domingo, 6 de abril de 2008

Juno

Juno es una chica de 16 años que va a contracorriente. No le importa lo que piensen los demás y quiere vivir la vida sin que nadie le anticipe lo que va a pasar. Se queda embarazada de su novio, un chico imberbe que se pasa la vida corriendo de un lado para otro. Al principio, Juno se plantea abortar, pero cuando está en la clínica donde le practicarían el aborto, se arrepiente al darse cuenta de que está matando a un ser humano que hasta tendría uñas.

Además, Juno decide dar al bebé en adopción a un matrimonio que no pueda procrear. Así es como conoce a un matrimonio de yuppies: él un compositor de música para anuncios y ella una chica obsesionada con la maternidad, que la vive de la única manera en la que lo puede hacer sin estar embarazada, comprando miles de cosas inútiles y pensando en la decoración de la habitación del bebé. La película cuenta el desarrollo del embarazo de Juno y su relación con la familia adoptiva de su hijo y especialmente con el músico, que pronto se da cuenta de que no quiere ser padre y que toda la ilusión de su mujer por el bebé le resulta cargante e irrelevante. La futura paternidad desencadena la crisis del joven matrimonio, que se separa.

La película de Jason Reitman tiene un excelente guión y tiene una completa galería de personajes. Todos ellos representan algún aspecto de la sociedad norteamericana actual, desde el padre de clase media que se gana la vida con una modesta empresa, los adolescentes compañeros de Juno, el yuppie que no por tener mucho dinero es feliz, la madre que no lo puede ser y que realmente quiere tener un hijo por encima de cualquier cosa.

Desde mi punto de vista, la película es un alegato contra el aborto, mostrando que hay alternativas para los "embarazos no deseados" que no suponen asesinar a un ser humano. La ilusión de Vanessa, la madre adoptiva cuando toca el vientre de Juno y le habla al bebé muestra de forma sencilla pero eficaz el poder de los sentimientos.

Buena película

Etiquetas de Technorati: