobre el viaje que cada uno habíamos hecho. El suyo, largo y pausado, corto y rápido, el mío. Los dos habíamos estado en Brasilia, y él me contó que le había encantado la ciudad, cómo estaba planificada, cada cosa en su sitio, con un urbanismo racionalista que no había dejado lugar a la improvisación humana. Efectivamente, Brasilia, la capital política y administrativa de Brasil, fue una ciudad construida de la nada hace exactamente cincuenta años con la intención de desarrollar el interior de Brasil, un país en el que la mayoría de la población vive en la costa. No discutí sobre el asunto, aunque por lo que he oído de Brasilia, no es una ciudad agradable para vivir. La actividad se desarrolla conforme a unas reglas previamente definidas por la autoridad planificadora y no hay forma de que sea de otra manera. Tiene alguna ventaja como es que no hay apenas semáforos ya que los cruces de las calles se salvan casi siempre con un puente. La vocación planificadora de mi vecino me empezó a provocar una cierta desconfianza.

La sospecha se vio confirmada al seguir la conversación con el viejo profesor de universidad, especialmente al contejar las informaciones que traían los respectivos periódicos, ya que para entonces yo ya tenía mis ejemplares de El Mundo y de ABC. Me encontraba ante un miembro de la secta. Ya conocía a alguno, pero nunca había encontrado un ejemplar tan genuino como éste. Era un producto de la marca Prisoe, rechace imitaciones. Es curioso cómo personas cultas y preparadas, viajadas y con mucha experiencia, son capaces de repetir sin desviarse un ápice la doctrina que emana del "periódico global en español".

Harto de escuchar a este producto de la factoría Cebrián defender las bondades del socialismo estructuralista y falsamente racionalista, me propuse rebatir cada uno de los argumentos que él hiciera y con los que no estaba de acuerdo.

- Aznar era un malvado, una mala persona (él le había conocido) y no era un tipo brillante ya que había llegado al poder por unas circunstancias especiales de crisis en su partido y de crisis en el gobierno socialista, dijo.
- Zapatero, no sé si es un malvado, porque no le conozco, pero lo parece -respondí yo. Y creo que también llegó al poder por unas circunstancias especiales en su partido, apoyado por Maragall, y por un atentado terrorista que nadie sabe todavía quién cometió.
- Aznar era un idiota y no decía más que tonterías propias de una persona que se cree culta, pero que no lo es.
- ¿Más tonterías de las que dice Zapatero? No puede ser. Aznar podría decir tonterías en privado, lo cual como no le conocía, no puedo decir. Lo que sí sé es que Zapatero dice gran cantidad de tonterías en público. Es más, Aznar fue un gran gobernante que sacó a España de la crisis económica y moral en la que la había dejado el PSOE -dije yo.
- No, Solbes ya había dejado las bases de la recuperación. Y el buen gobierno del PP no fue cosa de Aznar, sino Rato y otros de su equipo.
- A ver cómo nos salva Solbes de la crisis económica en la que nos ha metido con su inacción y su cesión al incremento de gasto público que su jefe está provocando.
- La crisis es internacional y la ha provocado el capitalismo salvaje norteamericano -dijo sin ruborizarse.
- Por eso España ha crecido menos que la media europea en el primer trimestre. Será por la crisis financiera norteamericana -le dij, mostrándole la noticia del bajo crecimiento de la economía española en este primer trimestre.

Ya en este momento yo estaba decidido a no dejarle pasar ni una al profesor. Y no porque me guste discutir con un extraño sobre temas de política, ni porque tuviera ganas de hablar con aquel hombre. Sin embargo, cada vez más, creo que es necesario defender las propias opiniones y que esas gentes no vayan por el mundo dando lecciones con su supuesta superioridad moral y que entiendan que hay gente, tan preparada como ellos, o más (modestia aparte), que piensa diferente, que tiene más información y que es capaz de rebatirles sus puntos de vista, incluso defendiendo a apestados como Aznar frente al pensamiento único. Creo que el hombre estaba estupefacto y no creía que pudiera existir alguien que rebatiera los dogmas sagrados de la secta.

Durante la cena siguió la animada conversación:
- Dice aquí en El País que El Mundo se quiere cargar a Rajoy. Pedro J. es un malvado que quiere manejar el PP y ahora Rajoy ya no sirve. Es más, lo hace de forma cruel y con saña.
- Es la opinión de un periodista que firma sus artículos -respondí-, no como El País que se cargó a Borrell con unas informaciones intencionadas sobre unos hechos que habían ocurrido bastantes años antes cuando era ministro de Hacienda. Y Cebrián también se cargó a Redondo Terreros, creo recordar.

Hablando del desastre del ciclón de Birmania y de sus viajes por el sudeste asiático, celebró la excelente situación de Vietnam (?) y del genocidio camboyano, me dijo:
- La política exterior norteamericana es un desastre.
- Sí -repliqué yo. Sin embargo, la política exterior soviética fue maravillosa. Sumió a la población de muchos países en el infierno comunista y les condenó a la pobreza por muchas décadas.

Hablando de la corrupción política, le tuve que recordar los casos de corrupción bajo los gobiernos de Felipe. Y los que no se conocieron públicamente, pero existieron. Lo que me confirmó que aquel hombre era un estúpido, a pesar de toda su formación y bagaje fue su afirmación de que Felipe González no sabía nada de la corrupción y que se desengañó de tanta gente que traicionó su confianza.

Luego el hombre me confesó que había sido Consejero de Obras Públicas de la Comunidad Valenciana, con el PSOE, claro, y luego Secretario de Estado en el último gobierno de Felipe. Por lo menos, este hombre parece honrado y, a pesar de haber tenido un cierto poder, mo parece que se haya enriquecido, pensé.

