viernes, 30 de abril de 2010

La batalla de las Termópilas


Cuenta Heródoto en el libro séptimo de su Historia la famosa batalla de las Termópilas que se desarrolló dentro de la Segunda Guerra Médica (no tiene nada que ver con la reforma sanitaria de Obama y se llaman así porque los griegos llamaban medos a los persas). Esta historia dio lugar al cómic y a la película 300.

Lo leía ayer y uno de los pasajes me pareció idóneo en esta época en la que nuestro gobierno improvisa continuamente. Dice Heródoto que Artábano trataba de convencer a Jerjes de que no atacara a los griegos con diversos argumentos entre los que estaba el siguiente:


"Pues he llegado a la conclusión de que plantear a fondo un asunto constituye un inapreciable provecho, ya que, aun cuando pueda presentarse algún contratiempo, la decisión adoptada no deja de ser adecuada, y lo que ocurre es que la misma se ve trastocada por lo imprevisible. En cambio, quien toma sus decisiones a la ligera se encuentra con un éxito inesperado, si le acompaña la fortuna, pero su decisión no deja de ser errónea.

...


La precipitación, en suma, engendra errores en todo tipo de asuntos, y de los errores suelen derivarse graves daños; en la cautela, en cambio, radican una serie de ventajas que, aunque no denoten su presencia de inmediato, a la larga, empero, llegan a detectarse."
Belén Esteban lo podría explicar casi como Heródoto.


martes, 27 de abril de 2010

Hacia el despotismo

La reciente polémica en torno al Tribunal Constitucional y el Estatuto de Cataluña está poniendo de manifiesto la faz despótica de los políticos nacionalistas y socialistas. Dado que el TC, después de tres años y ocho meses, no es capaz de fallar a favor de un Estatutro claramente anticonstitucional, se propone que haya leyes que no se puedan revisar por ningún Tribunal. Nadie puede dudar que si se hubiera encontrado algún resquicio para declarar constitucional el Estatuto catalán, ya se habría hecho. Lo que proponen Mas, Montilla y demás fauna típicamente ibérica (y por tanto, antiliberal) es que una ley votada por su Parlamento Autonómico y ratificada en un referéndum, aunque sea por una raquítica mayoría, no pueda ser revisada en cuanto a su constitucionalidad. Si hay algo que caracteriza a los sistemas políticos liberales es la prevalencia de la ley para proteger a las minorías.

Este vídeo muestra cómo España y particularmente Cataluña se están convirtiendo, si no lo han hecho ya, en sistemas despóticos.

domingo, 25 de abril de 2010

Todo está podrido


Efectivamente, hay que hacer la segunda Transición, pero no la que quieren los izquierdistas que apoyan a Garzón, sino la que ponga a España en la senda del progreso y de la verdadera libertad. No pensaba colgar más que una foto, pero he caído en el artículo de Jesús Cacho sobre la elección de Fainé como presidente de la CECA y no he podido resistir el comentario.

Si la mitad de nuestro sistema financiero se gestiona así, ¿qué podemos esperar? La ruina, nada más.

De modo que cuando Elena Salgado coge el teléfono y llama al capo de Caixa con la buena nueva de que el Gobierno piensa en él para arreglar el desaguisado de un sector en el que el Banco de España –y el propio Gobierno- ha fracasado con estrépito, a la ministra se lo dan mascado. Ella sabe muy poco de Cajas. Tan abrumada está ante el reto de un déficit público al que hay que meter mano en los PGE de 2011, que la dama se limita a actuar de porte-parole. Pero había que convencer al PP. Y también para esto tiene don Braulio solución. A golpe de teléfono se encuentra Javier Arenas, presidente del partido en Andalucía, dos gotas de agua, con quien siempre se ha entendido a las mil maravillas. Y Arenas y Medel viajan a Madrid en el AVE para entrevistarse con Mariano Rajoy. Y en la sede de Génova el dúo andaluz convence al aspirante de que al PP no le conviene colocar a Franco en la presidencia de CECA, horror, un amigo de Pizarro, ¡con el agua que ha corrido bajo los puentes desde que lo dejamos colgado de la brocha después de haberle prometido el oro y el moro…!

sábado, 24 de abril de 2010

Olvido de la transición

Los antifranquistas retrospectivos de hoy, algunos de ellos ni siquiera habían nacido en 1975, se olvidan de que la democracia la trajeron a España los franquistas y la burguesía. Treinta y cinco años después de la muerte del dictador es cuando se protesta contra él. Se olvida que en estos años el PSOE ha gobernado ya veinte y que la derecha en el gobierno sólo ha administrado un régimen constitucional socialdemócrata. Ni una reforma liberal aparte de vender las empresas estatales hizo el PP, aunque eso es otro tema.

