martes, 24 de junio de 2008

Contra José Tomás

Definitivamente, a los columnistas de ABC no les gusta José Tomás. La semana pasada Antonio Burgos criticaba en su recuadro el toreo temerario del aclamado torero. Caricaturiza el toreo de José Tomás comparándolo con Fernando Alonso. Y cierta razón tiene.

Rescato el último párrafo:

—Chico, te lo perdiste. Fue algo histórico. Mejor que la carrera anterior, más emocionante. Este Fernando Alonso es que se juega la vida en cada curva, yo no he visto a nadie pisar así el acelerador, ¡qué desprecio por el peligro! Mira, en la primera carrera, el coche se le salió de la pista y se pegó una voltereta para matarse, se le rompió el mono, se le abolló el casco... Pero él, nada, impasible, todo ensangrentado, como si no fuera con él, cogió, se montó otra vez en el coche, y ¡hala!, más cerca de la muerte todavía que se puso. El coche, claro, como cumple con su obligación de ser coche, no le respondió, y le pegó tres vueltas de campana para matarse. Y allá que fue otra vez Fernando Alonso por los aires, a tomar por saco, hecho un ecce homo, y el público en pie aplaudiendo y venga a aplaudir, gritándole: «¡Piloto, piloto, piloto¡» Se lo llevaron a la enfermería, con la botella de champán en la mano, y creíamos que no iba a salir a la segunda manga de la carrera, pero, ¡qué va!, qué arte tiene, salió, y fue ya el acabóse: el coche le derrapó, se le encabritó, le rompió la frente, le echó abajo la cara, le desolló un brazo, no le dejó ni rastro del mono de piloto. El coche quedó para el desguace y él, para la Clínica de la Fraternidad. ¡Emocionante, chico! Todos sobrecogidos. ¡Qué manera de dominar los coches! ¿Que si dominara los coches de verdad no tendría tantos accidentes, dices? ¿Tú qué sabes de coches, si aún sigues siendo partidario de Fitipaldi, que no valía un duro? ¡Cállate la boca, ignorante! Fernando Alonso tiene tantos accidentes porque es el mejor piloto de todos los tiempos, y además porque lo decimos nosotros, que somos los que más entendemos de coches de carrera, más que Don Ferrari y Don Mac Laren juntos, ¿passsssa algo?