Mostrando entradas con la etiqueta Crisis económica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crisis económica. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de abril de 2011

No todos son tan optimistas

La semana pasada, a pesar de la caída de Portugal en las garras de la ortodoxia presupuestaria europea para hacer frente a sus compromisos con acreedores, nuestra deuda soberana resistió bien y el diferencial g con el bono alemán no creció. Es más, todo fueron elogios para Zapatero y Salgado, incluso del FT. Creo que todo es una campaña de marketing para que los malvados mercados no nos castiguen. Parece que los analistas financieros se guían por el marketing político más que por los fríos análisis de números y políticas. Sin embargo, hoy un artículo bien razonado en el mismo periódico explica por qué España será la siguiente en caer: But the Spanish private sector debt-to-GDP ratio is 170 per cent. The current account deficit peaked at 10 per cent of GDP in 2008, but remains unsustainably high, with projected rates of more than 3 per cent until 2015. This means that Spain will continue to accumulate net foreign debt. The country’s net international investment position – the difference between external financial assets and external liabilities – was minus €926bn at the end of 2010, according to the Bank of Spain, or almost 90 per cent of GDP. If my hunch on the Spanish property market proves correct, I would expect the Spanish banking sector to need more capital than is currently estimated. It is hard to say how much because we are well outside the scope of forecasting models. When prices drop so fast, there will be much endogenous pressure that no stress test could ever capture. The mix of high external indebtedness, the fragility of the financial sector and the probability of further declines in asset prices increase the probability of a funding squeeze at some point. And that means that Spain will be the next country to seek financial assistance from the EU and the International Monetary Fund. As for the large number of official statements that Spain is safe, I think they are merely a metric of the complacency that has characterised the European crisis from the start.

sábado, 2 de abril de 2011

Cataluña como Portugal

El NYT compara la situación de déficit presupuestario en Cataluña con la de Portugal.

Indeed, the failure of Catalonia and eight other regions to meet their 2010 deficit targets has helped to keep worries about Spain’s long-term financial footing alive, despite significant improvement at the national level.

Catalonia, which has traditionally been one of the wealthiest and most industrialized regions in Spain, is now among its worst performers.

Its recently elected government faces the daunting task of having to cut its budget deficit by two-thirds this year to fall back in line with targets set by the central government. At the same time, borrowing costs are rising, adding to an already heavy debt pile.

“For the general population, there has been surprise and even shock at the state of our finances,” Andreu Mas-Colell, the finance minister of Catalonia, said during an interview.

He is planning to cut public spending 10 percent this year, but still expects to have to borrow about €11 billion.

With an economy the size of Portugal’s, Catalonia accounts for 16 percent of the Spanish population, 19 percent of the country’s gross domestic product and 27 percent of its exports.

Catalonia’s €30.3 billion of debt, however, represents 28 percent of Spain’s combined regional debt pile, according to figures published in December by the Bank of Spain.

Y todavía demandarán ayuda por parte del resto de España para salvar su ruina. Este debate está encima de la mesa en EE.UU., donde los Estados bien gestionados no están por la labor de financiar a los Estados ruinosos. ¿Somos federalistas ahora o no?

martes, 1 de febrero de 2011

Yo acuso

Un ciudadano cabreado hace su particular "Yo acuso".


Yo, primo, acuso a José Luis Rodríguez Zapatero (y a sus lacayos –escuderos-) de no haber tenido los conocimientos necesarios para poder gestionar este tipo de situaciones, de no adoptar las medidas oportunas al principio de la crisis, de haber dilapidado el dinero del contribuyente en aceras como el Plan E y de pretender arreglar la crisis del paro con presuntas reformas que, con suerte, reducirían el paro en dos décimas. Le acuso de haber mantenido que íbamos a salir de la crisis mientras los datos le refutaban una y otra vez. Le acuso de haber llamado antipatriotas a aquellos que, usando la razón, tenían serias dudas sobre la recuperación española. Le acuso de escudarse en que la oposición no le ayudara, cuando eso, si uno es el Presidente del Gobierno de un Estado, resulta irrelevante. Y le acuso de mantener un sistema en el cual los jóvenes prefieren mayoritariamente ser funcionarios antes que empresarios o trabajadores. Se puede entender que antes de las elecciones no se enterara de lo que estaba ocurriendo. Que hiciera caso omiso después de éstas es lo que nos ha traído tantos problemas.

viernes, 28 de enero de 2011

Pensiones


Oyendo las radios estos días parece que se ha producido una revolución en torno a las pensiones. ¡Albricias! grita la prensa socialdemócrata, que es casi toda. Se está salvando nuestro sistema de pensiones, claman los políticos y los sindicalistas, como si hubieran conseguido inventar la máquina de agua. El maravilloso mecanismo para garantizar las pensiones de los futuros jubilados. Pensiones dignas, por supuesto. Esa dignidad de definición cambiante en función de lo que los políticos deciden. Tan pronto es digna una vivienda en el extrarradio más deprimido de una gran ciudad como un minipiso, dizque solución habitacional de aquella ministra Trujillo.