Lo dice bien Antonio Pérez Henares.



El País en octubre de 1977 escribía esto:

La España democrática debe, desde ahora, mirar hacia adelante, olvidar las responsabilidades y los hechos de la guerra civil, hacer abstracción de los cuarenta años de dictadura. La mirada hacia el pasado sólo debe tener como propósito la reflexión sobre las causas de la catástrofe y la forma de impedir su repetición. Un pueblo ni puede ni debe carecer de memoria histórica; pero ésta debe servirle para alimentar proyectos pacíficos de convivencia hacia el futuro y no para nutrir rencores hacia el pasado.


Probablemente en aquél tiempo no se podía haber hecho otra cosa, con los comunistas y los socialistas clamando por la derrota en la guerra, pero como escribí el otro día, el pacto Constitucional se ha revelado catastrófico para España por su carácter socialista e intervencionista, verdaderamente heredero del franquismo.

El caso Garzón no es más que una excusa para agitar, dividir y camuflar el desastre del Gobierno de Zapatero: "nos conviene que haya tensión". Sigue siendo verdad.

Behind the musgo

viernes, 23 de abril de 2010

Faltos de memoria

Es curiosa la amnesia selectiva que tiene nuestra democracia añosa y sectaria. Las reacciones a la muerte de Samaranch han sido unánimemente elogiosas por parte de los medios. Coloso del deporte, señor de los anillos, campeón del olimpismo, son algunos de los titulares o calificativos que ha recibido este hombre en su muerte.

Nadie ha recordado que fue un presidente de la Diputación de Barcelona en tiempos de la oprobiosa. La foto no deja lugar para la duda.


Es más, el acompañante de Samaranch, por aquél entonces Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento, ha sido presidente de Sogecable, la dueña del periódico donde escribe Carrillo. ¡Qué mala memoria!

Savater sobre Garzón


Ayer, El País publicaba un artículo de Fernando Savater sobre el caso Garzón y la agitación antisistema que la izquierda, alentada sin duda por el Gobierno, está haciendo estos últimos días. Discrepo del elogio que hace de Garzón y de su "creatividad" judicial:

Sólo se equivoca quien se atreve a actuar efectivamente, los pasivos y los rutinarios aciertan siempre... en su irrelevancia. Incluso esa "imaginación creativa" que Varela reprocha en su auto al magistrado no me parece en principio algo censurable, porque puede que precisamente sea la osadía de imaginar lo que falta a una justicia a la que a veces sentimos demasiado tímida o perezosa.

Sin embargo, acertaba en su análisis del sectarismo hispano. He de decir, de la izquierda, pues no sé yo qué derecha está haciendo nada en esta agitación. Ya comenté en otra entrada que cualquiera, sea de Falange o del Partido Comunista, se puede querellar contra quien sea, si así lo tiene a bien.

Confieso que la noción de "crímenes contra la humanidad" me resulta más religiosa o metafísica que jurídica: todos los crímenes lo son contra humanos, personales y concretos, no contra conceptos abstractos por edificantes que sean. En la Guerra Civil española se cometieron innumerables asesinatos contra seres humanos de una u otra ideología. Se dice que los que murieron por culpa de desmanes en la zona republicana fueron ensalzados durante toda la dictadura, mientras que los otros aún esperan reparación. Hombre, vamos a ver: no me parece que en las últimas tres décadas el franquismo haya gozado en ninguna parte de buena prensa ni sus víctimas sean denostadas o vilipendiadas por nadie como merecidamente castigadas. Ni en los medios de comunicación, ni en la escuela, ni en las tribunas políticas ni en ninguna parte. Es obvio que hoy ser falangista tiene bastante peor reputación que ser comunista, aunque puedan sustentarse históricamente reproches contra ambas ideologías.
...
Cuando discutíamos, José Bergamín solía decirme: "Desengáñate, la única solución es otra guerra civil y que esta vez ganen los buenos". Tras haber conocido la dictadura de los malos y ahora ver de cerca los modales de los buenos, prefiero que las cosas sigan como están.

martes, 20 de abril de 2010

Madrileños en Calcuta

Sin comentarios.

