miércoles, 30 de septiembre de 2009

Falacias a favor del aborto

Con la tramitación de la nueva ley del aborto, la que convierte un delito despenalizado en determinados supuestos en un derecho inalienable de las mujeres, se escuchan y se leen toda clase de argumentos para intentar convencer a la población de que el aborto es algo que está ahí, que no se puede luchar contra él y que no se puede penalizar a las mujeres por abortar.

Son todos argumentos falaces, como el que leo en un artículo de Rosa Montero ayer en El País.

Por mucho que nos pongamos voluntaristas y divinos, por más que nos hinchemos de un buenismo optimista tipo boy scout, la realidad sigue erre que erre haciendo de las suyas. Por ejemplo: los antiabortistas, desde los radicales en diversos grados de ferocidad (como esa chica que ha decidido llenar España de muñequitos de goma representando fetos) hasta los moderados y sensatos con quienes comparto la desolación ante el aborto, creen que si se prohibiera abortar se erradicaría semejante práctica. Y eso es un error descomunal. Recuerdo los años del franquismo, por ejemplo, con el aborto prohibido: las hijas de los ricos prohibicionistas abortaban en Londres y la española media se desangraba en una mesa de cocina tras pasar por las manos de algún carnicero. La prohibición no acaba con el problema, como se ha demostrado en todos los países; lo único que impone es más dolor, desigualdad social, bárbaras prácticas médicas y unas cuantas muertes a consecuencia de los destrozos. Aunque quizá a los antiabortistas radicales les parezca que la defunción de las mujeres es un adecuado castigo de Dios por ser tan malas.
...
Tanto el aborto como la prostitución son asuntos complejos de manejo difícil; pero creer siquiera por un momento que la prohibición servirá de algo es una mentecatez muy peligrosa, un pensamiento mágico alejado por completo de lo real. Sólo reconociendo la realidad y regulándola podemos intentar cambiarla poco a poco, lograr menos abortos y menos mafias

También el robo y el asesinato existen y es un drama la vida que pasan los reclusos en la cárcel sin poder desarrollar sus capacidades encerrados entre cuatro paredes. De la misma manera, el terrorismo es una tragedia para las víctimas, e incluso alguien argüiría que para los verdugos, que tienen que vivir en la clandestinidad sin poder tener una familia normal. Legalicemos el robo y el asesinato y poco a poco podemos ir educando a los asesinos y ladrones para cambiar la realidad.