domingo, 29 de junio de 2008

Campeones


Aunque parezca mentira, no he visto el partido. Cuando planifiqué un fin de semana en la costa, no pensé que el domingo se jugaría la final de la Eurocopa y saqué billetes de regreso a Madrid en el AVE de las 9 de la noche. Sólo he podido seguir el partido a través de internet los ratos en los que no se cortaba la conexión y por las continuas llamadas que los vecinos del vagón recibían con noticias sobre el partido.

Ahora ya tenemos un poco de opio en las venas del pueblo para hacerle olvidar la ¿crisis? (Zapatero, hoy en El País, "es opinable si hay crisis").