domingo, 30 de enero de 2011

Heberto Padilla. Fuera del juego

Heberto Padilla fue el primer escritor denigrado por la dictadura castrista. Fue en 1968 cuando a raíz de su participación en un concurso literario con Fuera del juego. A partir de ahí fue perseguido, vigilado y acusado en repetidas ocasiones de conspiración contra el régimen castrista. Su detención en 1971 dio lugar al caso Padilla por el que un buen número de escritores se comenzaron a oponer a los Castro.

La dictadura socialista que impregna todo el mundo cultural español ha impedido que su obra sea conocida en España. Yo la descubrí de casualidad hace unos años cuando tuve que comprar por encargo un libro suyo en Nueva York. En España es imposible de encontrar.

FUERA DEL JUEGO

A Yannis Ritzos, en una cárcel de Grecia.

¡Al poeta, despídanlo!
Ese no tiene aquí nada que hacer.
No entra en el juego.
No se entusiasma.
No pone en claro su mensaje.
No repara siquiera en los milagros.
Se pasa el día entero cavilando.
Encuentra siempre algo que objetar.

¡A ese tipo, despídanlo!
Echen a un lado al aguafiestas,
a ese malhumorado
del verano,
con gafas negras
bajo el sol que nace.
Siempre
le sedujeron las andanzas
y las bellas catástrofes
del tiempo sin Historia.
Es
incluso
anticuado.
Sólo le gusta el viejo Amstrong.

Tararea, a lo sumo,
una canción de Pete Seeger.
Canta,
entre dientes,
La Guantanamera.
Pero no hay
quien lo haga abrir la boca,
pero no hay
quien lo haga sonreír
cada vez que comienza el espectáculo
y brincan
los payasos por la escena;
cuando las cacatúas
confunden el amor con el terror
y está crujiendo el escenario
y truenan los metales
y los cueros
y todo el mundo salta,
se inclina,
retrocede,
sonríe,
abre la boca
“pues sí,
claro que sí,
por supuesto que sí...”
y bailan todos bien,
bailan bonito,
como les piden que sea el baile.
¡A ese tipo, despídanlo!
Ese no tiene aquí nada que hacer.

viernes, 28 de enero de 2011

Construcción nacional

Está claro que el nacionalismo catalán no va a reparar en gastos para construir su nación catalana. La ruina en la que están ya la pagaremos el resto de los españoles previa amenaza de la inevitable secesión que vendrá. El consejero de Cultura Mascarell (ex-socialista para más señas) ha abogado en una entrevista en la radio por la creación de una red pública de cines en catalán. Hace unos días era la inversión en Spanair, hoy serán los cines y mañana será una red de supermercados sólo para productos catalanes. Así estamos.

Pensiones


Oyendo las radios estos días parece que se ha producido una revolución en torno a las pensiones. ¡Albricias! grita la prensa socialdemócrata, que es casi toda. Se está salvando nuestro sistema de pensiones, claman los políticos y los sindicalistas, como si hubieran conseguido inventar la máquina de agua. El maravilloso mecanismo para garantizar las pensiones de los futuros jubilados. Pensiones dignas, por supuesto. Esa dignidad de definición cambiante en función de lo que los políticos deciden. Tan pronto es digna una vivienda en el extrarradio más deprimido de una gran ciudad como un minipiso, dizque solución habitacional de aquella ministra Trujillo.

Nada más lejos de la realidad que el cuadro que nos quieren pintar. Esta reforma no es nada más que un brochazo de maquillaje para distraer a los "malvados mercados". No garantiza nada más que la miseria futura. El actual sistema de pensiones está sostenido sobre las cotizaciones de los trabajadores afiliados a la Seguridad Social en cada momento. España es un país en decadencia demográfica y económica, con poco pulso empresarial para atraer talento del exterior que garantice una actividad económica suficiente como para pagar a una masa de pensionistas como la que vamos a tener en el futuro. Es la gran pirámide de las pensiones. El fraude legalizado por los políticos. Madoff a su lado es un juego de niños.

El sistema que se consolida con esta reforma es además injusto por varios motivos. A los que estamos sosteniendo el sistema actual, nos están expropiando nuestra pensión para pagar a los pensionistas actuales y no nos quedará nada. Por otro lado, consolida un sistema que esclaviza al trabajador, anclándolo al país. ¿Quién podrá emigrar una vez que haya empezado a cotizar en España si necesita nada más que 38 años ahora para poder jubilarse? ¿Y quién que se haya ido a trabajar los primeros años de su vida al extranjero volverá a desarrollar su trabajo en España si no podrá cobrar una pensión aquí?

El sistema de capitalización es el único que puede garantizar, si se está en un país serio, que la gente cobra la pensión que cada uno decide, no la que decide el Gobierno en cada momento. Garantiza libertad de decisión, de retirarse a la edad a la que cada uno quiera o le parezca conveniente en función de sus ahorros y sus necesidades, permite la acumulación de capital a través del ahorro en activos y fondos de inversión que permitirán expandir la actividad económica.

