viernes, 9 de marzo de 2007

Agitación


Se aprende mucho intentando escribir algo en un blog como este. Obliga primero a bien el tema y a encontrar el hilo argumental y, después, a escoger bien las palabras y a mirar su significado en el diccionario, si es preciso. O para ser precisos en el uso del lenguaje.

Leo el editorial de El País y me quedo pasmado ante la cantidad de insensateces que puede decir este periódico en tan pocas líneas. Están nerviosos.

"El PP ha asumido una grave responsabilidad al convocar la manifestación de mañana, que significa sacar de las instituciones y llevar a la calle una de las controversias más emocionales y enconadas que ha vivido la democracia española en materia de lucha antiterrorista"

Me pregunto, ¿no hizo lo mismo el PSOE sacando de las instituciones el debate de la guerra de Irak, convocando a la gente a aquéllas manifestaciones? Se aduce que la política antiterrorista es una política de Estado y que no debe ser objeto de disputa política. También la política exterior lo fue hasta que Aznar tomó las decisiones por su cuenta y rompió ese consenso. A mí me pareció bien lo que hizo y le apoyé. Por tanto, ¿de qué se queja El País? De que no son ellos los que pueden agitar.

Seguimos con el editorial. Habla de "esquizofrenia política" porque, según ellos, se alienta a la extrema derecha, lo que luego se filtra en todas las páginas del periódico. Dicen que "llama a la rebelión callejera" y eso es lo que ellos quisieran, que la manifestación fuera una rebelión callejera para que puedan decir que el PP es igual que Batasuna. Se nota que los editorialistas, la señora Soledad Gallego Díaz y demás columnistas no han ido a estas manifestaciones y no han visto que la gente que va sería incapaz de montar una rebelión como las que la SER alentó la noche del 14M o como las que montan sus admirados nacionalistas cuando agreden a los disidentes en Cataluña. Pero ellos son de la secta y nosotros no. Está claro que les gusta más una manifestación anti-sistema o anti-Bush que una en cuyo lema figura España y libertad.

Critican que salen de las instituciones. ¿De qué sirven las cacareadas instituciones si se las saltan a la torera? A todos nos encantaría que el Gobierno respetara esas instituciones y debatiera en ellas, pero hay un "cordón sanitario" mediante el que los grupos parlamentarios se han conjurado (conjurar: intr. Conspirar, uniéndose muchas personas o cosas contra alguien, para hacerle daño o perderle) para no tramitar ninguna iniciativa propuesta por el PP.

En todo el periódico se hace referencia a la extrema derecha, a símbolos franquistas. Incluso, según Millás, hasta las banderas constitucionales que lleva la gente son sólo aparentemente constitucionales, debajo está todavía cosido el aguilucho. O quizás si las porta alguien de derechas es sospechoso sólo por eso. Una auténtica infamia (Maldad, vileza en cualquier línea.)

Así es la secta.

Lo siento por ellos. Les parece bien que el Estado, como reconoció el presidente el otro día, haya cedido al chantaje de ETA ("no es la primera vez", dijo). Pobre, no sabe ni lo que dijo.


Por tanto, volvamos al título de la entrada de hoy.


Agitación: Acción y efecto de agitar.

Agitar: 4. Provocar la inquietud política y social.


Es verdad, hay agitación, la que ha provocado Zapatero con su decisión de ceder al chantaje de este terrorista sin arrepentir.
P.S. Ver el blog de Arcadi Espada para entender más sobre la situación.