Nada más lejos de la realidad que el cuadro que nos quieren pintar. Esta reforma no es nada más que un brochazo de maquillaje para distraer a los "malvados mercados". No garantiza nada más que la miseria futura. El actual sistema de pensiones está sostenido sobre las cotizaciones de los trabajadores afiliados a la Seguridad Social en cada momento. España es un país en decadencia demográfica y económica, con poco pulso empresarial para atraer talento del exterior que garantice una actividad económica suficiente como para pagar a una masa de pensionistas como la que vamos a tener en el futuro. Es la gran pirámide de las pensiones. El fraude legalizado por los políticos. Madoff a su lado es un juego de niños.

El sistema que se consolida con esta reforma es además injusto por varios motivos. A los que estamos sosteniendo el sistema actual, nos están expropiando nuestra pensión para pagar a los pensionistas actuales y no nos quedará nada. Por otro lado, consolida un sistema que esclaviza al trabajador, anclándolo al país. ¿Quién podrá emigrar una vez que haya empezado a cotizar en España si necesita nada más que 38 años ahora para poder jubilarse? ¿Y quién que se haya ido a trabajar los primeros años de su vida al extranjero volverá a desarrollar su trabajo en España si no podrá cobrar una pensión aquí?

El sistema de capitalización es el único que puede garantizar, si se está en un país serio, que la gente cobra la pensión que cada uno decide, no la que decide el Gobierno en cada momento. Garantiza libertad de decisión, de retirarse a la edad a la que cada uno quiera o le parezca conveniente en función de sus ahorros y sus necesidades, permite la acumulación de capital a través del ahorro en activos y fondos de inversión que permitirán expandir la actividad económica.

Lo que más me subleva no es la reforma que, como destacaba Expansión hoy en su portada, recortará las pensiones futuras en un 20%, sino que nadie haya sido capaz de proponer un cambio radical del sistema. Evidentemente, no podemos esperar que el PSOE y los sindicalistas propongan un sistema de capitalización. Es metafísicamente imposible. Yo ya lo tenía asumido desde hace años que el sistema es insostenible y que no cobraré una pensión ni siquiera de las que Caldera considera dignas. Sin embargo, el PP sí debería haber hecho alguna propuesta alternativa a este sistema ruinoso. Pero no. El PP sólo ha hecho demagogia en torno a la edad de jubilación, poniéndose al lado de los sindicatos. ¡Puaj!

viernes, 7 de enero de 2011

Vendidos a los chinos


La prensa anda regocijada por la venida del viceprimer ministro chino Li Keqiang y ha sido calificado de nuestro particular Mr. Marshall que ayudará a paliar las dificultades de financiar nuestra deuda en este año 2011. No se dan cuenta políticos y periodistas del impacto desmoralizador que esto podría tener en la población española, si ésta reflexionara un poco. Como decían esta mañana en la radio, el proceso de empobrecimiento progresivo en el que estamos ha hecho que lo que en mi infancia eran cuestaciones para ayudar a gente en países como China se haya convertido en la ignominia de recibir a un destacado dirigente de una sangrienta dictadura comunista como nuestro salvador.

¿Sabrá el señor Li que aquí cuando se tima a alguien decimos que le hemos engañado como a un chino? Supongo que estará avisado y ya hoy nuestra deuda cotiza al alza. Es decir, que los chinos comprarán deuda, pero al tipo de interés del mercado. Es decir, como cualquier otro inversor normal y corriente. ¡Burda propaganda!

Jaime de Piniés en Libertad Digital
desinfla este optimismo desinformado:

En cuanto a la deuda española en sentido estricto, es decir todo aquello que da lugar a pagos fijos, bien sean de interés o amortización y no variables, el monto ascienda a 1.767.557 millones de euros y ha experimentado un crecimiento del 1,8% en relación al mismo periodo del pasado año; debido, sobre todo, al endeudamiento de todas las Administraciones Públicas, que ha crecido al 12%.