Lo que más me subleva no es la reforma que, como destacaba Expansión hoy en su portada, recortará las pensiones futuras en un 20%, sino que nadie haya sido capaz de proponer un cambio radical del sistema. Evidentemente, no podemos esperar que el PSOE y los sindicalistas propongan un sistema de capitalización. Es metafísicamente imposible. Yo ya lo tenía asumido desde hace años que el sistema es insostenible y que no cobraré una pensión ni siquiera de las que Caldera considera dignas. Sin embargo, el PP sí debería haber hecho alguna propuesta alternativa a este sistema ruinoso. Pero no. El PP sólo ha hecho demagogia en torno a la edad de jubilación, poniéndose al lado de los sindicatos. ¡Puaj!

jueves, 27 de enero de 2011

Huguito (II)

Efectivamente, como decían en la telenovela colombiana, lo mejor que le podría pasar a Venezuela es que Huguito se perdiera. Dice que el presidente del Banco Provincial le da una respuesta altanera. Hugo le amenaza con la expropiación y él no es altanero. No, él tiene la Constitución en la mano. Lo peor es que la gente aplaude.

Nacionalcapitalismo


El nacionalismo no se puede parar en barras, ni hay gasto que no esté bien empleado si contribuye a poner los ladrillos que construirán la nación. A través de Fábregas llego a esta entrevista con el presidente de Spanair, un tipo que justifica las inversiones de la Generalitat en la ruinosa compañía aérea como medio de construir las conexiones de Barcelona con el mundo. ¡Menudo con el profeta de la conectividad!

Hay que leerla entera, aunque esté en catalán. Se entiende todo perfectamente. El entrevistador no se arredra y le hace buenas preguntas. O este tío tiene la cara de hormigón armado, o es un iluminado. Con un par.

Nota: el buitre es lo que mejor simboliza a estos personajes.

Ferran Soriano: “Spanair no està subvencionada”

He fet una ullada l’estructura accionarial de l’empresa… pel cap baix em surt que el 60% del capital és públic. Si això és lliure mercat, que baixi Déu i ho vegi!

La participació directa de la Generalitat no passa del 30%.

Sí, ja. Però també hi treuen el cap la Fira de Barcelona, Turisme de Barcelona, Catalana d’Iniciatives (entitat semipública), l’Institut Català de Finances i fins i tot el govern suec, danès i noruec!

Certament, són institucions catalanes que aposten per una infraestructura molt important pel teixit econòmic del país. Això no té res de dolent. És lliure mercat, és la llibertat de les institucions i del poble de Catalunya d’invertir en allò que creu. La història ens diu que totes les aerolínies han passat pel mateix procés: són creades per un Estat fins que es converteixen en companyies rendibles .

Com pot dir que això és lliure mercat? Que els governs obliguin els ciutadans a finançar empreses a través d’impostos és tot menys lliure mercat!

I tant que ho és!

Expliqui-m’ho, si té l’amabilitat.

Són institucions que decideixen lliurement invertir els seus diners en un projecte…És el mateix que les institucions alemanyes han fet amb Lufthansa i les espanyoles amb Iberia: una inversió.

Les institucions soviètiques també invertien lliurement. De fet, invertien tan lliurement que tots els sectors eren monopoli de l’Estat. Segons el seu criteri, la URSS seria un paradigma del lliure mercat, no?

Aquesta pregunta es respon sola, doncs el sistema soviètic va fracassar. Spanair és una companyia privada que competeix i que té alguns inversors públics que inverteixen amb criteris financers i de servei a la societat. Això no és soviètic, passa cada dia a tots els països del món.

La llibertat de mercat consisteix en què els empresaris arrisquen el seu capital i, en cas de tenir pèrdues, les assumeixen i tanquen “la barraca”. El mercat selecciona les bones iniciatives. En el cas de l’Estat això no passa, doncs les pèrdues les paga el ciutadà i el projecte deficitari continua. A més, encara que s’obtinguin beneficis, això suposa competència deslleial cap a les empreses privades…

Les institucions també arrisquen el seu capital per competir. La diferència és que aquestes activitats tenen una externalitat fortíssima: promouen el teixit comercial i industrial del país. A més, això no és el primer cop que passa. L’Estat espanyol va invertir a Iberia 1.500 milions d’euros, la Generalitat només n’ha invertit directament 40. Quan Iberia es va privatitzar va decidir establir el seu Hub a Madrid, disposant connexions que a Barcelona no tenim. És per això que aquí fa falta la combinació d’esforços privats i públics.

El fet que Iberia fos un monopoli de l’Estat i rebés ajudes, no vol dir que haguem de caure en el mateix error.

Spanair no està subvencionada. Disposa d’inversors que tenen interès en el rendiment de l’empresa i en el teixit econòmic català. Nosaltres, a diferència d’altres companyies, no rebem ajudes per operar determinats vols ni ens patrocinen els governs autonòmics mitjançant campanyes publicitàries. Repeteixo: Spanair no té ajudes públiques, té inversors públics i privats.

Digui-li inversions o subvencions. El cas és que són diners dels contribuents. Deixi’m posar-li un exemple. Vostè fou vicepresident econòmic del FC. Barcelona. Què li semblaria si la Generalitat hagués ‘invertit’ 40 milions d’euros a l’Espanyol amb la justificació de promoure el futbol català?

Seria difícil de justificar, el Barça és un club esportiu que sense l’ajuda de ningú ha aconseguit portar la marca de Catalunya al món. De la mateixa manera, si ja existís alguna companyia aèria que connectés Barcelona amb el món no serien necessàries les inversions públiques a Spanair.

lunes, 24 de enero de 2011

Regenera ¿qué?


