domingo, 22 de marzo de 2009

Tarde, mal y nunca

Zapatero y su gobierno han vuelto a consechar un gran éxito internacional. "La misión está cumplida. Nos vamos a casa", dijo la ministra pacifista, Chacón. A los dos días, tras las críticas internacionales y el disgusto de la Administración Obama (¡oh! si ahora ya no está Bush en la Casa Blanca, cómo se nos ha podido pasar esto), reculan y dicen que las tropas españolas se quedan en Kosovo un año más para no importunar a Obama. Hoy se mantiene el plan de retirada. Increíble culebrón más propio de una república bananera (en lo que nos estamos convirtiendo a pasos cada vez más rápidos) que de una potencia de la championlí de las potencias mundiales con Sarkosilla en el G-20.

La chapuza es monumental y en cualquier otro país habría significado la dimisión del ministro de Defensa y el de Exteriores. Los dos, y el presidente, son responsables del ridículo internacional de España en este caso.

Mi opinión: las tropas españolas se tendrían que haber retirado ya hace tiempo, se tendría que haber comunicado y coordinado con los aliados, explicándoles que España no puede estar presente militarmente en un país que ha declarado unilateralmente su independencia de Serbia, cuestión con la que está en contra.

Las críticas le llueven al Gobierno desde todas partes, pero lo más reseñable es la bronca que le ha montado El País al Gobierno:

Reino Unido, Francia, Turquía y Holanda, que han defendido la tesis de que ya es factible rebajar la presencia aliada en Kosovo, vieron en silencio cómo ardía en la pira la credibilidad de España. Alemania hizo saber que no quería que un incidente de falta de comunicación, calificado de burdo por alguna fuente aliada, fuera a empañar la cumbre de abril, de la que es coorganizadora.
...
No tiene vuelta atrás; el daño ya está hecho", insiste una fuente diplomática. "¿Con qué teorías de seguridad internacional va a acudir Zapatero a Estrasburgo?", se pregunta otra fuente, haciendo énfasis en la credibilidad volatilizada del presidente del Gobierno español. "Parece ignorar que lo que se hace en un escenario tiene efectos sobre otros. Quiere sentarse en el G-20, dice que quiere jugar un papel en Oriente Próximo y el hecho es que España es ahora un país poco creíble, que pone y quita soldados al albur".

Barcepundit tiene una selección exhaustiva de artículos y referencias sobre el tema