lunes, 10 de mayo de 2010

Felipe. La desmemoria histórica.

Ya lo escribí hace un tiempo. Felipe González fue quien jodió España en los 80 y 90. Pero el común de los españoles ahora lo elogia como el gran estadista que nunca fue. Leí ayer la entrevista que le hacía El País a este "sabio" que da lecciones para salvar a la Unión Europea. No puedo contenerme y tengo que copiar algunas de sus respuestas.

"Lo que creo es que se ha perdido autoridad política, es decir, que el poder político representativo en el mundo es que defienda los intereses generales frente a intereses sectoriales parciales, incluso cuando se negocia se debe hacer eso. Creo que ha habido una decadencia del "autoritas" no del marco normativo del poder que sigue siendo el mismo básicamente, sino de la autoridad para ejercer la defensa de los intereses generales frente a los escollos que siempre existen en las sociedades."

Habló el que gobernó para todos en sus años de socialismo de corrupción y crimen, mientras el rodillo impedía hasta que se le preguntara al Gobierno en el Parlamento.

P. ¿Estamos en una batalla entre políticos y mercados?

R. No son los mercados. Es la actuación de los agentes ligados al poder financiero. La contradicción más grande que estamos viviendo es que la operación de rescate de las entidades financieras privadas por sus propios errores se ha hecho a costa de los contribuyentes y ha desequilibrado las cuentas públicas. Los operadores en este momento denuncian el desequilibrio de las cuentas públicas provocado por la crisis financiera, más sus consecuencias, para desestabilizar los mercados. Pero simplifiquemos, a mi juicio, ya se está incubando la siguiente explosión financiera.

Oculta FG que en España, debido a nuestro retraso secular en hacer lo que toca, no se ha puesto un euro todavía para rescatar a ninguna entidad financiera, salvo CCM, de su amigo Moltó. Y ahí está nuestro déficit.

Dentro de 20 años, en plena ruina española, habrá idiotas admirando las perogrulladas de Zapatero y Pepiño. Otros estadistas.