jueves, 7 de octubre de 2010

Al fin, Vargas Llosa


Vargas Llosa ha sido galardonado con el premio Nobel de Literatura. Aunque el Nobel, como todos los premios literarios está desprestigiado, y es más una herramienta de propaganda política progre que un premio literario, en este caso y sin que sirva de precendente considero que es completamente justo. He leído casi toda la obra de Vargas Llosa y salvo algunas de sus novelas menores, como El paraíso en la otra esquina, Los cuadernos de don Rigoberto y alguna otra, el resto son novelas para recordar y releer.

Ha sido un innovador en la literatura, componiendo novelas complejas en su estructura, pero fáciles de leer. La mayoría de sus libros contienen historias interesantes, con un ritmo ágil. Mis preferidas son Conversación en la Catedral, La fiesta del Chivo, La guerra del fin del mundo entre las "políticas" y Pantaleón y las visitadoras y La tía Julia y el escribidor, entre las que se podrían considerar ligeras.

Además, es un gran amante de España, es ciudadano español desde el año 1993 y es un gran defensor de la libertad y del individuo frente al poder y al corrupción de la política.