viernes, 7 de mayo de 2010

El fracaso gubernamental


La crisis está demostrando la cita de von Mises que figura como subtítulo de este blog: "El gobierno no puede hacer rico al hombre, pero puede empobrecerlo". Y cada día se ve con más claridad la incapacidad de todos los gobiernos para sacar a sus países de la crisis y su influencia en el ahondamiento de la misma.

En el caso español, el problema es triple: un sistema financiero quebrado y una economía no competitiva, con un sector empresarial débil y poco innovador lastrado por un sistema político intervencionista y que detrae gran cantidad de recursos de la economía. Dos de las tres causas de la crisis española lo son por la acción o inacción del gobierno. Efectivamente, el sistema financiero español está quebrado como se ha visto con la llamada urgente de Fainé a Zapatero y Rajoy para que desbloqueen las fusiones de unas cajas con demasiado pasivo respaldado por activos inmobiliarios que no valen nada. Los políticos dominan la mitad del sistema financiero español, han hecho una gestión nefasta del riesgo de estas entidades crediticias subvirtiendo su objeto social y han colapsado el sistema financiero, que no tiene capacidad para dar crédito a las empresas para inversiones en activos productivos o para financiar la exportación.

Además, nuestro Gobierno, los gobiernos de todo el mundo, han aumentado de forma espectacular el gasto público en una carrera sin freno por alimentar la economía de una actividad que les permitiera salvar la cara. En España esto no ha provocado nada más que una detracción de los escasos recursos financieros de la economía para financiar la deuda pública que el gasto excesivo ha generado. Y todo para no contener el paro, para hacer gasto en instalaciones que no aportan nada para el crecimiento futuro (polideportivos municipales, bares y quioscos) y quitar confianza en nuestra deuda pública, que agravará el coste de financiación futuro de nuestro déficit.

Y en EE.UU., después de todo el rescate, el plan de estímulo y demás acciones despóticas por parte del Gobierno, los resultados sobre el empleo son los que muestra este gráfico.


Nunca fue más cierta esta célebre cita de Groucho Marx: La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.