Por suerte, allí terminó la cena y nos dispusimos a dormir, cada uno mirando para un lado.

viernes, 16 de mayo de 2008

Derecha dura


Aguantando el retraso en el aeropuerto de Brasilia, y con la esperanza de no perder el vuelo de Sao Paulo a Madrid, estoy leyendo los periódicos en internet y me quedo estupefacto al leer a Pablo Sebastián en su columna de Estrella Digital. Resulta que los que creemos que hay que defender unas ideas liberales y que frenen la deriva nacionalista y socialista en España somos "derecha dura y sin complejos".


Si no es por la conocida animadversión de este hombre por Esperanza Aguirre desde que se negó a pagarle un megasueldo por subrayar los periódicos en Telemadrid, junto a Germán Yanke, no entendería el calificativo y me gustaría que me aclarsen si defender lo que sigue es ser "derecha dura":


  • Que los terroristas vayan a la cárcel, cumplan íntegramente sus penas y que salgan de las instituciones.

  • Que el Estado de las autonomías se cierre de una vez en la asignación de competencias a los diferentes entes que conforman la administración del Estado y para siempre.

  • Que cada uno pueda elegir la lengua en la que quiere que sus hijos estudien en la escuela.

  • Que haya mayor libertad económica y menos intervencionismo de los políticos en los procesos empresariales, lo cual significa bajar los impuestos de forma significativa.

  • Que se deje de manipular la historia de una forma rencorosa.

  • Que se resista la fuerte presión nacionalista y se plante cara de forma contundente a las veleidades independentistas.

  • Que se eliminen las cada vez mayores regulaciones autonómicas que dificultan el comercio y el establecimiento de empresas en cada una de las regiones de España, imponiendo unos costes empresariales que le están restando competitividad al país.

Soy derecha dura.

jueves, 15 de mayo de 2008

La crisis económica según Ramón Tamames

Ramón Tamames está haciendo una serie sobre la crisis económica española en Estrella Digital.
El primero describe la crisis mundial, mientras que en el segundo, hace un pronóstico terrorífico de la situación en España, llegando a vaticinar hasta 3 millones de parados en un futuro cercano.

El que mejor explica lo que ha pasado es Leopoldo Abadía en su blog. Es largo, pero merece la pena la lectura. La red de instrumentos financieros que han urdido los innovadores de las finanzas es tan compleja que nadie puede encontrar el agujero. Probablemente, todos tengamos algún agujero en nuestro bolsillo y todavía no lo sepamos.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Otro asesinato más


Los que hace tan sólo un año eran hombres de paz y a los que se ofrecía lo que ahora se niega a Ibarretxe, siguen asesinando. Mi más sentido pésame a la familia de Juan Manuel Piñuel. Esperemos que sólo sea él y que el resto de los heridos se recuperen rápido.

Está claro que ETA sigue apoyando la estrategia independentista del PNV, ahora que Ibarretxe se va a reunir con Zapatero para consolidar el desmontaje del Estado.

Creo que hace bien el PP en ofrecer el apoyo al Gobierno una vez más para derrotar a ETA. Parece que el discurso de Zapatero ya ha cambiado y no habla de paz, sino de derrota de ETA. Veremos.

Y el PNV, como siempre, ha estado miserable. Ibarretxe pide a los políticos que "arriesguen por la paz" y Joseba Azkarraga, que es el momento de la política con mayúsculas. Está claro que a esta gentuza no les importa nada que haya muerto un guardia civil, que trabaja para defender su libertad frente a los terroristas. ¿Hasta cuándo los vascos aguantarán tanta infamia? Me decía un amigo hace ya muchos años que los vascos se habían convertido en un pueblo cobarde que se había dejado arrinconar por una panda de asesinos. ¡Qué razón tenía Agustín! Con él compartí un trabajo para Fagor hace 11 años. Trabajábamos a 500 metros de donde estaba secuestrado el pobre Ortega Lara.

Los pusilánimes


Varias veces he hablado en este blog del proceso de infantilización y de pérdida de responsabilidad que se está produciendo en los países occidentales, provocado en parte por la omnipresencia del Estado en todos los ámbitos de la vida, pero también por un proceso de reblandecimiento social en el que los niveles de exigencia se han relajado a niveles preocupantes para evitar el "sufrimiento" de las personas, en especial de los jóvenes. Por eso se relaja la disciplina y se elimina el castigo y se toleran comportamientos que en otras épocas habrían sido fuertemente reprobados.


La consecuencia es una sociedad pusilánime (DRAE: Falto de ánimo y valor para tolerar las desgracias o para intentar cosas grandes.) que se ofende por todo y que espera que haya siempre alguien que resuelva sus problemas, aún a expensas de perder la libertad.


Linguini me recomienda un artículo de Javier Marías en El País en el que habla de esto y que copio a continuación. Me sorprende que Javier Marías, tan socialista él, escriba esto, que no es sino un alegato contra la corrección política que nos aqueja y que está encarnada principalmente en el PSOE. Esta pusilanimidad es la que lleva a aceptar el pago de un rescate a unos piratas o la negociación política con terroristas sin rechistar. Porque para resistir los embates de las fuerzas del mal, y los piratas y la ETA son el mal, se mire por donde se mire, hay que tener presencia de ánimo, tolerancia de la desgracia e intentar cosas grandes como la victoria del bien sobre el mal.


El artículo de Marías. Gracias, Linguini.


