domingo, 15 de febrero de 2009

Slumdog millionaire



Excelente película basada en un original guión y en una excelente fotografía. Además, rebosa optimismo, amor y unas cuantas lecciones morales para el burgués acomodado y escéptico occidental.

La película narra la historia Jamal, un chico de dieciocho años que se hace millonario en la versión india del concurso ¿Quién quiere ser millonario? Tras la primera noche, el chico analfabeto salido de las chabolas es interrogado por la policía, que no cree que pueda contestar a todas las preguntas sin hacer trampa. A partir de aquí, la vida de Jamal está contada en episodios correspondientes a otras tantas preguntas del famoso concurso, repasado con la policía. Una infancia atormentada y miserable en una chabola de Bombay, el conocimiento de Latika, la experiencia y huida del "orfanato" que explota a los niños, las correrías de pillos con su hermano Salim en tren por toda India, la deriva de éste hacia la delincuencia y la continua búsqueda de Latika, el amor de niño, que es el que impulsa a Jamal a concursar.

Este es el verdadero hallazgo de la película y lo que la convierte en una gran película. No es la historia en sí, sino la originalidad del guión.

Además, la película muestra con crudeza la miseria social, económica y moral de la India, la dura supervivencia de tantos millones de personas que todos los días se levantan por la mañana sin saber qué harán, qué comerán ni dónde dormirán. Y transmite un mensaje optimista de perseverancia, de optimismo, de ganas de vivir y de amor por la chica, por cierto, muy guapa. Con estos elementos, el director podría haber sucumbido a un empalagoso relato sentimental y lacrimógeno, pero no, el director nos mueve de un episodio a otro sin entretenerse más de lo necesario en cada una de las pequeñas historias, configurando así la personalidad del atormentado muchacho.

La fotografía es excelente. Combina planos y encuadres muy originales con un alto contraste que permita sacar el colorido de la India. Los actores, especialmente los dos hermanos están perfectos en sus papeles, Jamal con una seguridad y displicencia del que ha vivido en 18 años más que mucha gente en toda una vida. El personaje del hermano también es muy interesante, ya que, siendo el mayor está obligado a tomar importantes decisiones morales que, a la postre, salvan al hermano y la amada.

Y al burgués occidental medio, continuamente buscando excusas para nuestros fracasos, nos da una lección moral sobre el triunfo del individuo, la importancia de la perseverancia para salir adelante y sobrevivir a las circunstancias más duras que la vida nos pueda plantear. Esto es especialmente adecuado en estos tiempos de tribulación económica que corren y en los que nadie confía en sus posibilidades y reclama continuamente la ayuda del Estado. En la India ya saben que eso no es posible y que sólo podrán salir adelante con sus propias fuerzas. Indira Gandhi intentó sacar al país de la miseria repartiendo la riqueza y arruinó al país.