Campus Party

El otro día asistí a la inauguración del Campus Party. Allí había varios ejecutivos de alto nivel que desentonaban con el ambiente general de friquis informáticos que acuden a esta cita con sus ordenadores "tuneados" para compartir proyectos informáticos o de robótica.

Allí estaba la ministra de Innovación, Cristina Garmendia. Mucho estilo, derrocha simpatía y habla un inglés muy bueno. Se permitió el lujo de hacer la introducción al acto en inglés para las decenas de friquis procedentes de diferentes lugares de Europa.

Pero no puede haber acto con un político que no merezca una crítica. Una anécdota y el discurso dan la medida de la miseria de la política. Mientras paseaba por el lugar donde se concentraban los jóvenes informáticos, la gente sacaba fotos y en una de esas, la ministra se acerca al chico en cuestión, le pide la cámara, se la da a un colaborador y le pide que le saque una foto con este chico, que para más señas era de color (negro, que diría Les Luthiers). La ministra se dirige en inglés al chico y le dice " do you mind if we take a pinture together?". El chico asiente y ahí les sacan la foto. Mientras, la ministra se da cuenta de que el chico le mira con cara de haba en clara señal de que no entiende bien lo que dice, por lo que se dirige a él en español y le pregunta: "¿De dónde eres?". Ante el estupor de la ministra, consciente de su metedura de pata, el chico contesta que es de Pamplona. Qué mala pata, un negro en los sanfermines.

El discurso fue algo más penoso, ya que la ministra no pudo decir otra cosa que el Gobierno promocionaba la innovación para perseguir los dos grandes objetivos de la presidencia española de la UE: el cambio climático y la lucha contra la pobreza. Vacío de ideas. Y yo me preguntaba qué impulsa a una mujer como Garmendia, empresaria de éxito, preparada y rica, a prestarse al ridículo de un ministerio sin contenido y s presupuesto que no es más que una coartada del nuevo modelo económico zapateril.

lunes, 19 de abril de 2010

Financiando el Imperio con inflación

En esta conferencia se explica cómo el militarismo y el imperialismo llevan inevitablemente a un aumento de la inflación, ya que éste es el único medio por el que el gobierno puede financiar la guerra sin subir los impuestos o incrementar la deuda, que son medios impopulares de financiar el gasto público, y más la guerra.

Además del daño que la guerra produce a los vencidos y la muerte, la guerra es una forma mediante la que los gobiernos expanden su acción para reducir la libertad de los ciudadanos.

Es un poco largo, pero merece la pena. ¿Alguien puede escuchar algo así en España?

sábado, 17 de abril de 2010

En USA también tienen a sus Millás


No sólo en España la izquierda nos advierte del advenimiento del infierno social si ganan los conservadores. Leo en American Thinker que también la prensa progre usa la misma táctica cuando ve amenazada su hegemonía política.

We find ourselves in the midst of the latest leftist media attempt to explain to us exactly who and what we conservatives are. You know the drill: racist, homophobic, bitter, gun-slinging, bible-clinging Neanderthals.

An effort to define its enemies happens every time the Democratic Party perceives itself to be in trouble.
...

Y lo que piensan los progres americanos de los hombres blancos

Those of you who still vote for Democrats must truly be as doltish as Hollywood movies and TV commercials make you out to be. Liberals demonize you every day, and yet you keep coming back for more, from feminist women who seek to emasculate you to any and all victim groups who seek reparations at your hands for the dastardly crimes of your forefathers.


¡No pasarán!


Con esto de las acusaciones de Garzón se está develando la verdadera faz de nuestro Gobierno y sus progres. Al parecer, según el aquelarre antiliberal, que no antidemocrático de la Complutense (la democracia, gobierno del pueblo permitiría la injerencia del Gobierno y de la mayoría sobre las leyes; el Estado liberal pone la ley sobre las mayorías para defender a las minorías), algunos ciudadanos están deslegitimados en origen para querellarse contra un progresista como Garzón. Si no tienes el marchamo que dan los progres, no tienes derechos ciudadanos, como es el de reclamar justicia en los tribunales.

