miércoles, 8 de septiembre de 2010

La gran putada


Se acerca la huelga general y los sindicatos van calentando el ambiente a ver si hay alguien que quiere hacer huelga. Los pupilos del hirsuto Cándido Méndez nos retrotaen a las luchas sindicales del s.XIX con la ridícula serie de vídeos que están publicando sobre las mentiras de la crisis. Por supuesto, para la UGT la culpa es de los empresarios y de la derecha. Ya lo dijo Fraga: "el empresario con zapatos y el empleado en alpargatas". Y es que esta derecha no tolera que los obreros hayan abandonado la alpargata y la hayan sustituido por zapatillas de deporte.



Por otro lado, Toxo, su álter ego de CC.OO., ha dicho, con ese lenguaje zafio tan característico de los sindicalistas, que la huelga general es una gran putada.

Efectivamente, la huelga general es una gran putada, porque va a restar un poquito más de competitividad a nuestro país, porque se va a impedir el acceso libre a su puesto de trabajo a miles de trabajadores, porque su única justificación es el mantenimiento de los privilegios de clase de unos sindicalistas que no trabajan.

Por suerte, todavía no ha salido González Pons diciendo que si él fuera sindicalista haría huelga general.