viernes, 28 de marzo de 2008

Hay que ser caradura


Resulta que el PP, silente desde las elecciones, sin decir ni "mu", como Bono, ha vuelto a la estrategia de la crispación. Es que la derecha extrema no aprende ni aprenderá nunca cuál es el sentido de la democracia, que es el de la representación de todos los partidos, aunque no hayan conseguido los votos o los escaños suficientes.

Parece que para que Zapatero salga investido en primera votación, el PSOE necesita los votos de CiU y/o PNV y están exigiendo su presencia en la Mesa del Congreso, cosa a la que, según el reglamento del Congreso, parece que no tienen derecho si alguien no les cede su sitio. Y, claro, tiene que ser el PP el que lo haga, por el bien de la España plural.

Como parece que el PP no está por la labor y quiere acaparar todos esos puestos para él, despreciando la gran oportunidad para fortalecer la democracia que sería tener a los partidos del Pacto del Tinell, de la autodeterminación y del cordón sanitario.

Lo explica bien el "inteletual" en su blog.

"le he pedido al Partido Popular que ponga su grano de arena y que proceda con la responsabilidad que le corresponde como principal partido de la oposición. Pero, de momento, el PP no está dispuesto a ello. Confío en que el Partido Popular recapacite sobre esta postura, ya que creo que tiene una oportunidad de oro para demostrar que quiere hacer una oposición constructiva."