Tanto en su vertiente de deuda en sentido estricto como en la más lata de pasivo exterior, el problema del endeudamiento español es espinoso precisamente porque sigue creciendo y hay límites a lo que se puede pedir al mercado por mucha simpatía y alivio que nos quiera aportar el camarada Li. Seguimos anclados en un diferencial del bono español a 10 años frente a Alemania de cerca de 250 puntos básicos y esto es muy caro para nuestra maltrecha competitividad. Supongo que nuestros invitados asiáticos leerán con cierto pavor las denuncias de Artur Mas que apuntan a un déficit público en Cataluña que supera el 50% de lo conocido hasta hace unos pocos días. Un camino de rectificaciones que recuerda el trazado por Grecia e Irlanda. ¿Qué sorpresas envenenadas tendrán las demás comunidades autónomas? El tiempo lo dirá.

Suponiendo que hay límites al crédito que podamos pedir como nación, hay solo tres formas para dar vuelta al difícil problema del pasivo neto: una, devaluación e inflación (opción no permitida dentro del euro); dos, mejorar nuestra competitividad (algo que requiere bastante más esfuerzo y reformas que las emprendidas por nuestro Gobierno y, casi con toda seguridad, también un recorte de los salarios reales y demás factores de coste que podamos controlar); y tres, seguir frenando la demanda nacional (senda en la que nos encontramos y que habida cuenta a que el pasivo neto sigue creciendo, dibuja un largo periodo de estancamiento). Todas estas vías de corrección tienen costes y el transcurso del tiempo hace que algunas opciones dejen de ser políticamente viables, léase, la tercera opción. Cuando llegue ese momento veremos si optamos por el camino de las reformas y la sensatez económica, ojala sea así, o por el abandono del euro. El tiempo también lo dirá.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Salvando a la banca


Esta semana la única prensa en papel que he leído ha sido el WSJ, parte del imperio satánico de Murdoch, ya se sabe, le derecha extrema aliada del capitalismo explotador. A mí me gusta y encuentro en él artículos de opinión que no son fáciles de encontrar en ningún otro periódico. Será lo de la derecha extrema.

El jueves, en la sección de opinión, había un artículo de un procesor de la Booth School of Business de la Universidad de Chicago en el que argumentaba que la crisis de deuda europea no es más que una pantomima para rescatar a los bancos europeos de los posibles riesgos de impago por parte del Estado irlandés. Como se veía en una entrada anterior, la deuda pública irlandesa está mayoritariamente (más del 50%) en manos de bancos europeos, que tendrían un gran quebranto en el caso de que los irlandeses reestructuraran su deuda o salgan del euro.


This is not, in fact, an Irish bailout. It's a bailout of the European (including British) banks that lent a lot of money to the Irish government and Irish banks. If European governments want to bail out their banks, let them do so directly and openly—not via the subterfuge of country bailouts. Then they should face the music: How is it that two years after the great financial crisis, European banks make so-called systemically dangerous sovereign bets, earn nice yields, and then get bailed out again and again?
European bank regulators should announce that sovereign debt is not risk-free, and that their banks need capital against sovereign loans, or they need to buy insurance (credit default swaps) against sovereign exposure. Will taking this step hurt bank profits? Well, yes. Sorry. That game, at taxpayer expense, is over.
...
There are two lessons from this insight. First, given that the Europeans will not let governments default, they must insist on long-term financing of government debt. Debt and deficit limits will not be enough. Second, the way to handle a refinancing crisis is with a big forced swap of maturing short-term debt for long-term debt. This is what "default" or "restructuring" really means, and it is not the end of the world.

Governments like to roll over short-term debt for exactly the same reasons Bear Stearns and Lehman Brothers did: It looks cheaper—at least until the crisis comes. But buying insurance is always expensive.

It's far less expensive than bailing out everyone, which is impossible. The party has to end somewhere. If not with Ireland, then with Spain. If not with Spain, then with Italy. If not Italy, then Germany. If not with Germany, then with printed euros and inflation.