Es más, en el momento en que un tribunal como el Supremo admite a trámite una querella de esos apestados sociales, se convierte en un torturador y un enemigo de la democracia y heredero del franquismo. De la misma forma, un juez o un político con el reconocido marchamo otorgado por la denominación de origen progre permite saltarse las leyes.



Estos quieren volver a gritar ¡No pasarán! como hace setenta años ahora que parece que el desgobierno de Zapatero puede hacer que la derecha gane otra vez las elecciones.

Silogismos reduccionistas


Leo en la contraportada de El País de ayer el artículo de Juan José Millás. Revela bien la ideología burda de esta progresía carca que nos quiere gobernar.

Para afirmar su españolidad el español español colgó una bandera de su balcón, al modo de los vascos vascos o de los belgas belgas o de los alemanes alemanes. Más tarde decidió que necesitaba una religión y se hizo católico porque era lo que predominaba en su familia. Ello le condujo a odiar a los homosexuales y a los mahometanos, por este orden. Podría haber odiado también a los negros y a los japoneses, o a los ingenieros y a los catedráticos de literatura comparada, pero prefirió especializarse para resultar más eficaz. Enseguida, y como una cosa lleva a otra, se vio en la necesidad de hacerse taurino o antitaurino, eligiendo la primera de las opciones, pues siendo ya hombre, español y católico, le pareció que lo lógico era que le gustaran los toros.

El silogismo es claro: hombre español -> nacionalista -> católico -> odio a homosexuales y musulmanes -> taurino. Todos transexuales para encontrar la salvación progre. ¿Los hijos de quién pagarán la pensión de Millás cuando todos seamos mujeres?

jueves, 15 de abril de 2010

Tirando el dinero

Es sabida mi oposición frontal a la acción del Estado y no hay más que pasearse a diario por el BOE para entender cómo los políticos dilapidan el dinero del expolio impositivo. Un amigo, sabedor de mi obsesión antiestatal, me referencia esta noticia que aparece en el Diario de Burgos y que demuestra esa forma particular de tirar el dinero por el desagüe del derroche.

El Ministerio de Política Territorial reparte cerca de un millón de euros entre 170 municipios de la provincia de Burgos de menos de 20.000 habitantes. Tejada recibirá 20,08 euros, Pedrosa del Páramo 16,06 e Iglesiarrubia 0,48

Pero hay otro puñado de pueblos que no pasan de los 100 euros, como Arandilla (84,39), Pedrosa del Páramo (16,06), Roa (73,67), Tejada (20,08), Terradillos de Esgueva (66,92) y Villambistia (27,59). En total, 170 municipios de menos de 20.000 habitantes se repartirán 972.692,11 euros.Con el Fondo Especial de Financiación «el Gobierno compensa los ingresos de los municipios de menor población y con un coeficiente fiscal medio, para dotarlos de más liquidez y ayudarlos a afrontar la situación económica actual, reforzando la capacidad financiera sin condicionarla a ningún fin específico». (Pues eso, que se lo pregunten al alcalde y a los vecinos de Iglesiarrubia).Según la explicación oficial, «la cantidad asignada a cada municipio corresponde a la compensación necesaria para que alcance la media de 140,41 euros por habitante en participación en tributos del Estado en concepto de entregas a cuenta».

Sin comentarios.

domingo, 11 de abril de 2010

La formación de nuestros políticos.

Navegando de un sitio a otro encuentro esta lista con las graduaciones académicas del actual gobierno chileno:

Presidente, Doctor (PhD), Economía, Harvard
Exteriores- MBA, Chicago
Hacienda, Doctor Economía, Harvard
Presidencia, Master Economía, Chicago
Secretaria Gral, Master, Aquisgrán
Economía, Master economía, Chicago
Planificación, Doctor en Políticas Públicas, Harvard,
Educación, Master, Economía, Chicago
Justicia, Master, Derecho, Harvard,
Trabajo, MBA, MIT
Obras Públicas, doctor en Ingeniería, Universidad de Tejas
Salud, master en epidemiología, McMaster (Canada)
Vivienda, Ingeniera, Chile
Minería, postgrado en Stanford y Northwestern
Transporte, Doctor en Economía, Minesota
Energía, Doctor en Economía, Minesota

Igual que nuestro Gobierno.

