viernes, 12 de septiembre de 2008

Obediencia


Hace tiempo en un curso vi este fragmento de la película I como Ícaro en el que se muestra el experimento de Milgram. Este experimento analiza la asunción de roles y la obediencia de órdenes provenientes de alguien con autoridad. El resultado del experimento es espeluznante y demuestra cómo los seres humanos somos capaces de traicionar nuestros principios y valores para cumplir con los preceptos que ordena la "autoridad".

Ya hace tiempo que traté este tema y me refería a este concepto que trataba Hanna Arendt en su estudio Eichmann en Jerusalén (I y II)

Esto no es privativo de los nazis o de los militares, sino que afecta a todos los seres humanos sometidos a algún régimen de autoridad y que temen las consecuencias de no seguir las órdenes que ésta les da. Es típico en el mundo de la empresa en el que la codicia o el mantenimiento del status puede hacer que las personas tomen decisiones perjudiciales para otros individuos, llegando incluso a la crueldad.

El fragmento de la película de Henri Verneuil.