viernes, 15 de octubre de 2010

Entrevista a Esperanza Aguirre


Entrevista completa a Esperanza Aguirre en ’Los Desayunos de TVE’




El otro día entrevistaron a Esperanza Aguirre en TVE durante media hora. Como le sucede a la presidenta, lideresa la llaman en tono peyorativo los que no pueden con ella, siempre que va a un medio "hostil", que son casi todos, la entrevista fue incisiva. A mí me gusta que los periodistas le saquen el jugo a los políticos, que repregunten y que no les dejen irse de rositas. En ese sentido, la entrevistadora lo hace muy bien y no se conforma con la primera larga cambiada que le da el entrevistado y sigue buscando una respuesta a su pregunta. Sin embargo, en general, las preguntas no abordan los temas importantes que aquejan a la nación y se centran en los abucheos a Zapatero (a ver si la pillan), en la polémica con el presidente de Cantabria y demás tonterías.

En este tipo de entrevistas también se ve qué políticos se fajan y son claros y quiénes salen por peteneras y nunca contestan a la pregunta. La presidenta está bien, en general, aunque se escapa en algunas ocasiones en las que no le interesa contestar. Sin embargo, en otras ocasiones, no tiene pelos en la lengua y dice lo que piensa, aunque no sea políticamente correcto.

Así hace con el Tea Party del que dice que le parece bien, atendiendo a tres cosas: bajada de impuestos, menos intervención del Estado y más patriotismo. Rápidamente, El País de hoy, se rasgaba las vestiduras.

"Veo que a la izquierda el Tea Party le parece una cosa enormemente terrorífica de estos americanos que están tan locos todos ellos. El Tea Party pide menos impuestos, menos intervención del Gobierno y más nación americana. Son tres cosas que no están mal. Con esas tres ideas tan alocadas estoy bastante de acuerdo", sentenció.

El Tea Party es un grupo ultra surgido a la derecha de los republicanos, que está causando muchos quebraderos de cabeza a la derecha tradicional estadounidense y está marcando, con sus mensajes extremos y algunos locutores estrella de radio y televisión entre sus filas, las próximas elecciones.

Entre sus miembros -se trata de un grupo sin portavoces oficiales y sin programa definido- muchos lanzan todo tipo de acusaciones contra Barack Obama, incluida la de que es comunista o musulmán. En Europa podría ser homologado a un grupo de extrema derecha, ya que en su seno alberga todo tipo de grupúsculos extremistas.


El silogismo es claro: Aguirre no condena los abucheos, los abucheos los provocó la derecha extrema (ahora se dice así), Aguirre es de derecha extrema y, además, se confirma porque apoya al Tea Party. Ya tenemos al monstruo en casa. ¡Qué miedo!