Se me escapa el porqué, pero resulta evidente que cada vez interesa más crear una sociedad de pusilánimes. Se ha hecho raro que la gente dirima sus diferencias sin recurrir a alguna instancia superior o árbitro conminatorio: policía, jueces, comités, leyes, ordenanzas. Lo cual tiene, como primera consecuencia nefasta, la obsesión por reglamentarlo todo, cuando no todo ha de estar sujeto a reglamentos. Es más, cada vez que cualquier aspecto de la vida “sufre” una normativa, o algo que no lo era es convertido en delito, se está renunciando a una parcela de libertad. Intereses encontrados, desacuerdos, antipatías personales, individuos con afán de dominación, persuasores e intrigantes en busca de su provecho, todo eso lo ha habido siempre, y cada cual ha bregado con ello como ha podido o sabido, sin necesidad de elevar una denuncia, de recurrir a la autoridad, de chivarse al jefe, de implicar a otros en sus problemas. La cuestión principal es esa: hoy casi nadie está dispuesto a enfrentarse con sus problemas ni a resolverlos por su cuenta, sino que casi todo el mundo espera que “alguien” se los quite de encima.


Hace ya bastantes años que en las Universidades de los Estados Unidos empezó a hablarse del “acoso sexual visual”, lo cual llevó a la mayoría de profesores a impartir sus lecciones con la mirada perdida en el techo o en el infinito, no fuera a ser que, si la fijaban en alguien –quienes hemos enseñado sabemos que a veces uno la fija en un alumno o alumna de manera casual e involuntaria, sin en realidad mirarlos ni verlos, simplemente como “personificación” momentánea de la clase entera–, ese alguien los denunciara por “persistentes ojos lujuriosos” o algo por el estilo. Ahora leo que el “acoso” o “intimidación” laboral –que sin duda existe, sobre todo por parte de un superior a un inferior, pero apenas entre iguales: quiero decir que entre iguales no debería llamarse así– puede darse en cosas tan sutiles y nimias como eso, una mirada. “Imagínese”, dice el pusilánime Joel Neuman, director del centro de gestión aplicada de la SUNY-New Paltz School of Business, “que está sentado a una mesa de reuniones. Usted hace una propuesta y alguien lo mira y niega con la cabeza todo el rato”. Oh, santo cielo, qué terrible, y qué piel tan fina tienen tanto el señor Neuman como, por lo visto, buena parte de los trabajadores americanos y, por extensión, mundiales. Se trata, una vez más, de infantilizarlo todo: “Ay, Fulanito me ha mirado mal y no ha asentido mientras yo hablaba, y eso me ha intimidado un huevo”. Por favor. “Puede hacer mucho daño que a uno lo desprecien constantemente delante de sus iguales”, agrega el muy cursi señor Neuman. Pero él no es el único: la Asamblea Legislativa del Estado de Nueva York está preparando un proyecto de ley contra la intimidación laboral, y el catedrático David Yamada, de la Suffolk University Law School de Boston, ha redactado otro borrador de ley al respecto, arguyendo que “hay un vacío real en la ley, y alguien podría ser objeto de tormentos y humillaciones y estar sufriendo por ello”.


¡Tormentos y humillaciones! El mundo está lleno de personas timoratas y acomplejadas, que “sufren” por cualquier cosilla, esto es, por las cosas normales de la vida. Es algo corriente que uno caiga mal a unos y bien a otros, y que ambos grupos se lo hagan notar de alguna manera. Evidentemente está mal hacerle a alguien la vida imposible, e innegables putadas, y descarada y gratuita burla, o segarle la hierba bajo los pies para procurar su despido y usurpar su puesto. Pero no exageremos. “Entornar los ojos, lanzar una mirada intensa o un bufido displicente” no son, como sostiene el artículo del New York Times que cayó ante mi vista y ahora comento, “tácticas de intimidación en el puesto de trabajo”. Lo que al parecer quiere exigirse es que nadie ponga nunca el menor reparo a las propuestas, iniciativas o competencia de nadie, ni siquiera con miradas o gestos, aunque tales propuestas e iniciativas sean estupideces o del todo inviables y vengan de un incompetente. Y, a este paso, la restricción de las libertades acabará por ser asfixiante. No sé. Yo no soy nada dado a intervenir en mesas redondas, tertulias y demás inutilidades. Pero las pocas veces en que he participado en alguna, no he podido ni he querido evitar enarcar las cejas, o sonreír con ironía, o torcer el gesto –lo que un pusilánime pueril llamaría “poner caras”– mientras escuchaba a otro soltar barbaridades o majaderías (claro está, desde mi punto de vista). E, igualmente, no se me ha ocurrido quejarme si otro participante hacía lo mismo mientras era yo quien hablaba. Es lo normal, es lo natural y esperable, y quien se sienta “intimidado” o “acosado” por tamañas expresiones faciales, hasta el extremo de requerir que cesen y buscar amparo en una instancia superior o en una ley que regule los fruncimientos y las miradas de desaprobación o guasa, es simplemente un blandengue que no debería asomarse a una mesa redonda ni a una tertulia, ni tan siquiera correr el riesgo de trabajar en compañía. No caemos bien a todo el mundo, y a algunas personas les resultamos insoportables. Lo que decimos u opinamos le puede parecer idiota a cualquiera, y está en su derecho de hacérnoslo saber, o de hacérnoslo ver como mínimo. Eso no supone que nos estén “acosando” o “intimidando”, por caridad. Sino que forma parte, tan sólo, de las circunstancias de la vida. Pero ya se ve que, con tanta pamema, lo que hoy tiende a formarse son individuos tan débiles y sensibles que resulten incapacitados para lo único fundamental, es decir, para andar por esta vida.

