martes, 20 de octubre de 2009

Una recesión a la japonesa


Cada vez parece estar más claro que la recesión que va a sufrir España va a ser del tipo de la que los japoneses han sufrido durante los años 90 y 2000, es decir, una recesión larga y duradera, con crecimientos bajos, lo que en España significa altos niveles de desempleo oficial, grandes bolsas de economía sumergida y déficits públicos altos. Esto es debido a que, como decíamos el otro día, el sistema financiero no está limpiando sus deudas malas y eso lastrará la capacidad de los bancos de proporcionar financiación a las empresas para afrontar inversiones en activos, nuevos negocios, exportaciones, etc. Si a eso añadimos que el tipo de cambio del euro no favorece nuestras exportaciones, la crisis está servida durante unos años.

Algunos de los responsables han sido los bancos y las autoridades que los han supervisado, permitiendo esto