martes, 27 de octubre de 2009

Objetividad periodística

Leyendo Público, cualquiera diría que el caso de corrupción de Barcelona va a ser otro problema para el PP. Pero no, los corruptos en este caso son de CiU y del PSC. Y es que lo del 3% de Maragall era poco. Supongo que estos chicos socialistas aprendieron en la escuela de formación que montó Josep Maria Sala después de pasar por la cárcel por el caso Filesa.


Tampoco El País le anda a la zaga. Curiosamente, para este periódico la filiación del alcalde no es interesante, y sí lo es que haya dos ex-altos cargos de Pujol.




Seguro que Bush también anda pringado.