Todos funcionarios

Leo con estupor en El Mundo que la masa salarial de los funcionarios subió un 5,6% en 2009 mientras que la de los empleados del sector privado se redujo en un porcentaje similar. Desde 2007 ha subido un 15% y supone nada menos que el 12% del PIB. Son tres millones los funcionarios en las tres administraciones públicas españolas, que perciben en total 125 mil millones de euros.

Dice Jordi Sevilla en el mismo periódico:

Sin embargo, no podemos confundir una sucesión de medidas revueltas con una estrategia de salida para la recesión que exige conseguir dos grandes objetivos: introducir confianza en la actuación de los agentes económicos privados y adaptar al conjunto del sistema económico a la nueva realidad de ser más pobres tras la crisis y con mayores problemas de competitividad. Lo primero requiere un Plan conocido, pactado y sostenido, mientras que lo segundo exige medidas sociales que hagan más justo el reparto de los costes de la crisis, así como explorar cambios productivos que consigan rebajar costes no salariales en un contexto que no permite hacer una devaluación de la moneda, pero tampoco rebajar las exigencias medioambientales o laborales ya conseguidas.

Supongo que cuando habla de medidas sociales que hagan más justo el reparto de los costes de la crisis no se referirá a que los que pagamos toda esta fiesta aumentemos nuestra contribución con tipos impositivos más altos. Estos millones de funcionarios, con unos niveles de productividad ínfimos, son claros beneficiados de la crisis. Que se bajen el sueldo o que los echen a la calle.

Mientras, ríamonos un poco.

Soy un forofo


Algún seguidor malintencionado me pide un comentario sobre el partido del Real Madrid y del Barça, eso que los periodistas llaman el clásico, el partido del siglo dos veces al año.

Lo que yo vi por la televisión no se corresponde con lo que dicen los periódicos, lo que me ratifica en mi opinión que uno no se puede fiar de la prensa. Todos dicen que ganó el fútbol, al que parece que sólo juega el Barça, que fue tremendamente superior. Eso es verdad, y se puede comprobar en el resultado. Lo que ocultan los medios es la influencia decisiva del árbitro en el resultado.

Si el gol de Messi no fue precedido de una mano "clamorosa" (el argot del periodismo deportivo obliga a estos adjetivos incomprensibles), y la patada de Alves a Ronaldo no fue merecedor a de la segunda tarjeta amarilla y el gol que le anularon a Raúl fue injustamente anulado, entonces el Barcelona fue superior. Fue superior porque empezó jugando con 12, Mejuto se movía con libertad por todo el campo camuflado con otra camiseta, aunque debajo llevaba la azulgrana.

¿Es la prensa o soy un forofo?

sábado, 10 de abril de 2010

iPad

¿Alguien puede dudar de que este cacharro anuncia el futuro de los libros? A mí, que me gusta tocar el papel, me va a costar cambiar. Pero está claro que la experiencia de aprendizaje no es la misma

Pepe Da Rosa

El otro día recordábamos entre risas esta sevillana de los cuatro detectives que cantaba Pepe Da Rosa. Qué tiempos aquéllos de adolescencia y de risas.

30 años de socialismo


Después de treinta años de socialismo, quizás sea el momento de ensaya otro tipo de sistema político y económico para España. 30 años son los que llevamos "disfrutando" de este sistema político que alumbró el postfranquismo y que nos ha traído a donde estamos hoy.

En España habría que formular la misma pregunta que respondía la novela de Vargas Llosa, Conversación en La Catedral, ¿En qué momento se había jodido el Perú?. ¿En qué momento se había jodido España? Claramente, en la Transición, si no antes, siendo este un país tan viejo. La Transición fue, sin duda, el momento histórico en el que España podía haber alumbrado un sistema político netamente liberal, después del experimento fascista de Franco.

