sábado, 8 de marzo de 2008

Programas. La economía del PSOE



Los programas son tan extensos que es imposible comentarlos enteros. En cualquier caso, me limito a reseñar aquí algunas de las prinicipales cosas que leo en ellos. Se me ponen los pelos de punta con el lenguaje y las propuestas del PSOE.

En términos fiscales el PSOE no propone nada más que la bonificación de los 400 euros para trabajadores y pensionistas, es decir, el chocolate del loro. Es decir, que seguirán subiendo la presión fiscal para mantener los altos niveles de gasto público y algo de superávit a lo largo del ciclo. Seguramente habrá déficit en los próximos años si gobiernan, que esperemos que no. Para las empresas, sólo buenas palabras como mejorar la competitividad de las PYMES, o sea, nada. Mantener el impuesto de sucesiones y patrimonio con algunas exenciones ridículas.

Atención a lo que dice de financiación autonómica. El preámbulo no llega ni al nivel de Pepiño: El desarrollo y la consolidación del Estado de las Autonomías durante las últimas décadas ha permitido ofrecer mejores respuestas a las demandas de la ciudadanía en cada territorio. La nueva estructura del Estado ha brindado a nuestro país no solamente estabilidad, progreso económico y bienestar social, sino también una nueva identidad colectiva más incluyente y abierta. Esta estructura ha permitido combinar los tres principios básicos de un Estado complejo -la subsidiariedad, la identidad y la cohesión- para hacer posible un nivel de autogobierno y de descentralización política nunca antes conocida en la historia de España. Todo ello se ha conseguido preservando la solidaridad y la igualdad de todas las personas cualquiera que sea su lugar de residencia.

Dado que el Estado está vaciado de competencias, salvo Defensa, Política Exterior y poca cosa más, hace presagiar que cada Autonomía hagha lo que quiera. Lo cual no está mal y, de hecho, creo que es el principal mecanismo para que las autonomías pobres salgan de su atraso. Siempre que tengan gobiernos que las permitan avanzar y no los que tienen que sólo piden limosna a los ricos.

En infraestructuras el neo-lenguaje alcanza las más altas cumbres y anuncia una Ley de Movilidad Sostenible (supongo que se refiere a viajar en bicicleta o a que se van a gastar lo que no está en los escritos en vías de tren ineficientes) para conectar Teruel con Castellón, por ejemplo. Eso fue lo que anunció Zapatero en el segundo debate como medio de cohesión de España para ¡2020!. Y esto que no tiene desperdicio: - Através del diálogo social, estimularemos la elaboración de Planes de Transporte al Centro de Trabajo en todos los centros de todas las empresas y Administraciones Públicas con más de 200 trabajadores, para fomentar la corresponsabilidad de las administraciones, empresas y sindicatos en la bús- queda de alternativas a la movilidad cotidiana al trabajo, subvencionando una parte del coste de los abonos de transporte público intermodal. A tal fin, el Estado creará un Fondo para el transporte público intermodal, que se hará extensivo al resto de empresas que voluntariamente se adhieran a los acuerdos alcanzados.

Y más derechos: La Sociedad de la Información es un nuevo derecho, según el PSOE. Esto sí que da miedo: "Por ello crearemos Internet Social, un derecho de la ciudadanía transformador de la España del siglo XXI, al servicio de las necesidades de las personas"

Por último, nos anuncian que seguirán interviniendo en la economía como lo han venido haciendo hasta ahora para buscar la eficiencia del sistema, la eficiencia de Pepiño, de Montilla y de Clos.

La regulación se hace indispensable en áreas donde, por motivos de diversa índole, el
libre mercado no puede, por sí mismo, garantizar la mejor asignación y uso de los
recursos. Entre otros, destacan el mercado de trabajo, el de la vivienda o los sectores
financiero, energético y el de telecomunicaciones. En general, puede afirmarse que,
aunque en la mayoría de los sectores existen condiciones de competencia suficientes,
existen mercados en los que, bien por su estructura, bien por sus condiciones tecno-
lógicas, es necesario tomar medidas que garanticen la eficiencia.
Además, es necesario garantizar el mejor funcionamiento posible de las instituciones
de defensa de la competencia y de los organismos reguladores, ya que se trata de
cuestiones fundamentales para fomentar la competencia en los mercados.
Durante la pasada legislatura se han producido importantes avances para mejorar el
funcionamiento de los mercados y disponer de una mejor regulación.