lunes, 18 de enero de 2010

Y la línea protestó

No entiendo la polémica que ha montado el insignificante Llamazares porque el FBI haya utilizado rasgos de su rostro como parte de los elementos con los que ha construido un retrato robot de Bin Laden. En las fotos que publicaba ayer El Mundo, es evidente que algunos rasgos son los de Llamazares, pues lo ha reconocido el FBI, pero hay otros que son de otros personajes.



De hecho, a mí se me parece más a Arguiñano que al médico cubano.

Aparte de la incompetencia del FBI admitiendo esta tontería, en mi opinión esto no es más que una exageración del castrista español para darse un poco de importancia y hacerse el mártir del imperialismo americano. En realidad, un retrato robot se hace con las cejas de uno, la frente de otro, la boca de otro de más allá y así, sucesicamente. Es como si la línea, elemento fundamental del dibujo protestara porque fue utilizada para hacer la cruz gamada. O mejor, la hoz por ser el símbolo del comunismo responsable de millones de muertos. Fuera de lugar.