Diccionario de neolenguaje (II)

Capacidad para crear trabajo se está reduciendo = Aumento desbocado del paro. Dicho hoy, 13 de mayo, por Zapatero en el Senado.

Flexiguridad = Despido libre. Dicen que lo combinarán con más cobertura de paro. Como si fuera gratis.

Rotación = despido. Tomado de El País: "menos restricciones legales para la contratación y rotación de trabajadores".

Lectura de los periódicos


Hoy he viajado a Brasil a una reunión con un cliente y, como siempre, en estas ocasiones, he leído todos los periódicos que he podido. En diez horas de viaje, además de trabajar el doble de concentrado que en la oficina, hay tiempo para leer varios periódicos, libros y ver alguna película.


Bien, sigue la polémica pepera, y cómo no todo el mundo toma partido en la batalla entre los supuestos renovadores del fósil Rajoy y los supuestos fósiles de los renovadores Aguirre y cía. El País, por supuesto toma partido por Rajoy y asocia a María San Gil con "el ala dura", según crónica de Carlos Cué:


Pero sobre todo es heredera política de Jaime Mayor Oreja, y pertenece al ala dura del PP, el grupo de dirigentes que reivindican que el partido debe mantener sus esencias y concentrarse en asuntos como la unidad de España, la lucha por la libertad en el País Vasco y el combate ideológico con los nacionalistas, cuyos objetivos asimilan a los de ETA.
En ese ala dura del PP, dominada en los últimos años por Esperanza Aguirre, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, y representada en los medios por la Cope y El Mundo, se está extendiendo cada vez más la idea de que Rajoy, inspirado por su rasputín, Pedro Arriola, ha decidido cambiar la línea del PP para suavizar su imagen y acercarse a los nacionalistas, imprescindibles para gobernar y sobre todo para evitar la imagen de soledad que tanto daño le ha hecho al PP en Cataluña y el País Vasco, las dos comunidades donde el partido ha obtenido los peores resultados.


Miguel Ángel Aguilar viene a decir lo mismo, más o menos. Es decir, ha habido consigna en Prisa y el mensaje es "ala dura". Y, por último, Fernando Garea dice que el PP sigue haciendo la misma oposición que la legislatura pasada y que está solo en el Parlamento:


Se dice que María San Gil abandona la ponencia política porque en ella se defiende la búsqueda del final del aislamiento político del PP, pero hoy su partido puede tener el único apoyo de Rosa Díez (UPyD) y el rechazo frontal de todos los demás partidos. Especialmente, su texto será rechazado por los nacionalistas, junto con el PSOE.
La proposición no de ley habla del uso del castellano en las autonomías con lenguas cooficiales y de la igualdad de derechos de todos los ciudadanos en todas las comunidades, en la línea con las posiciones que ha mantenido el PP en la anterior legislatura. Es decir, mantendrá la política territorial como objetivo prioritario de oposición.


En ABC, las cosas están más repartidas. En cuanto al criterio estratégico, lo tienen claro en el editorial:


Por otro lado, en cuanto a la cuestión de fondo, el PP no puede plantearse -y Rajoy no lo ha planteado- un acercamiento a los nacionalismos más radicales de la democracia, como son los que existen actualmente en el País Vasco y Cataluña. Sería un error que el PP se alineara con la idea de que sin nacionalistas no puede gobernar y despreciara el argumento contrario: el de que si los nacionalistas no se moderan, no podrán contar con el PP y quedarán a expensas del PSOE, como ha sucedido en Cataluña con CiU. Hay límites en el PP que ninguna redefinición de estrategias puede franquear. Y uno de ellos es el pacto con nacionalismos separatistas. La propia historia del PP da razones para no entrar en especulaciones con los nacionalistas. Ahora es fundamental para los populares construir un discurso acorde con su naturaleza de partido nacional, capaz de atraer y movilizar a ciudadanos que votan nacionalismo por inercia o que eligen al PSOE como segunda opción electoral.


Pero ya empiezan a asomar las voces contra la inacción de Rajoy. Ignacio Camacho, veladamente:


Da la sensación, sin embargo, de que su agobio ante la posibilidad de ver despreciada su combativa dedicación antinacionalista ha podido caer en un vacío de incomprensiones, y que en su alarmada preocupación ha encontrado demasiadas puertas cerradas y demasiados teléfonos fuera de cobertura. Y esto es lo inadmisible, lo incongruente, lo lamentable, más allá de la razón de fondo que pueda o no asistir su queja: que una referencia esencial, un activo tan valioso, un emblema tan caracterizado como el que representa esta mujer intachable pueda quedarse con la impresión de haber sido desoída, inatendida o hasta maltratada por el silencio, la indiferencia o la apatía de una cúpula ensimismada y ausente.


Martín Ferrand, sin contemplaciones: "La decadencia del PP, tremenda y acelerada, no está fatalmente predeterminada. Arranca de las varias veces demostrada incapacidad de Rajoy para enfrentarse a los desafíos que se le presentan. La astucia, y menos aún cuando se la entiende como dejación, no es nunca una herramienta política para el éxito."


Fuera del lío del PP me ha gustado la columan de Edurne Uriarte en ABC.