Este fin de semana el PP ha celebrado su convención política, un acto de propaganda a mayor gloria del líder y de la nomenklatura del partido. El sábado me sobresalté cuando leí un titular que decía que Aznar apoyaba a Rajoy por la regeneración nacional. Fue inevitable esa sensación de déjà vu. Los discursos, o discursis como dice mi amigo Alberto, parecían esperanzadores, pero no dura mucho la alegría para el iluso liberal. Hoy el PP se ha puesto de acuerdo con el PSOE y con CiU para salvar la ley Sinde con mínimos cambios. El déjà vu es completo. La regeneración rajoyana no ha durado ni dos días.

Dice un proverbio judío que si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es mía.

Interesante la crónica de Amador Fernández Savater sobre una cena que organizó la ministra González Sinde para recabar la ayuda de los "intelectuales". La cena del miedo. Hay que leerlo entero. Aquí dos párrafos:
Quizá haya por ahí algún morboso preguntándose qué nos dieron para cenar. Yo se lo cuento, no hay problema, es muy sencillo. Fue plato único: miedo. El miedo lo impregnaba todo. Miedo al presente, miedo al porvenir, miedo a la gente (sobre todo a la gente joven), miedo a la rebelión de los públicos, miedo a la Red. Siento decir que no percibí ninguna voluntad de cambiar el rumbo, de mirar a otros sitios, de escuchar o imaginar alternativas que no pasen simplemente por insistir con la Ley Sinde o similares. Sólo palpé ese miedo reactivo que paraliza la imaginación (política pero no sólo) para abrir y empujar otros futuros. Ese miedo que lleva aparejado un conservadurismo feroz que se aferra a lo que hay como si fuera lo único que puede haber. Un miedo que ve enemigos, amenazas y traidores por todas partes.
...
Lo que hay aquí es una élite que está perdiendo el monopolio de la palabra y de la configuración de la realidad. Y sus discursos traducen una mezcla de disgusto y rabia hacia esos actores desconocidos que entran en escena y desbaratan lo que estaba atado y bien atado. Ay, qué cómodas eran las cosas cuando no había más que audiencias sometidas. Pero ahora los públicos se rebelan: hablan, escriben, se manifiestan, intervienen, abuchean, pitan, boicotean, silban. En la reunión se podía palpar el pánico: “nos están enfrentando con nuestro público, esto es muy grave”. Pero, ¿quién es ese “nos” que “nos enfrenta a nuestro público”? Misterio. ¿Seguro que el público no tiene ninguna razón verdadera para el cabreo? ¿No es esa una manera de seguir pensando al público como una masa de borregos teledirigida desde algún poder maléfico? ¿Y si el público percibe perfectamente el desprecio con el que se le concibe cuando se le trata como a un simple consumidor que sólo debe pagar y callar?

sábado, 22 de enero de 2011

Huguito

¿Derechos Humanos?

Las Naciones Unidas nacieron con una buena intención de evitar guerras tras el drama de la 2ª Guerra Mundial, pero se han convertido en una farsa. En concreto, el Comité de Derechos Humanos cuyosmiembros pertenecen a naciones como Túnez, Argelia, Marruecos o Egipto. En el pasado también estuvieron representados Libia y Arabia Saudí. Nadie puede esperar que esta comisión genere ningún progreso a los derechos humanos en el mundo.

Hillel Neuer de UN Watch
lo denunció en una intervención ante el Comité de Derechos Humanos y es censurado por el presidente del mismo.



Pero el Gran Hermano, no el de Mercedes Milá, sino el gran censurador, pide que se borren las declaraciones en el Comité.

viernes, 21 de enero de 2011

Camino al socialismo real

Que España es un país socialdemócrata es una evidencia. Es el camino que los españoles han elegido mayoritariamente y al que todos los partidos políticos se han entregado con fruición en las últimas tres décadas. No hay duda cuando el Estado gasta el 50% de la riqueza nacional.

Sin embargo, en la presidencia de Zapatero se está produciendo el asalto por el Estado de la escasa libertad que nos quedaba. En las últimas semanas se han anunciado diversas iniciativas que van todas a entrar en la vida privada de los ciudadanos.

Empezó el año con la ley antitabaco, ya comentada aquí. Poco después la inefable Pajín nos ha anunciado la Ley para la igualdad de trato y la no discriminación, que contempla la posibilidad de cerrar empresas que discriminen. Discriminar, según la RAE, es: 1. tr. Seleccionar excluyendo, 2. tr. Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc. Es decir, cualquier empresa podrá ser cerrada, pues las empresas no hacen otra cosa que discriminar. Empezando por la selección de personal, que es una exclusión de candidatos para favorecer a otros o la aplicación de precios o privilegios a determinados colectivos por el hecho de ser mejores clientes o por interesar la inversión en ellos para captarlos como futuros clientes. Siempre alguien discriminado en el sentido de la primera acepción podrá aducir que ha sido discriminado por la segunda acepción. Quién no tiene un defecto que entre en ese etcétera de la definición del diccionario.

A principios de esta semana Jáuregui el ministro de Presidencia ha anunciado la creación antes del verano de un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales con capacidad de sancionar a los medios. Dice que le preocupa la banalización del espacio público y por ello se les deberá sancionar.



¿Quién ha banalizado más este país que los políticos y en particular el PSOE? Se referirá a Zapatero con lo de banalización o será de Pajín de quien habla?

Otra es la posibilidad de que ante una infracción grave de tráfico la policía te confisque el coche. Y hoy, el anuncio del Gobierno Vasco de imponer un canon a las casas deshabitadas durante más de dos años en una iniciativa para garantizar el derecho constitucional a la vivienda .

