viernes, 4 de abril de 2008

La soledad del mando. Aislamiento

2008040497otan_dentro

Siempre se ha dicho que las posiciones de mando implican soledad. El jefe no puede recurrir a nadie para tomar las decisiones últimas, sólo puede buscar algunos consejos pero sabe que las consecuencias de sus decisiones son sólo responsabilidad suya y que sólo a él le pedirán explicaciones.

Pero una cosa es estar solo y otra estar aislado. Es lo que le pasa a Zapatero, que de estar en el corazón de Europa ha pasado a ser un insignificante vaso capilar si seguimos con el símil del aparato circulatorio. Absolutamente irrelevante. Ayer, según dicen los periódicos todavía seguía pensando que iba a tener una reunión con Bush para "discutir de temas que preocupan a los dos".