domingo, 15 de febrero de 2009

Marquista

No sé por qué esta entrada se había quedado sin publicar.

Fidel Castro se rinda al capitalismo global y se viste de Nike y Adidas. Si una famosa antiglobalización escribió hace unos años No Logo, un alegato contra las marcas y todo lo que ellas significan en el mundo capitalista, ahora llega el gran manitú del comunismo, el antiimperialista Fidel Castro con su chándal de marca. Eso sí, la vestimenta es es ecuménica y no se casa con nadie, ni con el Barça, ni con el Madrid, ni los americanos ni los alemanes. Son las cosas que tiene el comunismo moderno. La izquierda sacrosanta ha pasado del uniforme revolucionario de Fidel, Mao, Stalin a la horterada de centro comercial. Y yo pregunto, si hay tanto bloqueo norteamericano a Cuba, ¿cómo ha comprado Fidel el chándal?

Si el che levantara la cabeza y viera en lo que se ha convertido la revolución y el marketing que han hecho los capitalistas con su efigie. Lo último, la película de Steven Soderbergh en la que