jueves, 25 de febrero de 2010

Zapata, Zapatero, aborto

Ayer se produjeron cuatro hechos casi simultáneos que demuestran la incoherencia brutal de la izquierda española y mundial. Mientras en el Senado español se aprobaba la ley del aborto que consagra el derecho de las madres a asesinar a sus hijos (cien mil al año), en Cuba moría un disidente de huelga de hambre y torturado y, a la vez, nuestro presidente tronaba contra la pena de muerte en la Capilla Sixtina de la ruina del s.XXI.




Y mientras esto pasaba, Lula sonreía con los hermanos Castro, demostrando que es un cobarde, como nostro presidente. O es el signo de esta izquierda antihumana.


El testimonio de la madre del pobre chico cubano