Son las consecuencias de la perversa alianza entre políticos y banqueros. Aquéllos gastan más de lo que ingresan y se endeudan de forma salvaje, esa deuda la compran los banqueros, que esperan que los políticos acudan al rescate si alguno de sus activos se deprecia más de lo que les apetece. Y, al final, todo lo pagan unos esquilmados contribuyentes.
Desde mi punto de vista, tiene toda la razón. Una vez más, los contribuyentes al rescate de unos banqueros y unos políticos irresponsables

lunes, 29 de noviembre de 2010

Excelente programa de debate

Dicen que esta cadena de TV es de extrema derecha. En realidad, ahora se dice derecha extrema. A mí me parece que explican bien las cosas.



Es largo, pero se entiende muy bien la crisis de la deuda.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Malvados mercados

Este interesante gráfico muestra quiénes son los tenedores de deuda de los diferentes países. Italia y España son los países en los que una mayor proporción de la deuda está en manos de residentes en el país. Es decir, que entidades financieras y particulares españoles son los acreedores del Reino de España en casi un 60% y que los bancos europeos tienen en torno al 25% de nuestra deuda pública. En definitiva, que el riesgo que España tiene para los europeos en caso de quiebra es de alrededor de 150 mil millones de euros. Teniendo en cuenta que el rescate de Irlanda supone un fondo de 90 mil millones, no parece tanto.

En realidad el rescate de Irlanda no es más que la tabla de salvación para muchos bancos europeos que son dueños del 70% de la deuda irlandesa. Y éste ha sido causado por la quiebra de su sistema financiero al que el Estado rescató de la quiebra tras tener que reconocer cuantiosas pérdidas del sector inmobiliario.

¿Cuál puede ser la perpectiva de España con esta situación? En caso de quiebra del sector financiero (dicen que un 30% del sector estaría quebrado si se reconocieran las pérdidas inmobiliarias que tienen en sus balances. Es curioso porque son los bancos en mala situación financiera los que están comprando deuda del Estado que en caso de crisis les tendría que rescatar de la quiebra con más emisiones de deuda que ¿quién podría comprar? ¿a qué tipo de interés? El riesgo, como se puede ver es alto y no augura nada bueno para los contribuyentes españoles, que vamos a ser sangrados en los próximos años.

Y, por último, ¿quiénes son esos malvados mercados que hacen subir el tipo de interés de nuestra deuda? ¿No serán los mismos banqueros españoles que se reunieron ayer con Zapatero?

La pantomima

Ayer ae vivió otro de esos momentos trágicos de la historia de España. Para intentar calmar a los agresivos mercados, a esos especuladores malvados, a los capitalistas sin escrúpulos, Zapatero se reunió con los altos directivos de las empresas más grandes de España. Una parte importante de nuestra economía, pero una pequeña parte al fin y al cabo. No soy capaz de dar cifras, pero no creo que supongan una proporción muy alta de nuestro PIB. Todo para la foto.

En realidad, no son empresarios en el sentido estricto de la palabra. Son unos empleados destacados a los que los consejeros de sus correspondientes empresas han colocado en esa posición. Ni siquiera se puede decir que los accionistas han decidido delegar a estas personas la gestión de sus empresas, pues los consejos no siempre representan a la mayoría del accionariado de una empresa, especialmente cuando ésta está muy distribuido. Algunos son herederos de unos emporios que sus padres o abuelos crearon en tiempos de Franco y que ellos han expandido, en muchos casos, al calor de la inmensa inversión o gasto públicos que ha habido en España en los últimos tiempos.

El formato de la reunión no daba para debate, ni para intercambio de ideas, ni para nada. Cada uno de los asistentes tenía 3 minutos para contar su libro. Supongo que unos pedirían más inversión pública en infraestructuras para relanzar la actividad de construcción, otros pedirían ayudas para el automóvil, otros que se aumenten las subvenciones a las renovables y así. Poco de lo que realmente es necesario.

La semana pasada, esos miemos dirigentes empresariales le enviaron una carta al Rey mostrándole su preocupación por el futuro de España y ampararon un encomiable trabajo llamado Transforma España. ¿Por qué en este momento? Probablemente, porque se ha acabado la mamandurria de la que han vivido todos estos listos durante muchos años y ahora se dan cuenta de que España en su configuración actual es insostenible. No decían eso cuando el Gobierno de turno les daban pingües subvenciones o cuando aprobaba esquemas tarifarios abusivos o cuando concedía licencias sólo a empresas españolas. ¿No es extraño que en España no haya entrado nuna ninguna constructora internacional?

Los empresarios le enviaron su misiva ¡al Rey! El Rey es probablemente uno de los problemas más graves de España. Su tiempo pasó y su poder de influencia es mínimo, ya que muchos creen que está cogido por varios sitios y que ha sido chantajeado para ocultar algunas maniobras no muy claras. ¿Por qué se empeña en mantenerse en el trono y no abdica en su hijo?