Pasito a pasito hacia el totalitarismo socialista.

Bélgica como modelo


El camino de la descomposición de España nos lo está marcando Bélgica. Es sabido que Bélgica lleva más de siete meses sin gobierno ante la incapacidad de los partidos políticos de llegar a un pacto. Parece que la "solución" de la que se habla es partir el país en las dos regiones que conforman las dos "identidades". Es decir, la solución es destruir. El tema lingüístico es un síntoma de lo que pasa en Bélgica. En uno de mis viajes a Bélgica descubrí que, ante la imposibilidad de que flamencos y valones puedan hablar en el mismo idioma, los belgas de uno y otro lado se comunicaban en inglés, al menos en la empresa en la que trabajo. Claro síntoma de que la identidad está por encima del sentido común.

La estrategia de los nacionalistas catalanes, especialmente, es que el idioma separe a los ciudadanos de aquella región de los del resto de España. La iniciativa para introducir la traducción simultánea en el Senado apunta en esta línea. Es un símbolo (caro, pero no hay gasto grande cuando se trata de construir la nación), como en Bélgica, de que la identidad regional está por encima de la lógica. Lo que importa no es la comunicación, sino la diferenciación. Como destacaban los periódicos al día siguiente de ponerse en marcha la iniciativa, los senadores hablaban en español en los pasillos de lo bien que funcionaban los pinganillos.

El error es considerar la iniciativa un escándalo por el derroche económico que supone. Si España fuera un país rico, ¿tendría sentido? Sólo si se quiere separar a los españoles en "identidades".

El logopeda de Rajoy

Mi amigo Alberto me manda este vídeo. Muy bueno.

martes, 18 de enero de 2011

Flaca memoria

Evidentemente, El País no ha estado a la altura y se ha olvidado de los argumentos que dio en su día para vincular el tiroteo de Arizona al Tea Party. En el caso de Murcia, sin embargo, la violencia contra el consejero del PP no tiene nada que ver con el acoso que sindicalistas y miembros del PSOE llevan haciendo desde hace meses a los miembros del gobierno murciano.


Resulta sencillamente temerario que, antes siquiera de que la investigación recogiera los primeros datos sobre la agresión al consejero, el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, asignase sin asomo de duda las responsabilidades. Para ello, utilizó un razonamiento que resulta peligroso en boca de cualquier ciudadano, pero mucho más si ejerce una responsabilidad institucional. Valcárcel aseguró que, puesto que la izquierda es solo una, el partido socialista es culpable con independencia de quiénes sean los agresores.


Alfonso Ussía no lo puede decir mejor:

Pedro Alberto Cruz, una paliza brutal. La trituradora. Esta nueva izquierda del pasado siglo que ha reiventado Zapatero no quiere ser vencida ni por las urnas. Y los españoles, que antaño teníamos fama de valientes y arrojados, somos más bien corbardes. Se vio después del atentado islamista de 2004. Nueve millones de españoles resistieron. La periodista de Prisa Maruja Torres, que pertenece a la Trituradora, escribió que en España había nueve millones de hijos de puta. Lo que no se atrevió a escribir jamás de un terrorista de ETA se lo endosó a nueve millones de ciudadanos por votar al Partido Popular.

Es lo que hay. Preparémonos para cuando gobierne Rajoy.

domingo, 16 de enero de 2011

Vuelven los serviles


La dizque tregua, alto el fuego o como lo quieran llamar de ETA nos retrotrae a aquellos tiempos de hace tres o cuatro años en los que a los serviles se les llenaba la boca de paz. La pazzzzz, con muchas zetas de Zapatero. El lendakari, empieza a prepararse la campaña electoral, rindiéndose a los terroristas. Invita a renunciar a que una "mitad de la sociedad venza a la otra mitad". Ya está en marcha la estrategia de manipulación de la opinión pública para que Batasuna, es decir, ETA se presente a las elecciones municipales y pueda seguir disfrutando del dinero de los españoles.

Como hace cuatro o cinco años, volveremos a las manifestaciones que se convoquen para protestar contra la presencia de los terroristas en las instituciones. La próxima, el 5 a las 5.

Ahí te quiero ver


En estos días hemos visto cómo la lógica progre de El País ha apuntado al Tea Party como culpable de la matanza de Arizona.

El ataque contra Giffords ha supuesto, con todo, una llamada de atención sobre la crispación que vive Estados Unidos y de la que el Tea Party ha hecho su principal y casi única estrategia.

Según esa misma lógica, el culpable de la agresión de ayer al Consejero de cultura murciano es el PSOE. ¿A que no será así?

sábado, 15 de enero de 2011

martes, 11 de enero de 2011

La derecha criminal

Cómo no, el intento de asesinato de una congresista demócrata a manos de un psicópata ha sido utilizada por la progresía de los dos lados del Atlántico como pretexto para criminalizar al Tea Party.

Unanimidad total en la prensa española.

El País:
La congresista aparecía en una lista que la cara más visibles del movimiento ultraconservador Tea Party, Sarah Palin, hizo pública el año pasado sobre los enemigos a batir en las elecciones de noviembre de 2010. Aunque la grosera presentación de esa lista -con dianas apuntando a los Estados de los congresistas mencionados y el ominoso título de "No se retiren, recarguen"- provocó las iras justificadas de muchas personas, la lista se refería a 20 congresistas que habían votado a favor de la reforma sanitaria y que pertenecían a distritos ganados por los republicanos en las presidenciales de 2008, es decir susceptibles de ser recuperados por la oposición en 2010.

