lunes, 2 de abril de 2007

25 años no es nada


Como el famoso y bonito tango Volver de Alfredo Le Pera y cantado por Carlos Gardel,

Volver...
con la frente marchita,
las nieves del tiempo platearon mi sien...
Sentir...
que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada,
errante en las sombras,
te busca y te nombra.
Vivir...
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez...

A los políticos catalanes 25 años no les parece tanto como al tanguero Le Pera, sino que en unos pocos meses el Estatuto queda obsoleto. Dijeron que este Estatuto duraría 25 años. Lo siguiente, por supuesto sería la independencia. Pero hay que leer su propuesta en el Parlamento de Cataluña para darse cuenta de cómo piensa esta gente:


1. Ante la posibilidad de que el Constitucional declare nulos algunos
artículos del Estatuto vigente o, simplemente, declare una interpretación
restrictiva, que sería del todo contrario al contenido de las alegaciones de los
letrados de la Cámara catalana.

2. ...manifiestan la necesidad de contemplar todas las salidas democráticas
y pacíficas que puedan satisfacer de la mejor manera las legítimas aspiraciones
de autogobierno de Cataluña, incluido el ejercicio efectivo d eun referéndum del
derecho de autodeterminación, para poder hacer efectivo dicho derecho.


Esta es una propuesta preventiva. Siguen amenazando y retando al Estado si se aplica la ley. Es decir, que quieren una aplicación de la ley a su medida. Si resulta que lo que ellos legislan es anticonstitucional, entonces es inadmisible. La ley del embudo. Hay sendos buenos análisis del asunto en uno de los blogs catalanes que sigo, Nihil Obstat, y en Daniel Tercero.


Por último, un buen comentario en el web Almendrón sobre la diferencia entre morir en Darfur y en Irak.