martes, 10 de febrero de 2009

El expolio (II)

Muchas veces he dicho que los ciudadanos somos expoliados por el Estado para cumplir los deseos de los políticos. Nuestros impuestos alimentan los proyectos megalómanos cuando no directamente a amiguetes y aprovechados que corrompen a los políticos en una simbiosis perfecta.

El famoso plan E de Zapatero alimenta el expolio en la medida en la que prolonga una situación agónica de los Ayuntamientos y, a la vista de las últimas revelaciones de los periódicos sobre corrupción en el PP y en el PSOE, la corrupción pura y dura. El plan E creará empleos entre aprovechados y corruptos.

Expansión publica un dossier sobre lo que harán los alcaldes con el dinero que da pavor. Algunas de las intervenciones:

Internet 'gratis' en 25 municipios
'Scaléxtric', rugby y palmeras para Elche
La reforma de la perrera municipal de Bilbao
Contra las goteras del Ayuntamiento de Lugo
Palomares ecológicos para Valencia
Escalera mecánica para Elgoibar

Y en El Mundo se publicaban hoy informes sobre las adjudicaciones de administraciones del PP a la empresa del presunto Correa y de sobornos en Ibiza. Todo está corrompido, pues corrupción es el mal uso de los recursos públicos. Desde los gastos suntuarios de Touriño a las adjudicaciones fraudulentas del PP, pasando por Ciempozuelos y demás pozos negros, España es un patio de Monipodio, un todo corrupción que nos tiene postrados. La única solución es quitarle al Estado en todos sus niveles administrativos el poder de gastar y devolvérselo a los ciudadanos.

Lo bueno que va a traer esta crisis es que nada será lo mismo en las Administraciones Públicas. No hay dinero ni para pagar los sueldos, mucho menos las deudas como la de Madrid (recién rebajado su rating po Standard & Poor's) y los impuestos no se van a poder subir mucho o colapsarán el sistema económico. No dudo de que antes de la reforma vendrá el colapso, pues parece que los políticos no se creen lo que pasa y tendrán que tenerlo encima para darse cuenta. Pero llegará el colapso, llegará la crisis total y entonces habrá que empezar de nuevo. Será nuestra oportunidad.

Dicen que la codicia de los banqueros ha traído esta crisis económica y financiera cuando ha sido la codicia de los políticos la que nos ha llevado ante el abismo.