miércoles, 12 de septiembre de 2007

Claridad


Hoy ha quedado claro con quién se va a jugar los cuartos el ganador de las próximas elecciones. Imaz, el lobo con piel de cordero del PNV, ha decidido abandonar la política derrotado por la "línea clara" (el nombre es mío, o por lo menos no lo he visto en ningún otro sitio) del partido, representada por Egibar, Arzalluz (en la sombra) e Ibarreche. Se podía leer esta tarde en todos los periódicos digitales: El Mundo, ABC, El País, El Confidencial, Libertad Digital. Todos destacan que se retira porque no se siente con el respaldo suficiente por parte de su partido a sus tesis. Él mismo lo explica en el comunicado, redactado de forma lamentable y que se puede leer aquí. Un extracto.

Creo en una Euskadi en la que los diferentes sentimientos de pertenencia de quienes componemos la sociedad vasca convivan compartiendo un proyecto de país, cuyo futuro construyamos entre todos. Creo en una Euskadi en la que la voluntad democrática de sus ciudadanos sea la base de la mutua convivencia y en la que los acuerdos amplios entre diferentes sirvan para hacer frente a los retos de futuro. Un país pensando en nuestras hijas e hijos, en el que encuentren las mejores oportunidades para desarrollarse como personas en su integridad. Trabajo por una Euskadi en la que nuestra identidad vasca se construya en base a valores en un mundo cada vez más abierto y complejo, en el que el amor a lo propio no nos lleve a construir el futuro contra nadie.

Además de esa utilización del masculino y femenino de forma reiterativa, al mejor estilo de Ibarreche, es interesante lo que dice, porque no se arrepiente del nacionalismo, sino que lo quiere hacer poco a poco y no cerrado sobre sí mismo. Sigue hablando de un proyecto de país que habrá que construir con paciencia y haciendo que esos diferentes sentimientos de pertenencia converjan hacia el verdadero sentimiento, el de la identidad vasca. Por lo menos habla de convivencia, aunque no ha gritado mucho cuando el gobierno de su partido en el País Vasco ha permitido las manifestaciones de los etarras, ni ha apoyado a las víctimas del terrorismo, antes al contrario, ha apoyado el "díálogo rendido" con ETA.

Así que ahora todo queda mucho más claro. Ya sabemos qué PNV queda, el del plan Ibarreche, el del referéndum, el de la independencia. Por tanto, esperemos que cuando en la próxima campaña se pregunte a Rajoy y a Zapatero sobre alianzas post-electorales renuncien al PNV. Tampoco CiU lo va a poner fácil. Se acerca la crisis total del sistema que, esperemos dé lugar a algo mejor de lo que tenemos.

Zapatero vino para acabar con las reivindicaciones de los nacionalistas. No parece que lo haya conseguido, ¿no?

Cristina Losada lo analiza bien en LD. Este foro en Nauscopio es largo, pero ilustra bien sobre estos nacionalistas buenos.

La foto ya no se podrá sacar. Ayer no pude escribir en el blog y no pude hacer mi particular homenaje a la Gran Manzana.