Especulaciones y conexiones similares van a ser inevitables hasta que la investigación avance. Es indiscutible que el clima político en Estados Unidos se ha envenenado desde la aparición del Tea Party y, aunque este múltiple crimen sea únicamente la reacción individual de un personaje atrabiliario que llenaba Internet con absurdas reflexiones, el debate sobre la responsabilidad de la clase política está servido.


El Mundo:

La congresista Gabrielle Giffords, disparada en la cabeza por un atacante este sábado, ha sido una de las demócratas más criticadas por el sector duro del partido republicano, con Sarah Palin a la cabeza. Tanto es así que la propia Palin, en una serie de anuncios publicados en SarahPAC.com, su centro de acción política en Internet, señalaba a Giffords como uno de los 20 objetivos a desbancar en las pasadas elecciones a través de una mirilla sobre el distrito al que representa.

Junto a Giffords había otros 19 políticos demócratas "que votaron a favor de la reforma sanitaria" y que pertenecían a distritos que en 2008 ganaron McCain y Palin en las elecciones presidenciales. "¡Recuperemos los 20, juntos!", remataba este anuncio de Palin al que acompañó otro con la misma iconografía -mirillas de escopeta sobre un mapa de Estados Unidos- con el texto: "Hemos diagnosticado el problema… ayúdanos a prescribir la solución".

El Periódico:

Desde todas las instancias políticas y policiales estadounidenses se llamaba ayer a la calma y la contención de especulaciones sobre las posibles motivaciones tras el tiroteo en Tucson. Sin embargo, nada podía evitar que ciudadanos y analistas apuntaran a la realidad de los últimos años, cuando EEUU ha sufrido una radicalización en el discurso público, sobre todo con el apogeo de movimientos ultras como el Tea Party, y una polarización entre conservadores y progresistas.

Poco después de que empezara a extenderse la noticia del tiroteo, periodistas y blogeros recuperaron un controvertido mapa político que el Comité de Acción Política de Sarah Palin colgó tras la aprobación de la ley de reforma sanitaria. En ese mapa se habían identificado a 20 congresistas demócratas que dieron su voto a la ley, incluyendo Gabrielle Giffords, tiroteada ayer. Estaban en distritos que en alguna ocasión habían votado por los republicanos y se instaba a recuperarlos para los conservadores en las elecciones de noviembre.

No habría tenido más relevancia si en ese mapa de EEUU los distritos que se pretendía recuperar no hubieran estado marcados con puntos de mira como los que usan los rifles para apuntar a una diana. O si tras la aprobación de la ley no se hubieran transformado en ataques vandálicos contra oficinas de congresistas demócratas (incluyendo la de Giffords) lo que habían sido meses de amenazas y de violencia semántica.

La Vanguardia:

La congresista demócrata tiroteada en Arizona, Gabrielle Giffords, estaba en el punto de mira del Tea Party por su defensa de la reforma sanitaria y de la ley de la inmigración.

El recelo hacia la senadora Gabrielle Giffords era tal que en su página de Facebook la diva del grupo conservador, Sarah Palin, la colocó en un mapa de Estados Unidos como uno de los demócratas a batir para evitar la reforma sanitaria de Barack Obama. El mapa de objetivos los señalaba con la mirilla de un arma.

Este polémico mapa ya no figura en la página oficial de la ex gobernadora de Alaska, en lugar de eso, Palin ha colgado un mensaje de condolencias en el que asegura que ella y su familia rezan por “las víctimas y sus familias, y por la paz y la justicia”.

Sin embargo, JM Guardia desvelaba el mismo día del asesinato el perfil del asesino, un psicópata que ya había intentado una matanza hace años. Él mismo cuenta en su blog que le mandó las fuentes a Tele5 para que dieran una información más veraz o, cuanto menos, con diferentes ángulos, cosa que la zafia cadena berlusconiana no hizo. Excelente la serie de entradas de Barcepundit sobre el asunto, que demuestra la hipocresía de los progres.

Dice en otra de ellas:

Tengo escrito en varias ocasiones anteriores que el verdadero mal de la prensa española no es que mienta. Al fin y al cabo, la mentira es rebatible simplemente mostrando los hechos ciertos. Lo que hacen los medios españoles es algo mucho más insidioso: ocultar hechos relevantes a sus lectores que, de conocerlos, probablemente les harían ver las cosas de otro modo. Por ejemplo, es evidente que saber que el asesino era descrito por sus compañeros de clase como radical de izquierdas hace sólo tres años haría que muchas personas se preguntaran dos veces si la caracterización del atentado como algo inspirado por la ultraderecha es correcta. O por lo menos intuirían que hay algo que no funciona bien en su mente y que es eso, y no supuestas incitaciones externas, lo que le llevó a cometer el delito. Omitir una información relevante es, en términos periodísticos, una estafa. Y hasta que los medios españoles tengan la honestidad de ofrecer a sus lectores todos los hechos, tanto los que coinciden con su línea editorial como los que no lo hacen (podrían seguir el ejemplo de esa prensa estadounidense que tanto admiran) no tendremos una opinión pública informada y, en ese sentido, sana.