Pero no fue posible. Suárez, hacedor de mil pactos para conseguir la Transición, se avergonzó de su pasado y con los socialista alumbraron un sistema político social basado en la intervención por parte del Estado de todos los ámbitos sociales. Supongo que era lo lógico dada la tradición y bagaje intelectual de todos nuestros políticos de aquella época. Se consagró un sistema político ineficiente, partiendo la Administración en diecisiete taifas; corrupto, con empresarios que son cazadores de rentas que graciosamente conceden los políticos; intervencionista, en el que el ciudadano apenas elige el restaurante al que va a comer y el canal de TV que quiere ver, pues las decisiones sobre educación, salud, pensiones le han sido usurpadas por los políticos.

Ya sabemos el resultado que han producido estos treinta años de socialismo en la Educación, en la Sanidad, en la Justicia, en la Administración, en la corrupción institucional de todos los partidos, en el pulso económico de un país quebrado financieramente e incapaz de reaccionar a la crisis.

Va siendo hora de cambiar esto y lo malo es que no hay nadie que transmita ninguna idea que nos aleje del presente estado de cosas. El PP no es alternativa a nada. Su balbuciente líder no sabe ni siquiera si los acusados por corrupción de su partido seguirán siendo senadores de su grupo o no. Y es un partido que ha demostrado, en contradicción con los deseos de Aznar, que no es incompatible con la corrupción, que también tiene dirigentes corruptos. La única salida a mi modo de ver es que la población se dé cuenta de que no vamos a ningún lado con esto y que alguien con valor y con capacidad de arrastre plantee un cambio constitucional que cambie de raíz el entramado institucional y las bases de nuestro sistema político y social. No pasará antes de diez años.

jueves, 8 de abril de 2010

miércoles, 7 de abril de 2010

Nuestros líderes

Si Zapatero es penoso, tampoco en el otro lado la cosa está muy boyante. Otro día hablaré de Gürtel, Matas y de las implicaciones políticas que tiene el asunto para mí. En cualquier caso, difícil se hace votar a este botarate flojo y pusilánime.


Asesinato por encargo

Obama, Premio Nobel de la Paz, autoriza la detención o el asesinato de un clérigo musulmán norteamericano. ¿Qué diría El País si esto lo hubiera hecho Bush? Por el momento, la noticia ni aparece en su web ahora mismo. Curioso, ¿no?

Tirar el dinero

Nuestro ínclito presidente presentó ayer una vez más otro de sus leitmotiv neohippies, el coche eléctrico. Expansión decía:

Zapatero considera que esta tecnología es uno de los pilares para lograr el tan ansiado cambio en el modelo económico español y uno de los motores de la salida a la actual crisis. “Tenemos la firme decisión de impulsar estos vehículos, ya que suponen un cambio tecnológico y económico trascendental que tendrá un gran impacto en el conjunto del país”, subrayó Zapatero.

Sin embargo, la foto que acompaña a la noticia me hace pensar que aquí hay una posible fuente de corrupción o de pagar favores a algunos amigos empresarios. Ahí estaban estos "empresarios" (entre comillas, pues no creo que hayan arriesgado ni un duro sin el negocio ya hecho con dádivas del Estado) de las grandes empresas españolas arropando al ruinoso para llevarse dinerito fresco y crudo, supuestamente para mejorar nuestra competitividad.


Pero nada más lejos de la realidad. El coche eléctrico es más caro y menos eficiente energéticamente que el coche convencional, según se puede leer en este informe que encuentro en la web.
Con respecto al coste del combustible o la electricidad el km eléctrico los defensores del coche eléctrico aseguran que sale mucho más barato, (4.21 €/100 km frente a 8.76), sin embargo si tenemos en cuenta la amortización del coste del automóvil hará una vida media de 10 años (10000 km), el precio del km recorrido con el automóvil eléctrico resulta tres veces más caro que el convencional.
¿Realmente tenemos un problema tan grande de emisiones de CO2 como para pagar tres veces más por kilómetro por el coche eléctrico? ¿Cuánto más dinero tiraremos los españoles a la basura para pagar la megalomanía ecologista de nuestros gobernantes y el engordamiento de nuestros plutócratas?

martes, 6 de abril de 2010

Venga usted mañana

El WSJ publica un articulo demoledor contra Zapatero. Le acusa de perezoso y de dejar para mañana la toma de decisiones que nos permitan prepararnos para sortear la crisis.

El articulo aquí.

