miércoles, 12 de diciembre de 2007

Educación para la Ciudadanía

Sigue la resistencia ciudadana al adoctrinamiento socialista. Ayer publicaban los periódicos un remitido con el manifiesto Tiempo de educar.

Por otro lado, siguen apareciendo cosas pavorosas sobre lo que contienen los libros de Educación para la Ciudadanía, como se puede ver en estas viñetas.



Esto, unido a la publicación de los resultados del estudio PISA, ha provocado un interesante debate sobre si la educación debe ser pública o privada o si el mejor modelo es el finés o el coreano.

Mi opinión que creo que ya he reiterado varias veces es que la educación debe ser privada, con libre elección por los padres del centro y financiada con recursos públicos a través del cheque escolar. Es más, los programas deberían ser más abiertos y podrían variar entre diferentes centros, de acuerdo al ideario del colegio y al método de estudio que le parezca más adecuado para preparar a los chicos para el futuro. Desde luego, está claro que este modelo burocratizado e intervenido es nefasto para la educación y para la formación.

Los socialistas han conseguido cargarse el modelo de enseñanza pública que durante años garantizó el acceso de mucha gente humilde a unos niveles culturales razonables y están haciendo que la demanda de plazas en colegios privados aumente de forma exponencial.

Es interesante la charla de este inglés. En un momento dice que en los próximos 30 años se van a licenciar más personas en el mundo que en toda la historia de la Humanidad. ¿Cuánto va a valer un título entonces? ¿Qué conocimientos, o mejor dicho qué capacidades serán necesarias para competir en el mundo futuro? Nadie lo sabe, pero seguro que los políticos, menos.