Sólo he encontrado dos artículos que disienten de la línea oficial progre. Arcadi Espada en El Mundo de hoy:

Acierta Krugman, sin embargo. La matanza de Arizona ya no se puede desvincular del Tea Party. Pero sólo porque Krugman lo ha dicho. Este es el hecho. El asombroso hecho. Por el momento no hay ningún otro hecho que vincule a Jared Lee Loughner con el clima de odio que denuncia Krugman. No debe de serlo, por ejemplo, el que la Policía haya descubierto que el jovencito ya preparó una matanza hace años, cuando el Tea Party era (¡sólo!) una sublevación fundacional de la nación americana. El hecho que construye Krugman pertenece a una extraña categoría de hechos no falsables: los que resultan de combinar las opiniones con el argumento de autoridad. Paradójicamente su carácter infalsable no los fragiliza. ¡Quia!: los blinda. La opinión de Krugman ya ha alcanzado el estadio plácido, invulnerable y amniótico de las opiniones del astrólogo. Y su devastadora influencia. Krugman. La inteligencia de la nación.

El otro es de David Gistau también en El Mundo.

Marcadas las distancias con el movimiento del Tea Party, que no es sino el esperpento de los valores genesíacos que emanan de la Declaración de Independencia, no deja sin embargo de sorprender que se le haya atribuido alguna forma de autoría en la masacre de Tucson. Sólo es posible relacionar de forma natural a los integrantes de un movimiento político con la acción de un psicópata si previamente se ha hecho pasar por psicópatas a los integrantes del movimiento político. Lo que cabe preguntarse entonces es a qué se debe esa reputación de los miembros del Tea Party por la cual es posible imaginarles cometiendo un asesinato, o al menos incitando a otro a que lo cometa. Y sólo se nos ocurre una respuesta: que no les gusta Obama. Para la izquierda española, que no te guste Obama no sólo constituye un síntoma de desorden mental. Además, y aplicando la lógica de Joe Pesci en Casino, te convierte en un asesino potencial: se empieza protestando por la reforma sanitaria y se acaba descerrajándole un tiro en la cabeza a una congresista demócrata.
Se me replicará que el Tea Party ha irrumpido con una retórica crispante, y es verdad. Pero no lo es menos que la que sufrió uno de los presidentes americanos más insultados, George Bush, y a nadie se le ocurrió nunca que las agrestes opiniones que inducían el odio contra él fueran una incitación al asesinato. Al revés: como las emitían actores y demás exquisitos de la intelectualidad, y no rednecks de derechas, eran tenidas por demostración de un admirable compromiso.

domingo, 9 de enero de 2011

El fumeque


No soy fumador. Mejor dicho, soy fumador muy ocasional. Puedo fumar un cigarrillo después de alguna cena bien regada de vino y algún puro en ocasiones especiales, después de una buena comida. Me molesta respirar el humo de los demás, especialmente en lugares donde el ambiente está muy cargado, de los que sales apestando a tabaco. Además, está demostrado que el humo es dañino para la salud de los fumadores pasivos. En la oficina he sufrido el efecto nocivo de reuniones cargadas de humo, no sólo de cigarrillos, sino también de puros.

Sin embargo, estoy en contra de la ley de prohibición de fumar en todos los lugares públicos porque creo que son un atentado contra la libertad y la propiedad privada. A diferencia de lo que muchos opinan, no creo que sea un ataque contra la libertad de los fumadores de fumar donde les plazca. En mi opinión, es un ataque contra la libertad del propietario de un local de utilizarlo como quiera y dando los servicios que le parecen bien.

A favor de la prohibición de fumar se dan varios argumentos que desde mi punto de vista son falaces:

1. El tabaco mata. La solución socialista sería la prohibición total del tabaco. Yo pienso que si alguien se quiere arriesgarse a contraer una enfermedad derivada del tabaco, es su problema. Nuestro cuerpo no es propiedad del Estado, que puede venir a decirnos lo que tenemos que hacer. De aquí se pasa a no comer grasas, a hacer dos horas de ejercicio cada día y, poco a poco, a ser esclavos de Paguín o alguien semejante.
2. El tabaco cuesta mucho dinero a la sanidad pública. Desde el momento en el que no somos libres para elegir qué cobertura sanitaria queremos para nosotros mismos y la sanidad está soportada por los impuestos de todos, es lógico que se argumente esto. La solución sería que lso ciudadanos tuvieran un seguro privado que les permitiera elegir la cobertura sanitaria. ¿Alguien duda de que los fumadores pagarían una prima más alta por estar en un grupo de mayor riesgo? Además, cualquier enfermedad es un coste para la seguridad social. Por tanto, dentro de poco veremos otras prohibiciones que "cuidarán" de nuestra salud. Otra vez Paguín haciendo de las suyas con nuestros cuerpos.
3. Los no fumadores no tienen por qué soportar el humo de los fumadores en bares y restaurantes. Nadie obliga a una persona a entrar en un determinado local si no le gusta. Un no fumador es libre de elegir ir a locales en los que no se fume y no está obligado a ir a restaurantes en los que se fume. Prohibir el tabaco en todos los locales cerrados responde a una vocación de los políticos de adueñarse del comportamiento social mediante regulaciones. También se aduce que los camareros no tienen por qué tragarse el humo de los fumadores. Tampoco los mineros o los pintores industriales tienen por qué estar sometidos a trabajos penosos. Nadie les obliga a trabajar en un determinado restaurante si las condiciones que se dan en él no les satisfacen. Y si son buenos camareros podrán encontrar otro trabajo con mayor o menor dificultad.
4. También está prohibido en otros países. ¿Y?
5. La ley tiene el máximo consenso político. Este es el argumento menos liberal y democrático. Según este argumento, si los partidos políticos se ponen de acuerdo y hay consenso, podrán organizar campos de concentración para recluir a aquellos que no demuestren un comportamiento adecuado al consenso. Ya pasó en Alemania. La democracia y el estado liberal deben garantizar los derechos de las minorías.

