sábado, 21 de agosto de 2010

Más sobre Pepiño


No puedo evitar una entrada en vacaciones para reseñar un acertado artículo de Salvador Sostres en El Mundo de hace unos días que me trae Carlos a la playa. Se lo guardaremos a Miguel Ángel para la vuelta, si es que no lo ha leído ya.


Dos fragmentos:


El Ministro Blanco ha dicho que España es un país donde los impuestos son muy bajos si tomamos en consideración los servicios sociales prestados. José Blanco es hijo de un camionero y de una costurera, nunca ha trabajado y lo único que ha hecho es medrar en el Partido Socialista hasta su actual cargo ministerial. No me extraña que crea que en España se pagan pocos impuestos para lo que proporciona el Estado. Entre otras cosas, porque las únicas circunstancias que conoce Pepiño son las de su padre camionero y las de su madre costurera, y las suyas propias, de empleado socialista. Seguro que los tres han pagado mucho menos de lo que han recibido a cambio.

...

La política tendría que ser considerada algo sagrado y tendría que ser un honor poder participar en ella; y no el último refugio, como ahora, de los más desgraciados y que no sirven para nada. Si en tu vida has pagado una nómina, ni has creado un mísero puesto de trabajo, ¿quién coño te crees tú, Pepiño Blanco, para hablar de qué tipo de impuestos pagamos?