martes, 18 de enero de 2011

Flaca memoria

Evidentemente, El País no ha estado a la altura y se ha olvidado de los argumentos que dio en su día para vincular el tiroteo de Arizona al Tea Party. En el caso de Murcia, sin embargo, la violencia contra el consejero del PP no tiene nada que ver con el acoso que sindicalistas y miembros del PSOE llevan haciendo desde hace meses a los miembros del gobierno murciano.


Resulta sencillamente temerario que, antes siquiera de que la investigación recogiera los primeros datos sobre la agresión al consejero, el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, asignase sin asomo de duda las responsabilidades. Para ello, utilizó un razonamiento que resulta peligroso en boca de cualquier ciudadano, pero mucho más si ejerce una responsabilidad institucional. Valcárcel aseguró que, puesto que la izquierda es solo una, el partido socialista es culpable con independencia de quiénes sean los agresores.


Alfonso Ussía no lo puede decir mejor:

Pedro Alberto Cruz, una paliza brutal. La trituradora. Esta nueva izquierda del pasado siglo que ha reiventado Zapatero no quiere ser vencida ni por las urnas. Y los españoles, que antaño teníamos fama de valientes y arrojados, somos más bien corbardes. Se vio después del atentado islamista de 2004. Nueve millones de españoles resistieron. La periodista de Prisa Maruja Torres, que pertenece a la Trituradora, escribió que en España había nueve millones de hijos de puta. Lo que no se atrevió a escribir jamás de un terrorista de ETA se lo endosó a nueve millones de ciudadanos por votar al Partido Popular.

Es lo que hay. Preparémonos para cuando gobierne Rajoy.