martes, 5 de octubre de 2010

Primarias


Las primarias del PSM han sido un espctáculo bochornoso antes, durante, y después.

Todo empezó con el "aparato" del partido intentando retorcerle el brazo a uno de sus líderes locales, primero con buenas palabras, y luego con amenazas veladas. Es revelador lo que dijo Rubalcaba de que el "activo" de Tomás Gómez sería haberse enfrentado a Zapatero y, si ganaba, eso sería su "pasivo". El motivo no era otro que un supuesto enfrentamiento de Gómez con Pepiño por un nombramiento en el Consejo de Iberia, según decía Jesús Cacho a principio de septiembre. Gómez había empezado a atacar en abril, pues al parecer filtró esta noticia a los medios: Blanco premia con un cargo al que era gerente del PSOE con Filesa. Incluso El Mundo, luego a favor de Trini, lo publicó en portada el 22 de abril.

Las primarias no han sido más que una lucha por el poder en el PSM. No he escuchado ni el más mínimo debate ideológico entre Trini y Tomás. Ha sido una pura cuestión personal la que se dirimía en la elección y, por extensión, de quién manda en esta federación del PSOE, Ferraz o los militantes.

Pero lo llamativo viene después. Todos cierran filas con el ganador.

¿Será que lo de primarias se refiere a la primitiva, poco civilizada y eterna lucha por el poder?

Primario. 4. adj. Primitivo, poco civilizado. (DRAE)