sábado, 23 de febrero de 2008

Solbes - Pizarro

Ayer vi el debate de Solbes y Pizarro en Antena 3. Me decepcionó. Primero, lo que se vio no fue un debate (de debatir: Altercar, contender, discutir, disputar sobre algo), sino "discursos entreverados" (de entreverar: Mezclar, introducir algo entre otras cosas) . Cada uno llevaba un discurso preparado con pausas acorde con los tiempos tasados que leía o recitaba independientemente de lo que el otro había dicho previamente. Fue lo que vulgarmente se dice un diálogo de besugos, con todo el respeto para los dos políticos. Por ejemplo:

- Buenos días
- Buenas tardes

- Cómo está ???
- Mi mujer bien
- Y el gato, ya se fué ???
- No, ahora casi no ve la televisión
- Le han puesto gafas ???
- Sí, aunque no las necesitaba
- Estos jóvenes....
Has visto un anuncio....???
- Ya te he dicho que no veo la tele
- Pero no era el gato ???


Yo no esperaba más de Solbes. Es más, me sorprendió el aplomo con el que engañaba, camuflaba las cifras, las falseaba, incluso. Sin embargo, sí esperaba más de Pizarro. Lo tenía a huevo y no supo ganar. Salió a empatar y, para mí, empató, o sea, perdió. Solbes se le fue vivo, sin torear.

Por ejemplo, Solbes dijo que en España no se había reducido la productividad. ¿Cómo puede ser si la población empleada ha aumentado de 17 a 21 millones (25% aproximadamente) y la economía no ha crecido eso en los 4 años de legislatura? Aquí hay una referencia al tema.

Como ésta, muchas otras. Además, Pizarro cayó en la trampa conceptual de admitir que es la labor del Gobierno la que puede salvar las economías de las crisis, creando empleo, bajando los precios, alterando los tipos de interés, etc. No defendió con la suficiente fuerza las bases de su ideario que es "el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos". Cuando Solbes le acusó de reducir impuestos a costa del gasto social, se amilanó y defendió que las bajadas de tipos permiten recaudar más, olvidando que no se trata de recaudar más sino de gastar menos. Tampoco defendió con fuerza los sistemas privados de pensiones que el Gobierno se ha cargado como mecanismo de ahorro y que habría que potenciar para migrar del actual sistema de reparto al de capitalización. Le entró el miedo al qué dirán, el complejo liberal a decir que quien mejor sabe cómo asignar los recursos es cada uno de los individuos. Y evidentemente, es mejor socialista Solbes que Pizarro. Siempre defenderá mejor la posición socialista.

Más ejemplos de temas que ni tocó Pizarro son el cheque bebé de Zapatero que solbes conoció por la prensa, la devolución de 400 euros.

Es curiosa la diferencia de valoración en los medios. Para El País, claramente ganó Solbes (¿alguien esperaba otra cosa?). Es más, sus lectores dan claramente ganador a Solbes, 80%, frente al 15% a Pizarro. En El Mundo, la cosa está más equilibrada y sus lectores o son más ecuánimes o están más repartidos entre ambas posiciones políticas. Los columnistas y bloggers de El Mundo le daban la victoria a Solbes: Las dos orillas y Casimiro, por ejemplo. Los lectores de ABC.es le dieron la victoria a Solbes por amplia mayoría. En Libertad Digital también critican a Pizarro, por timorato. Curiosamente, el gallardonista Pablo Sebastián, le da la victoria a Pizarro por decir la verdad, Urbaneja se la da a Solbes y Yanke no sabe, no contesta. Finalmente, en El Confidencial, tanto Cacho como Casado, por supuesto, dan la victoria a Solbes.

En definitiva, y mal que nos pese, Solbes ganó a Pizarro y le ha dado moral al PSOE. Esta es la derecha que tenemos.