Con su inagotable y provocadora genialidad, Albert Boadella describía a Els Joglars en El Cultural como una empresa de Taiwan que hace allí los calcetines pero no vende ni uno solo en Taiwan. Es un problema comercial común a todos los ciudadanos reacios a la socialización nacionalista en Cataluña o en el País Vasco, que no vendemos un calcetín allí donde tenemos localizada la empresa. Fabrico parte de mis calcetines en mi Taiwan del norte, este artículo, sin ir más lejos, pero cosecho un estrepitoso fracaso en el mercado interior.
Los calcetines pueden haber alcanzado hechuras de concurso de diseño, pero no hay manera de superar el problema de la marca. O sea, yo misma. Y eso no se arregla como lo de la muñeca Nancy en los países musulmanes, colocándole un velo y hasta un burka, si es menester. No es Nancy el problema. Tampoco el calcetín. Lo son los fabricantes de las mercancías. Ya puedes hacer unos calcetines con el árbol de Gernika de estampado, que no conseguirás un cliente. Lo que es comprensible porque los clientes son ante todo prácticos y no quieren pasarse el día disimulando la marca de sus calcetines.
Es la gran diferencia entre los nacionalismos vasco y catalán y el español. Éste último también existe, por supuesto. Pero no es igual que los otros como a algunos tanto les gustaría para hacer su vida más simple. El español es abierto y plural. No expulsa sino que atrae, integra, absorbe. En ese mercado, vendes cualquier calcetín. Hay clientes para todos los estilos. De ahí la deslocalización de empresas en nuestros Taiwanes en busca de un mercado libre y abierto para sus sufridos calcetines.


De El Mundo no puedo enlazar nada, pues los artículos son sólo para suscriptores.

lunes, 12 de mayo de 2008

Desde hoy colaboro en este blog

Me han invitado a participar en este blog. A partir de hoy también contribuiré de vez en cuando en este interesante foro.

España irrelevante

Lo dice Pedro Nueno en La Vanguardia de hoy:

Es evidente que en nuestros días hay que vender continuamente. Nuestros gobernantes dedican la mayor parte de su energía a negociar entre ellos cosas internas y se olvidan de que hay países obsesionados en venderse bien al mundo. Es como si entrásemos en unos grandes almacenes y viésemos que los dependientes y sus encargados tienen entre ellos una discusión a muerte sobre quién debería atender a jóvenes, o a señoras mayores solas, o a caballeros mayores solos, o a parejas mayores, o a madres solas con niños pequeños, y así sucesivamente, y se gritasen unos a otros en la discusión, sin darse cuenta de que al final los clientes se iban a otra tienda donde les atendiesen rápido y bien. Quizás los dependientes y sus encargados pensaban que una vez repartido bien el pastel todo iría mejor y darían un servicio increíblemente bueno a sus clientes, pero no eran conscientes de que llevaban años dedicándose a discutir sobre el pastel sin atender la tienda y cada vez venía menos gente a comprar. Ojalá me equivoque pero el problema puede tener difícil arreglo.

Ganancias privadas, pérdidas socializadas

Por todos es sabido que los socialistas son amigos de lo ajeno. Casi siempre utilizan la coacción del Estado aunque de sobra conocidas son las ocasiones en las que han utilizado métodos ilegales. Pues bien, ahora quieren utilizar nuestro dinero para ayudar a los promotores que, después de forrarse con la especulación y el favor del poder, ven en peligro parte de estas ganancias.

Así lo cuenta El Confidencial hoy, de donde tomo el título de la entrada. Por supuesto, siempre hay una buena razón, como los mileuristas, los jóvenes, la dinamización del mercado o cualquier otra. Pero no nos dejemos engañar, es la forma de pagar favores a los promotores que tanto han contribuido de forma más o menos transparente a la financiación de los políticos. Me tranquiliza que el Pocero pueda seguir con la construcción de su megayate.

La crisis subprime

domingo, 11 de mayo de 2008

Diccionario de neolenguaje

Me propongo hacer un diccionario de neolengua zapaterista.

- A -
Antipatriota = Persona, generalmente bien informada, que dice que hay crisis económica

- C -
Conducción temporal de agua = Trasvase del Ebro

- D -
Derecho = Cualquier concepto, generalmente contrario a los valores tradicionales, que Zapatero quiere imponer en la sociedad. El Gobierno los crea y los destruye a su antojo.
Desaceleración = Crisis económica. Aunque la desaceleración esté muy acelerada, nunca será llamada crisis

- H -
Hombre de paz = Terrorista que quiere conseguir un cambio político mediante el chantaje


- I -
Igualdad = Aplicación de criterios diferentes en función de quién sea el sujeto de la decisión. Normalmente aplicada a las mujeres.

- L -
Libertad religiosa = Regulación tendente a desmontar la influencia de la Iglesia Católica

- P -
Proceso de paz = Negociación política con terroristas

Chacón se pone dura con los militares

Ha sido bastante comentado la orden de Chacón de prohibir el acceso a páginas de internet como Marca, As o Interviú en los cuarteles. Pinchar en la imagen.



Cría cuervos...


Me quedo estupefacto al leer unas declaraciones del Rey Juan Carlos sobre Zapatero hoy en El Mundo:

- "Majestad, ¿me permite hacerle una pregunta?", le preguntó la periodista.
El Rey accedió: "Dime, dime".
- "Estoy preparando un reportaje sobre el presidente Zapatero. ¿Podría darme, por favor, su opinión sobre él, como persona?", preguntó Ibaibarriaga.
- El Rey respondió: "Sí. Es un hombre muy honesto. Muy recto. Que no divaga. O sea, la gente cree que hace cosas así... como divagando" (la periodista describe entonces cómo el Rey levanta la mano y la hace oscilar de un lado a otro). "Pero no hay nada de eso", señaló Don Juan Carlos.- El Rey lo subrayó: "El sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas. Tiene profundas convicciones. Es un ser humano íntegro".
- La periodista insistió: "Y sin embargo, le siguen considerando un enigma". - "Bueno, quizá por la forma de las cejas, el gesto, los ojos, esa sonrisa particular... Pero lo importante es el valor de lo que hay detrás de todo eso: un hombre recto", respondió el Rey

Me produce miedo leer estas palabras del Rey. Si Zapatero, que ha mentido en cuantas ocasiones ha tenido, es un hombre recto, ¿qué criterio tiene el Rey? Por otro lado, esa dirección en la que nos lleva Zapatero en toda su rectitud, ¿es la que le gusta al Rey?

