lunes, 15 de noviembre de 2010

Tirar la primera piedra

A nuestros gobernantes socialistas no se les quedó nada del catecismo que estudiaron en la escuela. Ángel Luna, portavoz del PSOE en las Cortes de Valencia, ha sido imputado por cohecho, según hemos sabido hoy. Este mismo personaje dijo hace unos meses en las Cortes Valencianas que él estaba libre del delito de corrupción y para ello tiraba una piedra.




Intentaba emular el pasaje del Evangelio de San Juan:

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos y al amanecer se presentó de nuevo en el templo, donde la multitud se le acercaba; y él, sentado entre ellos, les enseñaba. Entonces los escribas y fariseos le llevaron a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola frente a él, le dijeron: "Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos manda en la ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?". Le preguntaban eso para ponerle una trampa y poder acusarlo. Pero Jesús se agachó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como insistían en su pregunta, se incorporó y les dijo: "Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra". Se volvió a agachar y siguió escribiendo en el suelo. Al oír aquellas palabras, los acusadores comenzaron a escabullirse, uno tras otro, empezando por los más viejos, hasta que dejaron solos a Jesús y a la mujer, que estaba de pie, junto a él. Entonces Jesús se enderezó y le preguntó: "Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Nadie te ha condenado?". Ella le contestó: "Nadie, Señor". Y Jesús le dijo: "Tampoco yo te condeno. Vete y no vuelvas a pecar".


En realidad, el mensaje de Jesucristo es que ninguna persona puede juzgar a otra, pues nadie está libre de pecado y es únicamente Dios el que nos juzgará. Pues el iletrado diputado valenciano no entiende eso sino que en el culmen de la arrogancia, tira la piedra.