Las declaraciones, todas oficiales, no dicen nada más que habrá más transparencia y que se acelerarán las reformas. Y como decía aquél, todo esfuerzo baldío conduce a la melancolía.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Salir del euro

Muy interesante este artículo de Douglas Carswell, un diputado conservador británico, sobre el caso irlandés. La tesis es que en lugar de rescatar a Irlanda de su crisis de deuda, deberíamos ayudarla a salir del euro y a apoyar que deje de pagar sus deudas.

A prosperous Ireland is in Britain’s interest, as the chancellor, George Osborne, was quick to tell the House of Commons. It is not simply a case of economics. There is scarcely a street in Britain in which family ties do not bind the fate of our two islands. It is precisely because we want to see Ireland prosper that we should help it escape from the euro. It was euro membership, with ruinously low interest rates for more than a decade, that plunged Ireland into the economic abyss. Diehard euro advocates might ignore reality, but if Ireland had had interest rates set according to the needs of the Irish economy rather than a wider eurozone, it would not be in this credit-fuelled mess today.

For all the fanfare, the bailout has not reduced the amount Ireland owes by a single euro. Rather, it has seen Ireland accept more debt. Ireland has now gone beyond the point at which it can pay back what it owes. The country can either spend miserable years trapped in debt, with high taxes and higher emigration, or it can decouple from the euro – and default.

Decouple and default works. Remember how the political elite in Argentina, as in Ireland, pegged their own currency to another? Yet when the peso was decoupled from the dollar and Argentina defaulted in 2002, it was free to grow again. Argentina has been chugging along at an enviable 7% to 8% annual growth each year since.

Defaulting on its debts – impossible while Ireland remains in the euro – could follow if it were to decouple. While no one would ever then want to lend Ireland such mountains of money again, would that be such a bad thing?


Probablemente, cuando le llegue el turno a España y a este paso va a ser en semanas, la única salida será la salida del euro y el "default". Todos más pobres, en definitiva. Como Argentina. Lo siguiente será Alfredo Rubalcaba de Kirchner, apoyado en los piqueteros de UGT.

jueves, 25 de noviembre de 2010

España no es Irlanda


Ni falta que me importa, que diría aquél.

En realidad, España es peor que Irlanda, pues la capacidad de recuperación de España una vez caída en el pozo, se me antoja menor que la de Irlanda. Está claro que ya no podemos engañar a mucha gente y que la desconfianza en nuestra capacidad de devolver las deudas que contraigamos en el futuro sube cada día.

Ayer tuve la ocasión, durante el viaje a Sudáfrica de leer una buena pila de periódicos: cuatro periódicos nacionales (El Mundo, El País, ABC y El Economista) y tres internacionales (WSJ, IHT y FT). Todos ellos plagados de análisis sobre la crisis de deuda soberana europea. Todos coincidían en culpar a Merkel del incremento del riesgo país. Efectivamente, Merkel se niega a que los rescates de los Estados quebrados europeos se hagan única y exclusivamente con cargo a los contribuyentes europeos y sostiene que si hay rescates, los poseedores de deuda pública tendrán que aceptar quitas en sus activos. Es lógico, pues todo inversor sabe que cualquier inversión tiene un riesgo de no conseguir el retorno esperado. Lo que ocurría hasta ahora es que los inversores en bonos europeos pensaban que nunca se dejarían de pagar. Eso ayudaba a que las tipos de interés fueran menores. A menor riesgo, menor tipo. Es lógico que Merkel quiera proteger a sus ciudadanos, y por ende, su carrera política, del riesgo de cargar con los excesos de gentes como Zapatero, Papandreu y demás caterva insolvente. Quizás lo criticable es anunciarlo. Lo lógico habría sido hacer las quitas directamente a la argentina, como defendía alguien. Es decir, entrar en "default", renegociar la deuda y listo. Quizás sería peor esa situación a largo plazo.

Todo lleva a que hemos vivido durante muchos años por encima de nuestras posibilidades, gastando tanto el Estado como las familias más de lo que podían sostener a largo plazo y ahora se ven los resultados. Hasta el riesgo país se ha visto favorecido por el paraguas de la UE, hasta que los alemanes y los franceses se han hartado de, como se dice ahora, "la periferia de Europa", los PIIGS, nosotros.