Su Majestad no sé si da cuenta de que él es el Rey de todos los españoles y que precisamente los que podemos apoyar la Monarquía como sistema de Gobierno somos los que no apoyamos la dirección en la que va Zapatero. Es más, esa dirección sería la de la República, Federal Española, sin sitio ni para el Rey ni para sus herederos. Al fin y al cabo, el Rey y sus herederos tienen suficiente dinero ya como para vivir sin tener que cumplir con el duro trabajo de Rey. Además, Zapatero no le hace trabajar mucho, la verdad.

Federico lo dice mejor que yo. Pero Agapito Maestre es demoledor:

En efecto, ese litigio fue resuelto hace tiempo. Escrito está en este periódico, perdón por citar mis columnas de hace tres o cuatro años, que el problema de la monarquía en España era un asunto entre el Rey y los socialistas; serían ellos los únicos que podían dirimir ese asunto. Los otros partidos eran comparsas frente al fuerte tejido de negocios económicos, tratos sociales y relaciones políticas que se había formado entre el monarca y los socialistas desde la muerte de Franco hasta hoy. Finalmente, todo ha quedado aclarado, y bien dicho, el Rey sabe perfectamente el lugar que le ha sido asignado por los socialistas.
Sin embargo, en ese contexto terriblemente ideológico y lleno de medias verdades y mentiras terribles, la gente de la calle no menos que los "analistas" políticos de salón se hace preguntas del tipo: ¿quién tiene a quién cogido por sus partes más sensibles? ¿Controla el rey a los socialistas o viceversa? ¿Quién de las dos partes ostenta más poder sobre la otra? En fin, ¿quién manda sobre quién? Son preguntas sencillas de responder. Las respuestas son triviales. Las preguntas ofenden a la inteligencia tanto como las respuestas. La realidad está delante de nosotros, al alcance de una inteligencia media, pero la gente prefiere "distraerse", en el sentido que esta palabra tiene inglés, o sea, engañarse, confundirse y perturbarse –"suicidarse"–, con estas preguntitas y respuestas inútiles, en fin, con estas imágenes que el poder socialista construye sobre lo evidente para distorsionarlo, para convertir lo real en ficción. Engaño.
Volvamos, pues, a la verdad y levantemos acta de lo obvio: Juan Carlos I, el Rey de la España confederal y asimétrica, está no menos que Rajoy a las órdenes de Zapatero.

sábado, 10 de mayo de 2008

Esta vez, sí

Vuelve el Gobierno a recorrer el mismo camino que empezó a recorrer la legislatura anterior. El programa de gobierno que ha presentado la vicepresidenta va a desarrollar los siguientes temas:

  • Libertad religiosa
  • Aborto libre
  • Reforma Constitucional
  • Eutanasia
En definitiva, más o menos lo mismo con lo que comenzaron en 2004, además de la guerra de Irak y el proceso de paz, este oculto por el momento. Sin embargo, esta vez, sí lo conseguirá una vez que han conseguido convencer al PP de que oponerse al Gobierno es crear crispación y éstos de que con la crispación nunca podrán ganar. Así, el PP dirá que no le parece bien, pero pactará y tragará cambios irreversibles que consagrarán la cultura de la muerte y el dominio del Estado sobre la sociedad. Para hacer esto, el mejor es Gallardón. Estará en contra de los matrimonios homosexuales, pero él los oficia como el primero. Y veremos a Esperanza Aguirre y a Camps subvencionando el aborto en la Sanidad Pública de sus comunidades autónomas respectivas. Al tiempo.

Por fin, la libertad


Ha anunciado De la Vega que Zapatero nos va a dar más derechos. Por fin, nos va a conceder el derecho a la libertad religiosa y nos va a librar de la opresión que nos obliga a creer en Dios. Ha dicho la vicepresidenta que hasta los que no creen tendrán libertad para defender sus creencias: “Vamos a proteger la libertad de quienes no creen en Dios”. Ya sabemos todos que hasta ahora hasta los ateos estaban obligados a creer en Dios. Se veía a Zapatero muy molesto todos los domingos en misa, rechinando los dientes, intentando creer pero sin conseguirlo.

Por suerte, ya no nos multará la Guardia Civil por no haber rezado antes de salir de viaje pidiendo la protección de San Cristóbal, ni nos tendremos que encomendar a San Antonio para encontrar las cosas que perdíamos, ni Santa Rita será parada obligatoria para conseguir lo imposible. ¿Y qué me dicen de tener que llevar exvotos para pedir la curación de alguien?

Pues los del diario Público, al parecer sí interpretan que es contra alguien, pues sus diez mandamientos rezan así:

I. Educarás en igualdad
II. No sermonearás fuera del púlpito
III. No impondrás tus símbolos al Estado
IV. No mezclarás la gloria terrenal y celestial
V. No acapararás las fiestas del calendario
VI. No invadirás instituciones públicas
VII. Cuidarás de tu propio patrimonio
VIII. Acatarás la ley de datos
IX. No utilizarás los medios públicos
X. Te autofinanciarás

Me gustan más estos otros que propone Elentir:

I. Educarás en Libertad
II. No pisotearás la Constitución y los derechos humanos
III. No impondrás ninguna lengua a los demás
IV. Respetarás la libertad de mercado
V. No perseguirás a los objetores de conciencia
VI. No invadirás la vida privada de las personas
VII. No cederás ante piratas y terroristas
VIII. No santificarás a los titiriteros
IX. No utilizarás los medios públicos para imponer tu ideología
X. Los partidos y sindicatos se autofinanciarán

¿Por qué les molesta tanto?

