martes, 12 de junio de 2007

Periodismo preventivo


El País publicaba el domingo un extenso reportaje sobre la negociación con ETA. En él daba cuenta de todos los pasos que se habían dado y de todas las conversaciones que diferentes miembros del PSOE y del PNV han tenido desde 2002, con Aznar en la Moncloa, con ETA para hablar de política.

Aparte de algunos detalles típicos del diario goebbelsiano como un atisbo de justificación al principio del artículo ("Ese trabajo empezó en 2002, cuando José María Aznar estaba en La Moncloa. ETA mantenía aún su campaña de atentados, reiniciada en enero de 2000, tras la ruptura de la tregua de 1998. La situación política en el País Vasco era irrespirable, y no sólo por las amenazas de la banda terrorista, sino también por la agria confrontación entre los gobiernos de Aznar y de Juan José Ibarretxe."), me pregunté por qué El País daba tantos detalles que dejaban a Zapatero de traidor, mentiroso, irresponsable e ¿ingenuo?.

Después de leídos algunos otros artículos tras la entrevista de ayer entre Zapatero y Rajoy, hay dos explicaciones posibles y complementarias. Una, la que daba Federico Jiménez Losantos esta mañana y es que se anticipan a lo que sin duda publicará ETA en el próximo boletín. Otra, que es más malévola, es que le hacía a Rajoy ir a la entrevista sabiendo que Zapatero le había traicionado y mentido durante este tiempo para dificultar la situación o dejarle como un blando y un panoli.

Creo que Rajoy ha hecho bien y ha descolocado al Gobierno y a su indigno coro. Pero que no se nos olvide lo que ha pasado durante estos años, de todo esto habrá que exigir responsabilidades a Zapatero en algún momento. Porque no olvidemos que en estos años el Estado ha cedido terreno ante ETA, le ha permitido rearmarse y le ha dado una justificación "política" a sus asesinatos. Esto no se puede olvidar.

La peor hipótesis es la que apuntaba el pedante Anson en El Mundo según la cual la ruptura de la tregua de ETA está pactada entre el Gobierno y ETA para salvar las elecciones para Zapatero, claramente descolocado después de las municipales. Es cierto que ETA necesita a Zapatero en Moncloa. Estemos atentos.