sábado, 16 de octubre de 2010

Falta grandeza


Se ha anunciado el acuerdo de PSOE con PNV y CC para aprobar los presupuestos generales del Estado de 2011. Un acuerdo en el que ganan los nacionalistas de dos regiones con unos 4,5 millones de población y que van a permitir mantener a un gobierno incapaz de hacer nada que permita a los españoles salir de la crisis. Nótese que no espero que el gobierno saque a España de la crisis, sino que cree las condiciones para que los españoles podamos prosperar por nuestros propios, aunque cada vez más escasos, medios.

Zapatero nos ha vendido a vascos y canarios a cambio de que le permitan aguantar un año más en La Moncloa. Falta grandeza.

Primero, en el presidente. Si fuera un gran político, un patriota y alguien con una dignidad mínima, habría dimitido en mayo cuando España estuvo al borde de la quiebra y entramos en el protectorado germano-norteamericano. Pero es un pelele, un pusilánime que lo único que sabe es permanecer en el poder, aunque todas sus ideas de los últimos seis años se hayan mostrado nefastas en todos los ámbitos y sólo hayan servido para debilitar a España. Quizás la dimisión es mucho pedir. Lo lógico en mayo habría sido pedirle al PP una colaboración por ambas partes para establecer un gobierno de coalición que hiciera el ajuste duro y las reformas económicas que necesita el país. Un esfuerzo de austeridad en todas las administraciones públicas y reformas legislativas que ayuden a racionalizar la administración del Estado, a reducir el descomunal gasto público, a reformar las pensiones, el paro, la sanidad, la educación. Todo tendría que estar sujeto a revisión para realmente refundar el sistema.

Falta grandeza en el PP, también. Ninguna propuesta. Rajoy sólo espera ver el cadáver de Zapatero pasar delante de su puerta para gobernar. Ningún mensaje claro, un cierto populismo de baja estofa. Encefalograma plano.