¿Es el enemigo?

Gila era genial

Coslada confidencial

Ayer se destapó una trama policial de extorsión, liderada por el "sheriff" Ginés. Como en la magnífica película L.A. Confidential, pero sin Kim Basinger.

Sentido común

Rajoy tiene un programa claro. El programa del sentido común. Es cierto que desde la pasada legislatura ha apelado continuamente al sentido común y a la responsabilidad. La cuestión es que el sentido común de Rajoy es el sentido común de Rajoy y como decía el filósofo, es el menos común de los sentidos, como se ha demostrado en las últimas elecciones.

Ahora el sentido común de Rajoy es diferente del de hace tan sólo unas semanas, cuando llamaba mentiroso a Zapatero hasta catorce veces en el debate. ¿Qué ideas hay detrás? No se sabe, sólo es sentido común.

Interesante lo que dice Voltaire en su diccionario filosófico:

Algunas veces se encuentra en las expresiones vulgares una imagen de lo que pasa en el fondo del corazón de todos los hombres. Sensus communis significaba para los romanos, además de sentido común, humildad, sensibilidad. Como nosotros no valemos tanto como los romanos, esa palabra no significa para nosotros mas que la mitad de lo que significaba para ellos. Sólo significa el buen sentido; razón tosca, razón sin pulir, primera noción de las cosas ordinarias, estado intermedio entre la estupidez y el ingenio. Decir que un hombre no tiene sentido común, es decir una injuria muy grosera; pero decir que tiene sentido común, también es una injuria, porque es significar que no es completamente estúpido, pero que carece de inteligencia: ¿De dónde trae su etimología la frase «sentido común» si no la trae de los sentidos? Cuando los hombres inventaron esa palabra, estaban convencidos de que todo penetraba en el alma por medio de los sentidos; a no ser así, ¿hubieran empleado la palabra «sentidos» para designar la razón común?

Zapatero, ¿antipatriota?

Lo que decía el 9 de enero



Y ayer

viernes, 9 de mayo de 2008

Astarloa y Montoro, fuera del PP

¿Cómo es posible? ¿Acaso no se han enterado Astarloa y Montoro de la nueva estrategia Sorayesca de la oposición primaveral al Gobierno?

Leo estupefacto que Astarloa le dijo ayer a Conde Pumpido, lo siguiente: "Usted no sólo es poco idóneo para el cargo de fiscal general. Es el menos idóneo"; "Usted ha perdido el prestigio a chorros;"no ha sido el fiscal general del Estado, ni siquiera del Gobierno, sino el de las ideas de un partido político"; "ha convertido la ley en un chicle, para hacer una cosa y su contraria". Pura crispación, ¿no les parece?

¿Y Montoro? Es terrible el nivel de crítica de Montoro a Solbes que, sin duda, no está en línea con el nuevo "sentido común y responsabilidad" de Rajoy. Montoro, dijo: "Me va a tocar hacer una traducción simultánea de unas palabras en esta legislatura. Quiero llamarle al pan, pan; al vino, vino y a la crisis económica, crisis económica, señor vicepresidente, y no como hace usted con fase bajista del ciclo";"nos trae medidas que son auténticos parches, cuando la economía española lo que necsita son nuevas ruedas".

Este tono no es el adecuado, ¿volvemos a la crispación? Mariano, esto hay que solucionarlo. Ya.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Clases de Zapatero sobre economía

Con el pelota Del Olmo:



Y aquí, con los periodistas, licuados ante el Gran Timonel:



Más:



Mientras, el paro aumenta más que nunca en abril, los pensionistas aumentan más que las afiliaciones. ¿Se acerca el fin de la Seguridad Social? En El Confidencial.

Se equivoca Gustavo de Arístegui


Leo en El Confidencial Digital unas declaraciones de Gustavo de Arístegui: aunque Rajoy es “una persona extraordinariamente sólida”, no obtendría ningún apoyo “si tuviese de ‘número dos’ a Chikilicuatre y su guitarra”.


No estoy de acuerdo con él. Más bien al contrario, en la España chiquilicuatre (DRAE: Zascandil, mequetrefe), lo que tiene éxito es Chiquilicuatre y su guitarra, los clichés y la superficialidad, la vida fácil, mejor dicho, facilitada por el Estado y la falta de responsabilidad. En este España chiquilicuatre, lo que tendría éxito no es que el número dos de Rajoy fuera el histrión que nos representará en Eurovisión, sino que el mismo Rajoy se convirtiera en Chiquilicuatre. Y quizás en eso está.


P.D.: Para hacer homenaje a Chiquilicuatre, me pasan por correo electrónico el ChiquiBarça:


Uno, sin championlij

Dos, sin copalreij

Tres, sin ligaspaña

Cuatro, er paseíllo

Baila el chiki-barsa se lleva mogollón,

lo baila Laporta y lo baila Calderón,..


Falta el cinco, er cuatro uno. ¡Qué paliza!

martes, 6 de mayo de 2008

Impuestos

Encuentro en la web esta herramienta que permite calcular los impuestos que se pagan. Lo que es curioso es que todo el mundo, independientemente de cuánto gane paga aproximadamente el 50% de lo que gana al Estado en diferentes conceptos.

