sábado, 26 de septiembre de 2009

No es la paz, juanes, es la libertad

Es el problema de la socialdemocracia y del progresismo. Se pretende divertir a los pobres cubanos con la excusa de la paz y se sufre la falta de libertad y la presión de los funcionarios que quieren colocar a los VIP del régimen en primera fila. Es patética la defensa que la progresía española sigue haciendo del régimen castrista.