domingo, 15 de agosto de 2010

Homologaciones


Llegué ayer de un viaje de quince días por la Selva Negra y la Alsacia. No he tenido fuerzas para actualizar el blog durante las vacaciones. Viene bien un poco de higiene mental a base de vida familiar, pueblitos medievales, paseos por la montaña, cascadas, paisajes de bosques tupidos, buena comida y buen vino. El año es muy duro. Además, mi incapacidad para entender el alemán no me ha permitido hacer una crónica de la vida rural alemana a través de sus periódicos. Tampoco he estado desconectado, pues en estos días he tenido que atender varias llamadas telefónicas y revisar algún documento que entregábamos a un cliente. Poca cosa, en realidad, pero lo suficiente para leer los titulares de estos días de la prensa española.

Regresado ayer a España, leo en los digitales que el inefable Pepiño, tan admirado por uno de mis colegas de trabajo, ha dicho que los impuestos en España son muy bajos. Según el activo ministro, "si hay que pedir nuevos esfuerzos a los españoles lo haré, lo haré en los PGE (...). La idea del Gobierno es que esos esfuerzo van a ser para aquellos con alta capacidad económica".

Sin comparar nuestros impuestos con los de otros países, no entiendo que pagar más de la mitad del sueldo al erario para los salarios por encima de los 60 mil euros sea pagar poco (es más del 50%, puesto que el tipo medio de un salario de 60 mil euros puede andar alrededor del 37% a lo que hay que sumar el IVA medio, que es del 14% y todas las tasas e impuestos especiales que se pagan).

Pero el ministro dice que hay que "homologar" los impuestos con los países de la UE. Si el ministro se refiere al tipo marginal del IRPF, o yerra o miente. Como no creo en su ignorancia, me tengo que inclinar por la mentira.

Para salir de dudas, consulto el informe Taxation trends in the European Union de Eurostat y encuentro que es cierto que hay países que tienen un tipo marginal del IRPF superior al español: Bélgica, 53.7%; Dinamarca, 51.5%; Alemania, 47.5%; Grecia, 45%; Francia, 45.8%; Italia, 45.2%; Holanda, 52%; Finlandia, 48.6%; Suecia, 56.4% y Austria, 50%; Reino Unido, 50%. Son once de los 27 países de la UE. El resto tienen tipos que varían del 10% de Bulgaria al 42% de Portugal. La media aritmética es del 37.5% de la UE27 y de 42.4% para la zona euro. Es decir, la tasa marginal española es más alta que la media en ambos casos.

Y puestos a homologar, ¿por qué no empezamos a homologar a nuestros ministros? ¿Soñaría Pepiño con ese curriculum ser ministro en cualquier país europeo? Ni en sus peores pesadillas los europeos serios tendrían ministros como los nuestros.