viernes, 23 de marzo de 2007

Otra vez, y van...


Ayer tuve la oportunidad de acudir a la concentración delante de la Fiscalía General del Estado. Fue por pura casualidad, pues había ido a comprar una cosa a un lugar cercano cuando vi que algunas personas bajaban por la calle con banderas españolas y me decidí a acudir al lugar. Allí había unas cuantas personas (no creo que fueran más de mil) que cortaban el carril central de la Castellana.


Estaban Mikel Buesa, Rosa Díez y otros luchadores por la libertad en el País Vasco. Gracias a ellos por su valentía, su compromiso y su dedicación a esta causa. Los españoles necesitamos referentes morales que nos permitan superar esta situación lamentable a la que nos va llevando el Gobierno. Son referentes morales porque se la están jugando en su partido, en el entorno en el que viven por unas ideas que consideran justas y cuya conquista no les reportaría grandes beneficios.


A pesar de lo pacífica de la concentración y a la vista del personal que había, era claramente exagerada la cantidad de policía que vigilaba. El pequeño espacio de la Castellana que ocupábamos los manifestantes estaba completamente rodeados de policías a una distancia de entre dos y tres metros entre ellos. Habría un antidisturbios cada 5 manifestantes.

Era enorme la indignación entre los manifestantes y eran mayoría las banderas españolas constitucionales que la gente llevaba. Sin embargo, había un grupo de no más de 15 personas con una enorme bandera de la Falange y con banderas preconstitucionales con el águila de San Juan.

En un momento determinado, la gente empezó a increpar a los falangistas pidiéndoles que guardaran su bandera. Otros decían que era un partido legal y que tenían derecho a manifestarse, a lo que otros y yo respondimos que se nos identificaría a todos con esa bandera y que nos tacharían a todos de extremistas. Así ha sido y hoy El País ya titula que la extrema derecha vuelve a las calles de Madrid.

Mientras, ETA sigue exigiendo el cumplimiento de los compromisos del Gobierno. A ver si desvelan ya qué compromisos y con quién se firmaron. Eso nos aclararía muchas cosas.

Hoy el Foro de Ermua también se manifiesta y Savater leerá el comunicado. Gracias, Savater. A ver cuánto aguantas sin que te echen de la secta de El País como a Hermann Tertsch.