miércoles, 21 de enero de 2009

El mercader de Venecia (III)


Porcia - La demanda ue hacéis es de naturaleza extraña y, sin embargo, de tal manera legal, que la ley veneciana no puede impediros proseguirla. (A Antonio) Caéis bajo su acción, ¿no es verdad?

Antonio - Si es lo que dice.

Porcia - ¿Reconocéis este pagaré?

Antonio - Sí.

Porcia - Entonces, el judío debe mostrarse misericordioso.

Shylock - ¿Por efecto de qué obligación, queréis decirme?

Porcia - La propiedad de la clemencia es que no sea forzada; cae como la dulce lluvia del cielo sobre el llano que está por debajo de ella; es dos veces bendita: bendice al que la concede y al que la recibe. Es lo que hay de más poderoso en lo que es todopoderoso; sienta mejor que la corona al monarca sobre su trono. El cetro puede mostrar bien la fuerza del poder temporal, el atributo de la majestad y del respeto, que hace temblar y temer a los reyes. Pero la clemencia está por encima de esa autoridad del cetro; tiene su trono en los corazones de los reyes; es un atributo de Dios mismo, y el poder terrestre se aproxima tanto como es posible al poder de Dios cuando la clemencia atempera la justicia. Por consiguiente, judío, aunque la justicia sea tu punto de apoyo, considera bien esto: que en estricta justicia ninguno de nosotros encontrará salvación; rogamos para solicitar clemencia, y este mismo ruego mediante el cual la solicitamos nos enseña a todos que debemos mostrarnos clementes con nosotros mismos. No he hablado tan largamente más que para instarte a moderar la justicia de tu demanda. Si persistes en ella, este rígido tribunal de Venecia, fiel a la ley, deberá necesariamente pronunciar sentencia contra el mercader aquí presente.

Shylock - ¡Que mis acciones caigan sobre mi cabeza! Exijo laley, la ejecución de la cláusula penal y lo convenido en mi documento.