sábado, 17 de enero de 2009

Imperativo ético

Nuestros "inteletuales" tienen un imperativo ético en su defensa de los palestinos, sean éstos terroristas o no. Salen con sus banderas rojas y sus hoces y martillos, o incluso con pistolas, al lado del Consejero de Interior de la Generalidad de Cataluña, a denunciar a Israel por el genocidio.

¿Su ética no les ordenaba salir a protestar por: Darfur, Somalia, Chechenia, y tantos otros sitios donde se ha matado a la gente, no por cientos, sino por cientos de miles?

Bernard-Henry Levy
:

¿Dónde estaban estos manifestantes, cuando se trataba de salvar, no ya a 888, sino a los 300.000 muertos de las matanzas programadas de Darfur? ¿Por qué nunca salieron a la calle cuando Putin arrasaba Grozni y transformaba a decenas de miles de chechenos en gavillas humanas y en carne de cañón? ¿Por qué se callaron, cuando, un poco antes, durante años interminables y, esta vez en el propio corazón de Europa, se exterminó a 200.000 bosnios, cuyo único crimen era haber nacido musulmanes? Parece que hay gente para la que el buen musulmán sólo es el que está en guerra contra Israel. Más aún, he aquí a los nuevos adeptos del viejo «dos pesos, dos medidas», que sólo se preocupan del sufrimiento musulmán cuando se creen autorizados a imputárselo a los judíos. El autor de estas líneas encabezó la movilización en pro de los habitantes de Darfur, de los de Chechenia y de los de Bosnia. Además, apuesta, desde hace cuarenta años, por un Estado palestino viable, al lado del Estado de Israel. Aunque sólo sea por eso, se le permitirá que considere este tipo de actitudes como algo repugnante y frívolo a la vez.