miércoles, 27 de junio de 2007

Montilla. Un liberal


Hoy toca plomizo. Lo siento, Luis.


Los últimos días me está costando mantener el blog al día y no será por falta de temas. Desde la entrada de Ruiz Mateos en prisión, otra cortina de humo, la muerte de los soldados en Líbano, el palo a Sacyr en Francia (exactamente lo mismo que ha pasado en España con Endesa, Enel y Acciona, pero con resolución contraria), la supuesta ruptura de tregua de ETA y el silencio del PP, la marcha de Matas. Y más. No me detiene la falta de temas, sino que los últimos días estamos viviendo en un hotel, pues tenemos pintores en casa y está todo patas arriba, mezclado con viajes diversos por la geografía nacional.


Ayer leí una entrevista a Montilla, el presidente de la Generalidad. Lo primero, me sorprendió el intencionado titular de Expansión: "Es un error entrar en una carrera por la rebaja fiscal", pero el resto no tiene desperdicio y voy a comentar algunas de sus antiliberales afirmaciones.


Para empezar, debo decir, que lo único bueno del sistema autonómico es precisamente la competencia fiscal entre Comunidades Autónomas. Es decir, que las autonomías que sean capaces, mediante una mejor gestión del gasto público, de proporcionar unos servicios públicos aceptables con menos recursos, trasladen esa eficiencia a los ciudadanos residentes en su Comunidad Autónoma. De esa forma, pueden atraer a empresas o personas que proporcionen un mayor dinamismo a la economía de la región. Esa reducción de impuestos y la contraposición de sistemas de gestión diferentes entre comunidades vecinas proporciona información a los ciudadanos sobre cuáles son los políticos más eficaces y qué modelos son más adecuados. Es lento, pero es seguro. Es el típico proceso de formación del conocimiento que proporciona el mercado. En este caso, el de la gestión de los recursos públicos.


...Es un error entrar en una carrera por la rebaja fiscal. Hay que tener en cuenta que en España la presión fiscal está por debajo de la media comunitaria, y que tenemos todavía una parte del Estado del Bienestar por construir.


Pregunta. ¿Respecto a los horarios comerciales?


Respuesta. Yo no creo en que la liberalización total de horarios cree más empleo y crecimiento. De hecho, sólo Madrid se ha acogido a la máxima liberalización comercial. Otras comunidades gobernadas por el PP son más restrictivas que Cataluña, porque la política que aplicar depende del modelo y formato comercial que tenga cada territorio. (Aquí viene lo mejor). Mire, un ciudadano puede querer comprarse unos pantalones a las cuatro de la mañana. Cierto, pero el problema es de este señor, no del modelo. Que se los compre al día siguiente.


Omite Montilla, que quizás haya alguien que le quiera vender esos pantalones a las cuatro de la mañana. ¿Qué mal hace a nadie que alguien se quiera comprar unos pantalones a horas intempestivas? ¿Por qué esta manía en restringir las libertades?


P. En la cuestión del impuesto de sucesiones, ¿cree que el ministro Solbes debería haber actuado para armonizar el impuesto?

R. Creo que podríamos habernos puesto de acuerdo todas las comunidades sobre unos mínimios respecto a Sucesiones sin que el ministro hubiera tenido que imponer nada.

P. Pero los países con menos impuestos son al fin los más dinámicos y los que más crecen, y ejemplos en Europa hay muchos.

R. La fiscalidad en Nigeria es la que es (¿Cuál Montilla? No lo sabes, ignorante) y no tiene nada que ver con los países nórdicos y ya les gustaría estar como en Europa. No es verdad que en países con presión fiscal alta no haya competitividad. Los países más competitivos son los que tienen una fiscalidad alta.


Este hombre es una calamidad intelectual. Primero, el motivo del subdesarrollo no tiene nada que ver con la fiscalidad, sino con la corrupción o lo que es lo mismo, con el sistema legal, con la cultura y el nivel educativo, con las infraestructuras entre otros factores. Luego dice no es verdad que en los países con fiscalidad alta no haya competitividad. No es eso lo que se le pregunta, sino justo lo contrario que en los que tienen fiscalidad baja la competitividad es mayor, que no es lo mismo. Y el remate es que los países con fiscalidad alta son los más competitivos. Entonces, es fácil ser competitivos. Aumentemos la fiscalidad hasta su límite máximo, el 100%, y seremos los más competitivos. Señor Montilla, por favor, un poco de rigor intelectual, que vamos a creer eso que dicen de que usted no ha estudiado.


Los adalides de la autonomía ahora quieren que el Estado armonice impuestos, que otros no aprovechen su mayor eficacia en reducción de impuestos para sus ciudadanos. Farsantes.
Este es el gobernante que tienen los catalanes. Siempre dicen que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen. Poco mérito para gente industriosa, emprendedora y trabajadora. Es el mal de la política. En sus manos está cambiarlo.
Esto venía ayer. En Expansión de hoy, en la columna 610,8 km, Martí Saballs da algunos datos:
Cataluña es el 18,7% del PIB español y Madrid el 17,6%. Renta per cápita: Cataluña, 26.164 euros (4ª de España) y Madrid, 28.850 euros (1ª de España). Crecimiento, Cataluña, 3,2% y Madrid, 3,5%. Presupuesto, Madrid, 19.200 millones de euros, Cataluña, 32.200 millones de euros. Juzguen ustedes.