sábado, 24 de abril de 2010

Olvido de la transición

Los antifranquistas retrospectivos de hoy, algunos de ellos ni siquiera habían nacido en 1975, se olvidan de que la democracia la trajeron a España los franquistas y la burguesía. Treinta y cinco años después de la muerte del dictador es cuando se protesta contra él. Se olvida que en estos años el PSOE ha gobernado ya veinte y que la derecha en el gobierno sólo ha administrado un régimen constitucional socialdemócrata. Ni una reforma liberal aparte de vender las empresas estatales hizo el PP, aunque eso es otro tema.

Lo dice bien Antonio Pérez Henares.



El País en octubre de 1977 escribía esto:

La España democrática debe, desde ahora, mirar hacia adelante, olvidar las responsabilidades y los hechos de la guerra civil, hacer abstracción de los cuarenta años de dictadura. La mirada hacia el pasado sólo debe tener como propósito la reflexión sobre las causas de la catástrofe y la forma de impedir su repetición. Un pueblo ni puede ni debe carecer de memoria histórica; pero ésta debe servirle para alimentar proyectos pacíficos de convivencia hacia el futuro y no para nutrir rencores hacia el pasado.


Probablemente en aquél tiempo no se podía haber hecho otra cosa, con los comunistas y los socialistas clamando por la derrota en la guerra, pero como escribí el otro día, el pacto Constitucional se ha revelado catastrófico para España por su carácter socialista e intervencionista, verdaderamente heredero del franquismo.

El caso Garzón no es más que una excusa para agitar, dividir y camuflar el desastre del Gobierno de Zapatero: "nos conviene que haya tensión". Sigue siendo verdad.