España tiene emitida deuda soberana por US$1 billón, (millones de millones) y, según Desmond Lachman, de American Enterprise Institute, una deuda externa bruta de "un asombroso 135% del PIB". Todavía peor para las perspectivas de España, "la economía española ha perdido incluso más competitividad en precios y salarios que la economía griega".

Lo que nos lleva al asunto clave: ¿El Gobierno de Zapatero tiene la voluntad de tomar las medidas dolorosas que llevarán a España a recortar el déficit público del 11,4% al 3% en 2013? Parece que no.


...

Pero todo esto se deja para mañana, o como dice Frank Sinatra en otra canción: "Domani, forget domani. Let's forget about tomorrow for tomorrow never comes" ("Domani, olvida domani. Olvidemos el mañana, porque el mañana nunca llega")

La canción de Peggy Lee a la que se refiere el artículo.

jueves, 1 de abril de 2010

Juaristi sobre los curas pederastas

ES innegable que curas y religiosos han cometido delitos de pedofilia y que miembros de la jerarquía eclesial, en determinados países, han encubierto culposamente tales hechos, de modo que algunos han quedado impunes. El asunto es gravísimo, y de consecuencias terribles para las víctimas; y, desde luego, para la propia Iglesia. Por otra parte, los autores de estos crímenes y de su encubrimiento son una minoría dentro del clero católico. El actual pontífice los ha reprobado públicamente y ha pedido perdón en nombre de la Iglesia. Era lo que debía hacer, y no un gesto gratuito, condescendiente y generoso al que Benedicto XVI no estuviera obligado, como bastantes católicos españoles parecen pensar. Y nada indica que el Papa suponga que, obrando así, exima a los culpables de las responsabilidades penales en que hayan incurrido y se les pueda en justicia demandar.
Dicho esto, creo que sería ingenuo pasar por alto otros aspectos de la cuestión, como la extendida tendencia a generalizar las imputaciones de pederastia o de complicidad con la misma a toda la Iglesia. Aquí influyen distintos factores. En primer lugar, la histeria contagiosa que va siempre asociada a este tipo de escándalos y de la que hay precedentes bien conocidos. En las décadas finales del pasado siglo, se desató en Estados Unidos una auténtica fiebre de denuncias por abusos sexuales en las escuelas, y muchos maestros fueron detenidos y procesados. Aunque la mayor parte de ellos fueron absueltos por los tribunales, sus reputaciones quedaron seriamente dañadas y la profesión, en general, se vio puesta bajo sospecha durante varios años, al tiempo que se difundía la superstición de que muchísimos americanos (si no la totalidad de ellos) habían sido violados en su infancia por sus profesores o por sus mismos padres, convirtiéndose en neuróticos crónicos al empeñarse en reprimir y negar la memoria de aquellas supuestas agresiones. Obras como el best-seller de Jeffrey M. Masson -El asalto a la verdad (1984)-, en el que se reprochaba a Freud haber renunciado a la teoría de la seducción infantil por resultarle intolerable la idea de que la mayoría de los adultos varones abusaran habitualmente de sus hijos, proporcionaron combustible a lo que resultó ser, a la postre, una paranoia colectiva inducida por el eclipse de la familia y la consiguiente conciencia de culpabilidad en los millones de divorciados jóvenes que se desentendían, en la práctica, del cuidado de sus proles.
En el caso de España, no es aventurado conjeturar que puede influir en las fantasías anticlericales del presente la incidencia de una crisis similar de la institución matrimonial, que ha llegado con algún retraso respecto a Estados Unidos y a la Europa más próspera, y que, dada la peculiar historia de nuestro país, busca su chivo expiatorio en la educación católica. Muchos de los que pasamos por ella -incluso algunos que no nos consideramos siquiera cristianos- guardamos un buen recuerdo de nuestros colegios, pero no se puede ignorar que existe un alto porcentaje de resentidos. Por último, hay que contar con la evidencia de un anticristianismo militante, el nuevo «socialismo de los imbéciles», dispuesto a emular al antisemitismo de antaño. Los chistes gráficos de cierta prensa a propósito de curas pedófilos parecen calcados de las imágenes antijudías clásicas, con sus caricaturas de rabinos de rasgos repugnantes crucificando o degollando niños cristianos. Y es que a los perseguidores se les ve venir desde lejos, porque recurren siempre a las mismas técnicas estereotipadas para propagar el odio.