domingo, 25 de abril de 2010

Todo está podrido


Efectivamente, hay que hacer la segunda Transición, pero no la que quieren los izquierdistas que apoyan a Garzón, sino la que ponga a España en la senda del progreso y de la verdadera libertad. No pensaba colgar más que una foto, pero he caído en el artículo de Jesús Cacho sobre la elección de Fainé como presidente de la CECA y no he podido resistir el comentario.

Si la mitad de nuestro sistema financiero se gestiona así, ¿qué podemos esperar? La ruina, nada más.

De modo que cuando Elena Salgado coge el teléfono y llama al capo de Caixa con la buena nueva de que el Gobierno piensa en él para arreglar el desaguisado de un sector en el que el Banco de España –y el propio Gobierno- ha fracasado con estrépito, a la ministra se lo dan mascado. Ella sabe muy poco de Cajas. Tan abrumada está ante el reto de un déficit público al que hay que meter mano en los PGE de 2011, que la dama se limita a actuar de porte-parole. Pero había que convencer al PP. Y también para esto tiene don Braulio solución. A golpe de teléfono se encuentra Javier Arenas, presidente del partido en Andalucía, dos gotas de agua, con quien siempre se ha entendido a las mil maravillas. Y Arenas y Medel viajan a Madrid en el AVE para entrevistarse con Mariano Rajoy. Y en la sede de Génova el dúo andaluz convence al aspirante de que al PP no le conviene colocar a Franco en la presidencia de CECA, horror, un amigo de Pizarro, ¡con el agua que ha corrido bajo los puentes desde que lo dejamos colgado de la brocha después de haberle prometido el oro y el moro…!