Y el esperpento viene cuando Paguín incita a los ciudadanos a la delación. No son capaces de hacer cumplir las sentencias del Supremo (véase la sentencia sobre la inmersión lingüística en Cataluña) y nos quieren meter a nosotros en el lío de denunciar a nuestros vecinos.

sábado, 8 de enero de 2011

El problema de la inmigración

Física y sociedad


En un post de hace años, cuando estaba en plena ebullición el debate de la educación para la ciudadanía, me burlé del asunto poniendo un ejemplo absurdo de problema de matemáticas a lo socialista. En esa dirección va la cosa.

Consultando el libro de Física de mi hija de 17 años mientras hacemos unos problemas de mecánica, veo que hay una sección al final de cada capítulo de su libro que se llama Física y sociedad. En el capítulo de mecánica, la aplicación de los conceptos de velocidad, fuerza y cantidad de movimiento se aplican a los límites de velocidad de los automóviles.

La velocidad de un automóvil debe permitir a su conductor detener el vehículo dentro de la distancia d seguridad ante cualquier incidente.
...
Circular a una velocidad excesiva es extremadamente peligroso, pues si el conductor no logra detener el vehículo dentro de la distancia de seguridad , se producirá una colisión cuyas consecuencias pueden ser funestas.

Así sigue la página con una tabla de los límites de velocidad para los diferentes tipos de vía y de vehículos y demás chorradas aleccionadoras. ¿Qué dirán los libros de filosofía, ética y demás? El camino al socialismo está siendo alfombrado en las cabezas de nuestros hijos.

Asfixiados


Las encuestas dicen que detrás de la economía y del paro, temas coyunturales que algún día mejorarán, el mayor problema que perciben los españoles son los partidos políticos. Lógico. Nuestros partidos políticos son una rémora para el progreso social en España. La política, a través de los medios coactivos del Estado en sus diferentes niveles administrativos, copa todos los ámbitos de la vida nacional, desde la educación hasta la cultura. Y no hay manera de romper la hegemonía partidista ni de que esos mismos partidos se renueven y promuevan una mayor autonomía de la sociedad.

El caso es claro. Cada vez hay más gente en las estructuras de los partidos a los que se deben favores, que su vida se ha hecho alrededor del partido y que en caso de estar en el poder exigen su parte de la tajada. Eso sólo se puede hacer inventando funciones estatales que nadie ha pedido pero que conllevan la creación de una estructura burocrática en la que colocar a los advenedizos que auparon al líder.

En España es imposible que aparezcan movimientos cívicos que socaven las estructuras de los partidos y que hagan propuestas innovadoras de cómo resolver los problemas que nos aquejan y que, seamos sinceros, ninguno de los dos actuales partidos nunca resolverán en su raíz. A ver qué partido se atreve a proponer una reforma constitucional que cierre la definición de competencias entre el estado central y las autonomías, la independencia del poder judicial, una educación libre de imposiciones de la política, una reforma de las pensiones que de verdad garantice que los pensionistas del futuro cobren una pensión fruto de su trabajo,...

Si esto lo sabíamos, esta semana ha habido dos pruebas manifiestas del poder de la nomenklatura de los partidos. El PP, desgraciado en el caso Cascos (igual que Cascos, al que se le ha visto la ambición de poder más que el interés por su partido), y el PSOE en el caso de Antonio Asunción.

viernes, 7 de enero de 2011

La imposible solución constitucional española


Buen artículo del Javier Tajadura en El País de hoy sobre el irresoluble problema constitucional español. El problema territorial estuvo durmiente durante los años de la dictadura, pero en cuanto se murió el dictador, aparecieron los valientes a reclamar unos teóricos derechos históricos, cosa que nadie osaría reclamar en la construcción de un estado ex-novo, como fue el caso español a finales de los 70. Se perdió la ocasión de construir un Estado desde cero, sin ataduras con el pasado. Sin embargo, se reconocieron fueros medievales bajo la presión del terrorismo y se reconocieron insituciones preconstitucionales como la Generalidad de Cataluña. Treinta años después, con los nacionalistas subidos a las barbas y todavía rehenes de alguna manera de los terroristas, se sigue discutiendo sobre el problema que se aplazó en su día.

...resulta evidente que España sería ya unEstado federal en la medida en que la autonomía está garantizada y consolidada. A mayor abundamiento, es una autonomía de una amplitud desconocida en el federalismo comparado. La extensión de las competencias regionales es de tal magnitud que a los poderes autonómicos corresponde la gestión de más de un tercio del gasto público.