El País era el único que rompía la unanimidad. La culpa de la situación de desconfianza de los inversores en la deuda española era ¡del PP! Sabía que Rajoy era malo, pero no me podía imaginar que lo fuera tanto que sin gobernar estuviera poniendo en riesgo la prosperidad de España. Lo de El País es realmente brutal. En el editorial de ayer titulado El PP tiene una deuda decía lo siguiente:

La tarea política prioritaria hoy es recuperar la confianza en la solvencia de las finanzas españolas. Pero el Gobierno no es la única institución implicada en esta labor. El primer partido de la oposición, el PP, tiene una responsabilidad manifiesta en la gestión del gasto público. Gobierna en varias autonomías y en muchos Ayuntamientos. Las costuras de la economía, intensamente presionadas por la falta de crédito y el hundimiento de la demanda, han empezado a romperse por los impagos de comunidades y Ayuntamientos a proveedores; se destruyen empleos y empresas, al tiempo que, por desgracia, no se coordinan políticas de contención del gasto y de la deuda en las instituciones que controlan más del 60% de los recursos del país.

El PP tiene una deuda de responsabilidad con la economía española. Una parte del déficit que pesa sobre las instituciones es imputable a decisiones tomadas por Gobiernos del PP. Puede eludir su responsabilidad, como ha venido haciendo hasta ahora, manteniendo la estrategia de desgaste del Gobierno sin aceptar ningún acuerdo que mejore la estabilidad económica; o puede honrarla, aceptando una negociación de un amplio acuerdo que contribuya a moderar el endeudamiento y el gasto de autonomías y Ayuntamientos y respalde el plan de austeridad del Gobierno. Ese acuerdo, que el Gobierno está obligado a proponer con criterios realistas, es imperativo porque a corto plazo resulta imposible mantener los niveles de gasto autonómico y local y es probable que en 2011 sean necesarios nuevos y drásticos recortes.

Es decir, que el PP tiene que ayudar al Gobierno en un pacto que éste todavía no ha propuesto. Más o menos lo mismo decía Javier Pradera unas páginas antes que anticipaban el editorial:

En el Pleno del Congreso de la pasada semana, Rajoy atribuyó el desmesurado crecimiento del desempleo a la personalidad y a la política de Zapatero. Cuatro millones ochocientos mil parados "ni surgen de repente ni se acumulan sin más": son el fruto de "una incompetencia concienzuda, voluntariosa y perseverante". El actual presidente del Gobierno "heredó un país próspero y lo deja en la ruina: se le dejó al alcance de la mano el pleno empleo y ha sembrado España de familias en paro". El principal problema de la economía española es Zapatero; mientras siga en el poder será imposible "que amanezca para los parados" a la luz de la cadena causal formada por la recuperación de la confianza, la circulación del crédito, el relanzamiento de la inversión y la creación de empleo.

En una cosa tiene razón Javier Pradera y es el error garrafal del PP y de Rajoy el identificar la crisis con Zapatero, pues parece que la victoria electoral de Mariano será el bálsamo de Fierabrás que curará todos nuestros males. Nada más lejos de la realidad y ahí se las darán todas.

martes, 23 de noviembre de 2010

Irlanda quebrada

Todo esto de la crisis de la deuda irlandesa es un episodio más de la terrible crisis financiera internacional, que bien podría ser un preludio de lo que puede pasar en España en unos meses o pocos años. El dinero barato hizo que los bancos irlandeses invirtieran en activos que con el tiempo se han demostrado ruinosos, principalmente inmuebles. Y el Estado irlandés en unas obras faraónicas que nunca debieron haber emprendido.

Según el FT, Irlanda ha cometido tres errores: incrementar el gasto público durante varios años que llevó a una subida de costes y de precios que minó la competitividad irlandesa y redujo la cuota de mercado de sus exportaciones, la mencionada burbuja inmobiliaria, respaldada y alentada por el gobierno irlandés y por último el rescate de los ruinosos bancos irlandeses por parte del Estado irlandés ha sido la gota que colmó el vaso.

También lo explican bien en Libertad Digital. No sé por qué esto que dicen que le ha pasado a Irlanda me suena que puede haber pasado en otro país muy, muy cercano.

