martes, 3 de febrero de 2009

Camino a Venezuela



No para la demagogia de corte venezolano en España. El ministro Sebastián dice que "al Gobierno se le está acabando la paciencia con los bancos" y yo no lo puedo entender más que como una amenaza a los bancos para que financien a empresas y familias.

Lo que habría que preguntarle a Sebastián es, ¿qué hacen el Gobierno y las administraciones públicas para ayudar a financiar la economía? Nada, al revés. Lo que hacen es empeorar la situación e incrementar la necesidad de financiación de la economía. Las diferentes Administraciones Públicas, Estado Central, Autonomías y Ayuntamientos, pagan con plazos de más de 120 días y de hasta 180 días a sus proveedores de servicios. Ayer un constructor se intentaba quemar a lo bonzo para reclamar un pago de 450 mil euros que el Ayuntamiento de Loeches le debía desde hace años. Es un caso límite que refleja la situación que provocan nuestros gobernantes, pero que incrementa las necesidades de financiación de las empresas hasta límites intolerables.

Además de gastar sin límites en iniciativas que sólo sirven para afianzar su poder (1000 millones de déficit de las TV autonómicas el año pasado), para crear redes clientelares o en un derroche insultante, el Estado no cumple con sus obligaciones de pago y genera una necesidad de financiación gigantesca que ahoga a las empresas.