viernes, 25 de junio de 2010

McChrystal y la derrota de Occidente


Estos días he estado en Estados Unidos, donde ha habido un gran escándalo en torno a las declaraciones y posterior destitución del general McChrystal como general en jefe de las tropas de la OTAN en Afganistán. Una torpeza por parte del general que no le dejaba otra opción al presidente más que la destitución.

En Estados Unidos los militares están sometidos, sin ninguna duda, al poder civil y es el presidente el comandante en jefe de los ejércitos. La torpeza de McChrystal ha sido dejarse hacer un reportaje por una revista antimilitarista como Rolling Stone, una revista de progres guays y glamorosos. Lo analiza bien Jordi en Obamaworld.


La torpeza del general no sólo ha destruido su brillante carrera militar, sino que pone en entredicho la capacidad de los ejércitos de Occidente para ganar la guerra contra los talibán. Las disensiones entre el general y los representantes políticos de EE.UU. en la zona que se ponen de manifiesto en el reportaje, dan una idea de la poca fe en la victoria que tiene Obama. Se pidieron más tropas y no se concedieron todas las que se pedían. Y ahí comienza la derrota norteamericana frente al integrismo islámico, unida al quintacolumnismo de los islamistas que se crían en los barrios de las capitales de todo occidente. Capitularemos en Afganistán (con grandes dosis de propaganda que nos venderán la derrota como una victoria), capitularemos con el burka y la aplicación de la sharia a los colectivos musulmanes y ahí comenzará el declive de nuestra civilización occidental ante la barbarie islamista.


Pero la sociedad occidental no está para ver a sus soldados morir en la lucha por la civilización , no hay dinero para sufragar los gastos militares, pues nos hemos gastado todo en fiestas gubernamentales y en rescates de empresas ruinosas. Nuestros hijos no nos perdonarán esta debilidad cuando tengan que luchar en una guerra mucho peor que la de Afganistán o tengan que vivir en Estados dominados por la ideología islamista.