Sin embargo, España presenta una singularidad que es la que la distingue de todos los demás Estados federales o compuestos existentes en el mundo. Esta diferencia es el denominado principio dispositivo cuyo significado y alcance son fáciles de comprender. En virtud de dicho principio, la Constitución española de 1978 no identifica las comunidades autónomas que conforman el Estado ni -lo que es más grave- cuál es el nivel de autonomía política de las mismas. Eso no ocurre en ningún Estado Federal del mundo. En todos ellos la Constitución Federal establece cuántos y quiénes son los titulares de la autonomía política y, por supuesto, cuál es el contenido de esa autonomía. Las consecuencias de ello resultan muy claras. En cualquier régimen federal, el aumento o disminución de las competencias de los poderes centrales o territoriales exige, inexcusablemente, una reforma de la Constitución.

En España, al no recoger la Constitución ni la relación de comunidades autónomas ni la amplitud de sus competencias, tales operaciones son diferidas a otras normas, los estatutos de autonomía. Ello permite que se pueda modificar la distribución del poder en España, una cuestión materialmente constitucional y que incumbe a todos los españoles, mediante la reforma de un estatuto de autonomía y sin necesidad de activar el procedimiento de reforma constitucional. De esta forma, el proceso constituyente permanece indefinida y peligrosamente abierto. Sobre los riesgos de esta situación nos advertía el profesor Tomás y Valiente: "Hay que dar por terminado el proceso constituyente. Un Estado no puede permanecer indefinidamente en proceso constituyente sin poner en riesgo la unidad de la sociedad política subyacente, la unidad de la nación. Si no se pretende conscientemente esa ruptura es imprudente desencadenar fuerzas que pueden conducir a ese resultado".

...

Pero ese horizonte federal no tiene nada que ver con "posiciones singulares", con "derechos históricos" ni con "realidad nacional" alguno. El federalismo es una técnica ajena por completo a la ideología del nacionalismo. Y ello porque el federalismo se levanta sobre dos principios: la igualdad entre los miembros de la Federación, y la lealtad. Sin embargo, cuando desde Cataluña se apela al federalismo lo que se está demandando es la transformación del Estado nacional en un Estado plurinacional, la sustitución del principio de igualdad federal por la asimetría (esto es, la desigualdad), el establecimiento de relaciones bilaterales en detrimento del principio de multilateralidad. Esas demandas nada tienen que ver con el federalismo y sólo pueden ser satisfechas mediante la sustitución del Estado actual por una Confederación de Estados.

Vendidos a los chinos


La prensa anda regocijada por la venida del viceprimer ministro chino Li Keqiang y ha sido calificado de nuestro particular Mr. Marshall que ayudará a paliar las dificultades de financiar nuestra deuda en este año 2011. No se dan cuenta políticos y periodistas del impacto desmoralizador que esto podría tener en la población española, si ésta reflexionara un poco. Como decían esta mañana en la radio, el proceso de empobrecimiento progresivo en el que estamos ha hecho que lo que en mi infancia eran cuestaciones para ayudar a gente en países como China se haya convertido en la ignominia de recibir a un destacado dirigente de una sangrienta dictadura comunista como nuestro salvador.

¿Sabrá el señor Li que aquí cuando se tima a alguien decimos que le hemos engañado como a un chino? Supongo que estará avisado y ya hoy nuestra deuda cotiza al alza. Es decir, que los chinos comprarán deuda, pero al tipo de interés del mercado. Es decir, como cualquier otro inversor normal y corriente. ¡Burda propaganda!

Jaime de Piniés en Libertad Digital
desinfla este optimismo desinformado:

En cuanto a la deuda española en sentido estricto, es decir todo aquello que da lugar a pagos fijos, bien sean de interés o amortización y no variables, el monto ascienda a 1.767.557 millones de euros y ha experimentado un crecimiento del 1,8% en relación al mismo periodo del pasado año; debido, sobre todo, al endeudamiento de todas las Administraciones Públicas, que ha crecido al 12%.

Tanto en su vertiente de deuda en sentido estricto como en la más lata de pasivo exterior, el problema del endeudamiento español es espinoso precisamente porque sigue creciendo y hay límites a lo que se puede pedir al mercado por mucha simpatía y alivio que nos quiera aportar el camarada Li. Seguimos anclados en un diferencial del bono español a 10 años frente a Alemania de cerca de 250 puntos básicos y esto es muy caro para nuestra maltrecha competitividad. Supongo que nuestros invitados asiáticos leerán con cierto pavor las denuncias de Artur Mas que apuntan a un déficit público en Cataluña que supera el 50% de lo conocido hasta hace unos pocos días. Un camino de rectificaciones que recuerda el trazado por Grecia e Irlanda. ¿Qué sorpresas envenenadas tendrán las demás comunidades autónomas? El tiempo lo dirá.

Suponiendo que hay límites al crédito que podamos pedir como nación, hay solo tres formas para dar vuelta al difícil problema del pasivo neto: una, devaluación e inflación (opción no permitida dentro del euro); dos, mejorar nuestra competitividad (algo que requiere bastante más esfuerzo y reformas que las emprendidas por nuestro Gobierno y, casi con toda seguridad, también un recorte de los salarios reales y demás factores de coste que podamos controlar); y tres, seguir frenando la demanda nacional (senda en la que nos encontramos y que habida cuenta a que el pasivo neto sigue creciendo, dibuja un largo periodo de estancamiento). Todas estas vías de corrección tienen costes y el transcurso del tiempo hace que algunas opciones dejen de ser políticamente viables, léase, la tercera opción. Cuando llegue ese momento veremos si optamos por el camino de las reformas y la sensatez económica, ojala sea así, o por el abandono del euro. El tiempo también lo dirá.