miércoles, 10 de junio de 2009

Malos resultados


Las elecciones europeas no han arrojado unos buenos resultados desde mi punto de vista. La victoria del PP sobre el PSOE es insuficiente, 3,7% de diferencia no parece mucho dadas las circunstancias. Es terrible que el PP no sea capaz de ilusionar a más votantes, pero no me extraña nada, dado el escaso nivel del discurso durante estos últimos meses. Sentido común es lo máximo que ofrece Rajoy, como ya he comentado muchas veces en este blog.

Es un mal resultado, pues Rajoy parece que saca pecho y se consolida como el ¿líder? de la oposición, pero con poco margen como para anticipar un verdadero cambio político. Está claro que ya sólo aspira a heredar la escombrera nacional que deje Zapatero, con pocas ideas y menos ganas de trabajar. Creo que Rajoy es un vago de tomo y lomo y el cabeza de una panda de mediocres que no son capaces de plantear nada nuevo antes el desbarajuste social y económico del PSOE. Además, el PSOE pierde, pero no por lo suficiente como para obligar a Zapatero a rectificar su política económica, autonómica y social.

Lo único bueno desde mi punto de vista es la consolidación de UPyD entre el voto urbano, normalmente más ilustrado e informado que el rural. Pero tiene pocos votos todavía, es tan sólo la quinta fuerza política, como para influir decisivamente en la política nacional. De momento, no pasa de ser un Pepito Grillo para los dos grandes partidos que resta votos a un lado y a otro, más al PSOE que al PP. Tiene más mérito aún si se considera la poca atención que tiene en los medios de comunicación. IU huele a cadáver. Sigue asfixiada por el discurso radical de izquierdas de Zapatero, que quiere terminar de eliminarla para ser la única opción a la que vote la extrema izquierda. Algo así como el PP es para todos los votantes de derechas que no quieren tirar su voto.