sábado, 8 de marzo de 2008

Programas. La economía del PP

El PP titula el programa económico con un ambicioso, inútil e irrealizable objetivo. O sí, pues ¿cómo se mide ser una economía avanzada? De ninguna manera y de todas. Más neolenguaje para engañar a los pocos que lean el programa.

El programa es una alternancia de principios liberales e intervencionistas, como si los puntos los hubieran redactado a medias entre Costa y Pizarro y luego los hubieran barajado. Así que témanse lo peor.

Empiezan bien: el protagonista de la economía es la persona (me gusta más individuo), pero en seguida lo estropean con afirmaciones como: "El sector público debe ser un actor relevante en un mundo globalizado; debe ser inductor del crecimiento y garantizar, mediante la mejor forma de provisión, que el bienestar llegue a todos los ciudadanos". Hablan de estabilidad fiscal, de bajar impuestos, de reducir el gasto corriente (¡bien!), de una economía libre y abierta.

Hacen un buen diagnóstico de la situación de la economía mundial y del marco de competencia: globalización, confianza en el marco regulatorio e institucional como elemento clave para la atracción de inversiones, economía del conocimiento (el PSOE, también), hablan de independencia energética, de infraestructuras, de medioambiente. Y los objetivos son delirantes para un Gobierno: estar entre las cinco principales economías más competitivas del mundo, PIB por habitante al nivel de Francia, Alemania o Gran Bretaña, que las CC.AA. avancen con rapidez hacia la renta media europea (esto ya está conseguido, como se puede ver en la tabla de abajo).




También quieren mucho superávit (3% del PIB), con fuerte rebaja de impuestos, o sea, menos gasto público o la cuadratura del círculo.

Y, por supuesto, intervencionismo:

Lucharemos contra el alza de los precios 683. Crearemos la Comisión Nacional de Unidad de Mercado que asumirá el compromiso de garantizar la libertad económica, la unidad de mercado y la igual- dad en el acceso y prestación de los servicios esenciales para los consumidores en toda España. 684. Crearemos la Oficina de Información y Seguimiento de los Precios en el Ministerio de Economía, para garantizar una mejor supervisión, de forma completa y exhaustiva, de la evolución de los precios en los distintos sectores. Elaborará un informe mensual que permita a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos proponer las medidas más urgentes para luchar contra el alza de los precios e iniciar los cambios normativos que sean necesarios.

Pavoroso. Y este es el partido más liberal que hay en España.

Una cosa buena es la relativa a la Unidad de Mercado, cosa que ya no existe en España en numerosos sectores hiperregulados por las CC.AA. y que han multiplicado por 17 las normas que hay que cumplir en España para poder operar.

Aparece el Estado protector para "proteger a las familias del aumento de las hipotecas". Revisarán el tratamiento del ahorro, fomentando el ahorro a largo plazo, haciendo que el IRPF sea más neutral en el tratamiento del ahorro, reducción del impuesto de sociedades al 25% (20% para PYMES), eliminación del Impuesto de Patrimonio y Sucesiones y Donaciones.

Por último, también se plantean conectar todas las capitales de provincia a través de Alta Velocidad, o sea, dinero a mansalva para infraestructuras ferroviarias inútiles y nada rentables, y subvención de tráfico ferroviario donde no hay flujos de viajeros que lo justifiquen empresarialmente, por ejemplo, Soria - Lugo.

En definitiva, socialdemocracia en vena, aunque algo mejor que la del PSOE por tener una mayor reducción de impuestos y, consecuentemente, de gasto público, aunque esto no se enuncia en un objetivo cuantitativo.