¿Portugal? No, más cerca todavía.

sábado, 16 de octubre de 2010

Falta grandeza


Se ha anunciado el acuerdo de PSOE con PNV y CC para aprobar los presupuestos generales del Estado de 2011. Un acuerdo en el que ganan los nacionalistas de dos regiones con unos 4,5 millones de población y que van a permitir mantener a un gobierno incapaz de hacer nada que permita a los españoles salir de la crisis. Nótese que no espero que el gobierno saque a España de la crisis, sino que cree las condiciones para que los españoles podamos prosperar por nuestros propios, aunque cada vez más escasos, medios.

Zapatero nos ha vendido a vascos y canarios a cambio de que le permitan aguantar un año más en La Moncloa. Falta grandeza.

Primero, en el presidente. Si fuera un gran político, un patriota y alguien con una dignidad mínima, habría dimitido en mayo cuando España estuvo al borde de la quiebra y entramos en el protectorado germano-norteamericano. Pero es un pelele, un pusilánime que lo único que sabe es permanecer en el poder, aunque todas sus ideas de los últimos seis años se hayan mostrado nefastas en todos los ámbitos y sólo hayan servido para debilitar a España. Quizás la dimisión es mucho pedir. Lo lógico en mayo habría sido pedirle al PP una colaboración por ambas partes para establecer un gobierno de coalición que hiciera el ajuste duro y las reformas económicas que necesita el país. Un esfuerzo de austeridad en todas las administraciones públicas y reformas legislativas que ayuden a racionalizar la administración del Estado, a reducir el descomunal gasto público, a reformar las pensiones, el paro, la sanidad, la educación. Todo tendría que estar sujeto a revisión para realmente refundar el sistema.

Falta grandeza en el PP, también. Ninguna propuesta. Rajoy sólo espera ver el cadáver de Zapatero pasar delante de su puerta para gobernar. Ningún mensaje claro, un cierto populismo de baja estofa. Encefalograma plano.

sábado, 2 de octubre de 2010

España a ojos del WSJ

Las imágenes son estereotipadas, pero lo que dice es lo que es. Menos mal que Zapatero estuvo hace dos semanas en Wall Street convenciendo a los financieros.

miércoles, 30 de junio de 2010

Los años de Downing Street (III). Huelga salvaje


Estos días la ciudad de Madrid sufre con resignación la paralización total del servicio de Metro, que transporta a unos dos millones de madrileños todos los días. Lógicamente, afecta sobre todo a los trabajadores de menor poder adquisitivo, es decir, a los más vulnerables, a los que más fácilmente pueden perder su trabajo si no acuden a él puntualmente. Una huelga que a mí me gustaría que se prolongara unas cuantas semanas y que creara un malestar tal en la gente que se pusiera en contra de los sindicatos y de esos privilegiados "trabajadores" de los servicios públicos, o asociados, que tienen el puesto de trabajo asegurado no importa cómo vaya su empresa, ya que no tiene que competir con nadie ni ser rentable. Confío en que Esperanza Aguirre aguante el envite y que desarme con la fuerza de la razón y de la ley a esta gentuza de sindicalistas. ¿Por qué la Comunidad de Madrid no publica los incrementos que estos trabajadores han conseguido en los últimos años mediante la coacción? Es probable que excedan el 5% anual.

Es bueno recordar en esta época a Margaret Thatcher que en sus memorias sobre los años en Downing Street dice así sobre los sindicatos:

"Unlike some of my colleagues, I never ceased to believe that, other things being equal, the level of unemployment was related to the extent of trade union power. The unions have priced many of their members out of jobs by demanding excessive wages for insufficient output, so making British goods uncompetitive. So both Norman Tebbit, my new Secretary of State fro Employment, and I were impatient to press ahead with further reforms in trade union law, which we knew to be necessary and popular, not least among trade unionists."

Y acabó con el poder de los sindicatos. ¿Alguien duda de que necesitamos a alguien como Thatcher que nos saque de este marasmo? ¿Y alguien puede creer que es Rajoy ese valiente regenerador?

domingo, 13 de junio de 2010

¡Malditos bastardos!




Así se titula el artículo de Jesús Cacho de hoy en El Confidencial. Presenta la pavorosa situación actual de las finanzas españolas y nuestro más que seguro camino hacia el precipicio de la insolvencia y la suspensión de pagos.

