sábado, 6 de noviembre de 2010

Derecha extrema


Ya lo anticipaba en la entrada del lunes, previa a las elecciones legislativas en EE.UU. Obama y el Partido Demócrata perdieron por amplio margen. Me alegro. Es un rayo de esperanza que las políticas intervencionistas y estatistas del altivo presidente sean rechazadas por la mayoría de los votantes. Todavía hay esperanza. Con lustros de retraso, es posible que esta reacción llegue a España, aunque esto no es Nueva York, ya se sabe.

No dejo de maravillarme ante la reacción de la prensa española al acontecimiento de la semana. A derecha e izquierda del espectro periodístico, uno no deja de leer el machacón argumento de que ha ganado la derecha extrema radical. Incluso en un periódico como La Razón, Gloria Lomana, jefa de informativos de Antena 3, escribe hoy:

Porque, no nos engañemos, aquí el Tea Party como ha surgido en Estados Unidos no es posible. España está vacunada contra los extremos, y si ya desde los tiempos de O’Donnell La Unión Liberal de centro era la opción preferida por los españoles, fue a raíz de la Transición cuando los votantes fueron enterrando con diligencia las siglas de derechas e izquierdas extemporáneas y extremas, hasta hacerlas desaparecer. Aquí el Tea Party, lo intentaron en el tardofranquismo Girón de Velasco, con la creación del grupo conocido como el «búnker» para oponerse a las reformas impulsadas por Adolfo Suárez. O Blas Piñar, con su «Fuerza Nueva». O los creadores de la «Confederación Nacional de Combatientes de España», de los «Círculos de José Antonio» o de la «Alianza Nacional del 18 de julio». Pero todos se disolvieron como un azucarillo.

Sorprendente. Identifica al Tea Party con Girón de Velasco y con ¡Blas Piñar! Está claro que estos periodistas españoles, por muy divinos que se crean, no tienen ni idea de lo que hablan. Me intento acercar una vez más a la prensa norteamericana a ver qué dicen sobre el asunto y leo en el WSJ una entrevista a Rand Paul, en la que propone cosas tan peligrosas como limitar el mandato de los congresistas y no dejar que el Gobierno ponga en marcha ninguna regulación sin el apoyo explícito del Congreso y la revisión continua de las leyes: "Next on his docket are term limits. He jokes that the Soviet Politburo saw more turnover than Capitol Hill. He also wants to "sunset" all regulations until approved by Congress. "Let them write all the regulations they want," he says. "They do anyway, but in two years they're gone unless they get voted on by Congress." También propone que las leyes sean leídas y comprendidas por los congresistas que las van a votar, lo cual parece lógico. Para ello, una propuesta ingeniosa es que por cada 20 páginas de una ley se dé un plazo de un día para su lectura: "Another tea party favorite is the Read the Bills Act, which he's keen to move on. He wants a "one-day waiting period for every 20 pages" of a proposed bill. I must betray a smile. "People laugh," he says. "But they need smaller bills and they need time to read bills." This is supposed to be an incentive."

Pura Falange de las JONS estos chicos del Tea Party.

1 comentario:

Jesus dijo...

http://www.facebook.com/photo.php?pid=31793487&l=8f7c8ab69b&id=1077699428

La historia como realidad que es, es incómoda. Para qué mirar los HECHOS si tenemos unas preciosas teorías en las que refocilarnos. ¿no?

Todo el mundo sabe que Oh Bama es el directo heredero de Martin Luther King. Ambos son del mismo partido y comparten la misma visión, no?
- "A right delayed is a right denied" dijo....
http://atlasshrugs2000.typepad.com/atlas_shrugs/2008/08/black-republi-1.html
- El sueño hecho pesadilla
http://cartoonsbyhenry.com/?p=963