lunes, 11 de febrero de 2008

Breviario de campaña electoral


He leído recientemente una pequeña obra llamada Breviario de campaña electoral, escrito por Quinto Tulio Cicerón a su hermano Marco como guía en su campaña para aspirar al consulado romano.

En el capítulo 12, da unas pautas que debe haber leído Zapatero, el alegre:

Gayo Cota, un maestro en estrategia electoral, solía decir que tenía por costumbre prometer a todo el mundo sus servicios, a no ser que le pidieran algo en contra de su deber, y que se los ofrecía a aquellos a cuya disposición juzgaba muy conveniente estar. No decía que no a nadie, porque a menudo surgía algún imprevisto que impedía a cuantos había hecho una promesa que la aprovecharan, de manera que frecuentemente tenía menos ocupaciones de las que había imaginado.
...
Las promesas quedan en el aire, no tienen un plazo determinado de tiempo y afectan a un número limitado de gente; por el contrario, las negativas te granjean, indudable e inmediatamente, muchas enemistades: y es que son más las personas que piden poder disfrutar de los servicios de uno que las que, de hecho, acaban disfrutando de ellos.