Para que nuestro ejército escolte a los piratas somalíes, tras repartirles el rescate o para que vivan todos los paniaguados que viven a costa del Estado. Es urgente un movimiento ciudadano a favor de la reducción drástica de impuestos. Nunca se debería pagar más de un 30% de la renta. Es el despojo legal del que hablaba Bastiat y que citábamos el otro día.

lunes, 5 de mayo de 2008

"Yo, lo que diga el jefe"


Leí ayer en ABC una entrevista a Francisco Camps, caudillo de los peperos valencianos, en la que dice: «yo apoyaré todo lo que haga Mariano Rajoy en el congreso». ¿Todo?

No entiendo que los partidos políticos en España tengan que tener esta unanimidad soviética. Parece que la adhesión al líder máximo es casi como la que había que profesar a Stalin en sus buenos tiempos. Aunque ya lo definió Alfonso Guerra en su día cuando decía "el que se mueve no sale en la foto". En cualquier caso, la situación del PP es catatónica, terminal. Lo único que ha hecho el PP desde que perdió las elecciones, ha sido cesar en su labor opositora y en adorar al gran timonel Rajoy, el cual ya ha dado muestras suficientes de que para él lo importante es llegar a gobernar. Da igual con qué programa. Lo bueno, y así lo certifican muchos analistas y periodistas afines, es que gobiernen los nuestros, los del PP.

Lo dice bien El Capitán Trueno:

Frente a los que opinan que Mariano Rajoy no ha entendido el mensaje de las pasadas elecciones, creo muy al contrario que sí, que el líder 'popular' lo ha comprendido perfectamente. Ha columbrado que para alcanzar el poder a corto plazo hay que hacer como ZP, abandonar los principios y los valores de la democracia liberal y lanzarse a la piscina del populismo. Rajoy ha iniciado lo que parafraseando al ideólogo liberal Hayek podríamos llamar un camino de servidumbre, y se ha echado en brazos del populismo, como lo denuncia su agresivo alegato de Elche, donde clama por un partido sin ideología, como el PSOE de Zapatero, que trate de contentar a todo el mundo y que en nombre de lo 'popular', se ceda a los privilegios localistas.

Esta adhesión inquebrantable que todos los llamados "barones" (en realidad, no son más que caciques locales, reyes de sus pequeñas taifas de La Rioja, de Murcia y demás) están profesando a Rajoy no es más que la forma para asegurarse su poltrona y evitar una renovación radical del partido, evitar que triunfen las ideas que inevitablemente acabarían con sus posiciones de privilegio. Porque lo que España necesita para progresar en el futuro es una reforma radical de las estructuras gobernantes, quitar poder al Gobierno (a todos los gobiernos) y todo eso les haría irrelevantes. Lo peor es que Rajoy, apoyándose en estos "barones", se va a convertir en su rehén y no podrá hacer, ni siquiera debatir las ideas que puedan situar a España en el futuro.

Mientras Rajoy se convierte en el gran timonel, el Gobierno campa a sus anchas sin nadie que se le oponga. Bueno, sí. Rosa Díez, "la oposición (por ser una)", sí tiene iniciativas. Cosas que podrían merecer algún comentario de algún portavoz del PP:

1. La crisis económica: bajada del consumo, subida del paro, sistema crediticio bajo mínimos, etc. El Banco de España, gobernado por el amigo del Gobierno, MAFO, certifica la crisis en todo su dramatismoy deja al descubierto las mentiras de Zapatero y Solbes durante la campaña.
2. Pago del rescate por parte del Gobierno y dejar a los piratas somalíes libres. Hoy El País informaba que el CNI había intervenido en el pago.
3. Revelaciones sobre el caso del chivatazo a ETA de hace dos años y que Garzón retrasa y oculta bajo el secreto del sumario. Parece que uno de los teléfonos del chivatazo pertenecía a un alto cargo de Interior.
4. Escándalo de la contratación de Taguas por parte de SEOPAN.
5. Encarcelamiento, ahora sí, de la alcaldesa de ANV de Mondragón. Hace un año se podía presentar a las elecciones porque era una candidatura "limpia". Como la patochada de las mociones éticas del PNV no cuaja, utilizamos a Garzón.

Y Rajoy viajando a Siberia para buscar el campo en el que internar a los disidentes.

domingo, 4 de mayo de 2008

Leopoldo Calvo-Sotelo


Ayer murió Leopoldo Calvo-Sotelo, que fue presidente durante apenas dos años entre 1981 y 1982. Las circunstancias de la época eran terribles con una crisis política, social y económica y con los militares acechando para dar un golpe.


Hoy, por tanto, era día para semblanzas y elogios varios, incluso de sus más conspicuos enemigos. Escriben Rajoy, Aznar, Felipe González, todos los articulistas, y todos, casi sin excepción elogian su persona y su labor. El que más me ha sorprendido, viniendo de un enemigo es el de Miguel Ángel Aguilar, que elogia también la vasta cultura y el talante democrático (éste sí que tenía buen talante) de Calvo-Sotelo. No me ha sorprendido por cínico, falso y mentiroso, el artículo de Felipe González. Dice: "tuvo que resistir muchas presiones". Efectivamente, la que el leal Felipe hizo como oposición. A la población se le han olvidado aquellos años de la transición. Eso sí que era crispación y no el pobre Zaplana. Y Cebrián, con vitriolo almibarado.


Pero, como casi siempre, me parece que el que da en el clavo, es Federico. Hace un breve retrato y no sólo se fija en los brillos del personaje, sino también en el lado oscuro y en las consecuencias que tuvo su actuación para España. Calvo-Sotelo fue un hombre discreto y prudente, pero dejó al centro-derecha sin posibilidad alguna de gobernar en muchos años. Los que el PSOE aprovechó para saquear España.


Descanse en Paz.