En realidad son legión los convencidos de que España no va a poder hacer frente en los próximos 18 meses a sus compromisos, por lo que la sombra alargada de la suspensión de pagos parece ya llamando a la puerta del gran fondo de rescate que por importe de 750.000 millones creó la UE de la nada, porque polvo de momento es, para socorrer a los pigs del sur de Europa. El Financial Times Deutschland lo puso el viernes negro sobre blanco, obligando a La Moncloa a salir a desmentirlo. Puertas al campo. Las cosas son más simples, aunque para quienes tratan de enmarañar la realidad con conspiraciones astrales puedan parecer complicadas. El juego entre los Estados y los inversores se puede definir como un “equilibrio múltiple”. Aunque el endeudamiento de un país no sea demasiado alto en términos comparados, caso de España, los inversores pueden cuestionar su capacidad de pago si no se producen dos condiciones básicas, íntimamente relacionadas: la generación de ingresos para hacer frente a sus obligaciones, lo que implica que la Economía tiene que crecer a un ritmo bastante mayor, y la aplicación de un recorte sustancial y creíble del binomio gasto/déficit público. Si esas dos situaciones no se producen de forma paralela, la reducción del endeudamiento del sector público no sólo será misión imposible, sino que, por contra, el agujero seguirá aumentando.

lunes, 24 de mayo de 2010

Bailén


Galdós cuenta en el cuarto Episodio Nacional el deplorable estado del ejército de aluvión que se formó para luchar contra el invasor francés, diciendo que hacía reír. Ese ejército de aficionados fue financiado por todos los españoles, con donativos que venían de todos los españoles:

"¿Y el dinero para la guerra? Causa risa ver cómo se da hoy de calabazas un ministro de Hacienda para arbitrar, con destino a otra guerra, unos cuantos millones que nadie quiere darle si no hipoteca hasta el último pingajo de la nación. Aprended, generaciones egoístas. Leed las listas de donativos hechos por los gremios, por los comerciantes, por los nobles y hasta por los mendigos. ¡Aquí sí era llover de dinero, y reunirlo a montones, sin que ni un realito de vellón se escapara por entre los agujeros del cesto administrativo! En la lista de donaciones hay una partida conmovedora que dice así: "La señora condesa, viuda de Montelirios, ha entregado su toaleta de plata, manifestando el sentimiento de que sus medios no alcancen tanto como su voluntad"

¿Habrá hoy quien dé su toaleta?"

Exactamente igual que hoy. Según leía ayer en el periódico, los españoles se están acercando a los bancos para ver cómo pueden sacar legalmente sus ahorros de España ante el temor de que el Gobierno no pueda pagar su deuda y embargue en algún momento las cuentas. Nadie quiere sacrificar su dinero ante la situación de emergencia nacional en la que nos encontramos. Y es lógico, ya que el Gobierno, todos los partidos políticos y las instituciones han expoliado en estos años la riqueza de los españoles. Además, se ha eliminado la responsabilidad de los individuos, todo lo va a arreglar el Estado, se ha perdido el concepto patriótico según el cual cuando las cosas se tuercen, es deber de todos aportar. Ahora los líderes políticos no están legitimados para pedir ningún esfuerzo más a la población. Por lo menos a los que han pagado durante todos estos años. Como se dice vulgarmente, maricón el último.

miércoles, 19 de mayo de 2010

España está en quiebra


Nos digan lo que nos digan, parece que España está o ha estado al borde de la quiebra. Según diversas informaciones que recoge Libertad Digital, el 7 de mayo no había nadie que comprara deuda española:

José Luis Feito no dudó en calificar la situación vivida entre el 3 y el 7 de mayo de "dramática", asegurando que "el viernes pasado (en referencia al 7 demayo) España se encontraba quebrada, porque no había ninguna financiera que comprara deuda o bonos españoles, ni públicos, ni privados, aunque se llegó a ofrecer tipos de interés cercanos al 18%".

(Los gráficos que acompañan la información dan pánico)

De ahí la intromisión imperialista de Obama, Merkel y Sarkozy en nuestra economía y las medidas de miniajuste que anunció Zapatero. Dado que el Gobierno no es capaz de ejecutar lo que dice, dentro de poco volveremos a estar al borde del abismo. De hecho, ya estamos en el abismo, pues estas tímidas medidas no sirven para nada.

Y lo peor es la demagogia de la derecha del PP y nacionalistas, oponiéndose a los recortes por pura demagogia. Ahora sólo queda esperar el expolio de la subida de impuestos para que algunos sigan en el machito. Pero sólo a los ricos que ganan más de 60 mil euros. ¡Qué fortunón!

Lo único bueno de todo esto es el baño de realidad que se están dando todos estos socialistas de todos los partidos. Lo malo es que hasta que no estemos en la ruina más absoluta no cambiará nada.